El juicio del 23-F. Juan García Carrés se manifestó muy honrado de estar en la sala de juicio. 
 Lamento no haber podido participar más activamente en toda la operación     
 
 Diario 16.    02/04/1982.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

2-abril-82/Diario 16

«Lamento no haber podido participar mas activamente en toda la operación»

EL JUICIO DEL 23-f

El presidente de la sala militar que juzga el fallido golpe de Estado del 23 de

febrero del año pasado tuve que llamarle ayer varias veces la atención al

ultraderechista Juan García Carrés, el único civil procesado, porque con sus

declaraciones estaba convirtiendo el juicio en un acto político. El ex

presidente del sindicato vertical de Actividades Diversas lamentó públicamente

«no haber podido participar más activamente en la operación», que culminó con el

asalto al Congreso de los Diputados. La sesión de hoy comienza con la

declaración del teniente general José Gabeiras Montero.

Juan García Carrés se manifestó «muy honrado» de estar en la sala, del juicio.

Madrid - Tras la pausa del mediodía, la sesión se reanudó con el interrogatorio

de Juan García Carrés por el fiscal El procesado admitió no sólo que conocía con

anterioridad al 23-F al teniente general Milans del Bosch, sino que se honraba

con su amistad desde antes de que éste fuera el jefe de la División Acorazda

Brúnete número 1 Negó que la relación tuviera un matiz político, pero precisó

que «creo que coincidíamos en los planteamientos políticos»

Tras negar que hubiese visto a Milans del Bosch en fechas inmediatamente

anteriores al 23-F, admitió que conocía al teniente coronel Tejero - «es un gran

español», dijo- y rechazó que hubiese comentado con éste nada relativo a !a

«Operación Galaxia»

García Carrés recordó una iniciativa política que utilizaría vanas veces en las

declaraciones para explicar sus relaciones con los tenientes generales Tejero y

Mas Oliver La iniciativa, surgida tras una conversación con Tejero, consistía en

recoger 500 000 firmas para avalar una proposición de ley que se opusiese a!

proyecto de) Gobierno de desmilitarizar la Guardia Civil

A preguntas del fiscal, el procesado manifestó que «soy y he sido falangista, lo

que lo entiendo como una forma de servir a España» «¿ Sigue usted pensando de

esa forma?», le preguntó el fiscal «Yo no he cambiado de camisa», replicó

Coordinar

García Carrés negó que conociera personalmente con anterioridad al general

Torres Rojas -«desde que le conocí aquí, en e/~ Servicio Geográfico del Ejército

me considero un gran amigo suyo», agregó- Añadió que cuando invitó a comer a Mas

Oí/ver fue para hablar de la recogida de las 500 000 firmas «Y -respondió al

fiscal — le pregunté si quería conocer al teniente coronel Tejero, porque era

quien había impulsado dicha campaña »

Más adelante señaló que «al teniente coronel Mas Oliver me lo mandó el teniente

general Milans del Bosch para coordinar la campaña de las firmas» Carrés admitió

que durante la sobremesa se conocieron los dos tenientes coroneles

Fiscal - ¿Habló el teniente, coronel Tejero durante esa reunión de su proyecto

de ocupar el -Congreso 7

Carres - En mi presencia, no Allí se habló, como en toda conversación entre

españoles, de la situación del país, de los crímenes terroristas, de los

separatismos de las autonomías

Tras confirmar que el abogado Arturo de Gregorio, secretario suyo cuando

presidía el Sindicato de Actividades diversas, compró los autobuses para Tejero,

negó conocer las reuniones de los tenientes coroneles Mas Oliver y Tejero antes

del 23-F

Desmiente a Mas

Fiscal - Aunque usted era amigo de Tejero, ¿no sabía nada de esto?

