Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
   La información     
 
 Diario 16.    15/04/1982.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

FUERA DE LA SALA

La información

Fernando Reinlein

Algunos oficiales se quejaron en diversas ocasiones coincidentes todas cuando

lemas trascendentes relacionados con la milicia fueron noticia- de la falta de

información oficial Léase, por ejemplo,

«Operación Galaxia», «Reunión de Játiva», dimisiones de altos cargos,

legalización del PCE y sus secuelas militares, «intentona» de enero de 1980,

gritos tras el asesinato de algún general y un largo «etcétera» -

Cuando las fechas del juicio del 23-F se acercaban, al menos en la Capitanía

General de la !V Región

Militar, con sede en Barcelona, se quiso atender esta demanda y se pusieron los

medios Todas las madrugadas un enlace por cada unidad recogía un sobre del

Gobierno Militar, que llevaba a su cuartel

En ese sobre iba una información sobre la sesión de la vista oral del juicio

correspondiente al día anterior

La información en cuestión era absolutamente aséptica y los cuadros de mando

tenían acceso a ella, aunque, naturalmente, podían seguir el desarrollo del

juicio por la prensa, que, salvo excepciones, no les estaba vedada en el cuartel

Pero la información era, en efecto, muy aséptica Tanto que al poco tiempo llegó,

no ya a despertar interés, si no a hacer dormir todo deseo de los cuadros de

mando de enterarse de lo que pasaba a través de aquellos folios mecanografiados

Tanto fue así que un coronel llegó a comentar que un subordinado que le pidió

los

«papeles»

«Mire usted —aconsejó el viejo soldado- si quiere enterarse cómprese "La

Vanguardia" »

El intento del mando de enviar esa información aséptica a los cuadros de mando

era loable, pero a fuer de esa asepsia llevada a los límites castrenses, acabó

con el mensaje informativo y con él acabó también con el interés por la

información en cuestión

Los periodistas no son taquígrafos - noble e importante oficio-, sino que

practican el también noble oficio de ser informadores Es decir, envían el

mensaje desde la objetividad - o desde la subjetividad que llega, cuando es

honesta, objetivada por la firma - para que el lector lo entienda

Suplantar esa labor, aunque sea con toda la carga de buenas intenciones que se

quiera, no suele dar los resultados que busca el autor Sin embargo, resulta muy

positivo que el mando militar aportase esas informaciones a los cuarteles para

proporcionar un elemento más de juicio, pero no para sustituir a la prensa. Y,

sobre todo, era bueno para combatir las informaciones interesadas (Lástima que

le faltase chispa)

 

< Volver