Carrés — Yo era también muy amigo del hijo de Largo. Caballero, y desde luego

éste no me hablaba de cosas socialistas

García Carrés explicó su presencia en la casa madrileña de Mas 0liver, en la

calle de General Cabrera, porque tenía que ultimar con éste unos detalles

relativos a la preparación de unos festivales que se iban a celebrar en Valencia

Según él, una vez dentro del domicilio vio al teniente general Milans del Bosch

«Yo le dije, entre otras cosas "¿Qué le diría su abuelo, general, muerto en

Para-cuellos, si viera que el asesino anda suelto por las tierras de España"

García Carrés negó que hubiese oído hablar en el domicilio de Mas Oliver del

«grupo de los corone/es» o de «la solución Armada», y ante las «muchas

coincidencias» que advertía e! fiscal, se defendió con que «es el destino»

Después, Carrés relató que había llevado a Tejero a Unas proximidades del hotel

Cuzco, en Madrid, a petición del guardia civil y que había cumplido el recado de

transmitir a Mas Oli-ver que «se había reunido con unos amigos»

Fiscal - Pero usted le dijo al teniente coronel Mas que Tejero se había reunido

con el comandante Cortina, o acaso ¿va a decir que miente su amigo el teniente

coronel Mas?

Carrés — Yo no llamaré embustero nunca al teniente coronel Mas El teniente

coronel Tejero no me habló

ni del comandante Cortina ni de ninguna otra persona cuando me pidió que le

llevara al Cuzco El me dijo que iba a ver a unos amigos Puede que en Valencia,

cuando yo le dijera a Mas que Tejero estaba con unos amigos, dedujeran que la

reunión había sido con Cortina

Fiscal - Su presencia en los momentos más claves de los acontecimientos me hace

pensar que usted estaba al tanto de todo ¿Es así?

Carrés - Perdone, pero discrepo con usted, señor fiscal Si me hubieran invitado

a participar en ello, desde luego hubiera participado con todas mis fuerzas A

mí, el teniente general Milans y el teniente coronel Tejero no me hablaron de lo

que estaba preparándose, y lo lamento

García Carrés afirmó que se enteró de la ocupación del Congreso por la radio y

negó que le hubiera dicho a Tejero que iban para el Parlamento los Regimientos

Pavía y Villaviciosa

Fiscal — ¿Fue usted el enlace de Tejero con el exterior a la vista de que a él

le habían sido cortadas las comunicaciones?

Carrés — El a lo mejor pensó que podía yo ser su enlace, pero, desde luego, no

me lo dijo Que conste que lo hubiera hecho con mucho gusto Lo que lamento, señor

fiscal, es no haber podido participar más efectivamente en toda la operación

El fiscal expresó su creencia de que Carrés propició la reunión de la calle

de General Cabrera y facilitó la entrevista entre Cortina y Tejero el 21 de

febrero, y habló tres veces con Tejero durante la madrugada del 24 de febrero

para animarle a que continuara en su actitud y no cediera

Carrés dijo que Deducir, corno hace usted, que en el almuerzo en el restaurante

Gerardo, se empezó la operación del asalto al Congreso, es una equivocación

Porque ese almuerzo se celebró en julio de 1980, y para entonces el presidente

del Gobierno decía que iba a permanecer en el poder hasta el año 2000 Por tanto,

difícilmente podía pensarse en tomar el Congreso de los Diputados durante la

sesión de investidura

El presidente del tribunal cortó al procesado para pedirle que se ciñera al

asunto sobre el que le preguntaban y no hiciera otras consideraciones García

Carrés pidió perdón, y aseguró que en el almuerzo del restaurante Gerardo, en la

calle de Don Ramón de la Cruz, no se preparó el 23-F y añadió que se sentía muy

honrado de estar en la sala del JUICIO

El presidente volvió a cortar a García Carrés para decirle que con sus palabras

estaba convirtiendo el juicio en un acto político, en lugar de una sesión

judicial

A preguntas de su defensor, Adolfo de Miguel, el procesado afirmó que el

director general de la Guardia

Civil le había ayudado en su recogida de firmas contra el proyecto gubernamental

de desmilitarización

Aunque el presidente de la sala le dijo que no hacía falta que insistiera,

Carrés precisó que la citada autoridad había apoyado los dos primeros festivales

pro-Guardia Civil, pero en el tercero ordenó a los guardias, que no asistieran

 

< Volver