José Oneto busca las claves del golpe en su libro, primero que se publica tras el juicio del 23-F. 
 De cómo el general Armada llegó a ser un golpista     
 
 Diario 16.    15/06/1982.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

15-junio-82/Diario 16

NACIONAL

José Oneto busca las claves del golpe en su libro, primero que se publica tras

el juicio de! 23-F

DE COMO EL GENERAL ARMADA LLEGO A SER UN GOLPISTA

El director de «Cambio 16», José Oneto, está a punto de ver en las librerías su

libro sobre los sucesos que rodearon y antecedieron al intento de golpe de

Estado del 23-F. Bajo el título «La verdad sobre el caso Tejero», Oneto ha

realizado una investigación minuciosa para tratar de aclarar los mil y un

enigmas que no salieron a relucir en el juicio de Campamento y que, sin embargo,

son fundamentales para explicarse por qué se intentó volver a la noche de los

tiempos y por qué fracasó la rebelión militar.

En el primer capítulo de este serial del libro que publicara Planeta se

describen las andanzas de uno de los cerebros: el general Armada.

El sábado 7 de febrero de 1981 un Seat-1430, negro, del Parque Automovilístico

del Ejército, se desvió de la carretera Ma-drid. La Coruña y enfiló la tranquila

carretera de El Pardo en dirección al complejo deportivo de Somontes»

«Los dos miembros de la Guardia Real, situados en la puerta de control, que

vieron acercarse al Seat negro, se cuadraron, casi mecánicamente se pusieron en

posición de saludo y esperaron que el chófer del coche militar bajara la

ventanilla delantera para identificarse Detrás del chófer, un militar con

distintivos de general de división, se reclinó ligeramente sobre el asiento y

musitó su nombre con seguridad»

«Soy el general Alfonso Armada.»

Poniendo la máxima habilidad en la respuesta, el guardia real comunicó al

general Armada que no podía pasar

«Lo siento señor, pero su nombre no figura en la lista de control Tenemos

órdenes estrictas de no dejar pasar a nadie»

Era la primera vez que ai general Alfonso Armada Comyn, preceptor del Rey,

hombre puente entre Franco y don Juan de Borbón (conde de Barcelona) para la

educación de Don Juan Carlos, secretario de la Casa del Príncipe y

posteriormente de la Casa Real durante casi quince años, le prohibían el acceso

al palacio de La Zarzuela

Armada no se lo podía creer No se resignó Insistió Volvió a identificarse

Explicó que tenía que entrar para dar el pésame a los Reyes por el fallecimiento

de la reina Federica Contó su historia

Puerta cerrada

A pesar de las protestas, dieciséis días más tarde, el 23 de febrero de 1981, si

Alfonso Armada hubiera querido ir a La Zarzuela, le hubieran impedido, de nuevo,

el paso.

En esa ocasión, el día del golpe prefirió llamar por teléfono antes de ir a

palacio Cuando llamó para ofrecerse a acompañar al Rey a ayudarle, se le dijo

que no hacía falta El general Juste, jefe de la División

Acorazada Brúñete número 1, con el Congreso ya ocupado, había preguntado por él

Este pequeño incidente

en la puerta de entrada del palacio de La Zarzuela el 1 de febrero de 1981 sería

decisivo dos semanas más tarde, cuando estalla el golpe de Estado, del que el

general Alfonso Armada Comyn es, sin duda alguna, el auténtico «cerebro», el

hombre que, después de meses de conspiración, es capaz de borrar la mayoría de

las huellas

Armada, un aristócrata integrista, miembro del Opus Del, obsesionado por la

religión a través de sus manifestaciones más tradicionales (novenas, ejercicios

espirituales, retiros ), se convierte, poco a poco, en un hombre que, después de

confesar y comulgar, es capaz de todo para salvar almas

Don Juan

Veinte años antes, en diciembre de 1954, tras la segunda entrevista entre el

general Franco y don Juan de Borbón en la finca.

Las Cabezas, propiedad del conde de Ruiseñada, el teniente general Carlos

Martínez Campos, duque de la Torre, se encarga de formar un cuadro de profesores

para educar al Príncipe Juan Carlos, que, terminado su Bachillerato, se instala

en España Entre los profesores, y con el visto bueno de Franco, se encuentra el

comandante de Artillería Alfonso Armada, marqués de Santa Cruz de Rivadulla,

ahijado de Alfonso XIII. Armada, que cuenta con la colaboración de Franco, se

convierte, con el consiguiente disgusto de don Juan, en la sombra protectora del

joven Príncipe Don Juan, que, con gran patriotismo, acepta alejarse de su hijo,

nunca se fió de Armada y nunca confió en él hasta el punto, siempre advertía a

los miembros de su consejo privado que se reunían con él en Estoril (Portugal)

sobre las vinculaciones del comandante de Artillería con el Caudillo

Todavía hoy, muchos miembros de este consejo privado, que en !a actualidad

ocupan puestos de responsabilidad política, recuerdan la constante advertencia

del conde de Barcelona cuando quería entregar algún mensaje confidencial a su

hijo «Cuidado con Armada, no quiero que de esto se entere el Caudillo».

La desconfianza del conde de Barcelona hacia el profesor de su hijo

respondía a una realidad Armada era un enlace privilegiado entre el Caudillo y

el Príncipe.

Con habilidad, dedicación y capacidad de trabajo, Armada es el hombre

imprescindible que prepara las audiencias del Príncipe, que veta entrevistas que

entonces pueden resultar peligrosas y que filtra la información que llega a

palacio

En pocos años, la vía para acercarse al Príncipe tiene que pasar necesariamente

por Armada

Armada, con habilidad y paciencia, intenta al principio de la década de ios

setenta una operación que, al final, provoca una verdadera revolución en palacio

y la defenestración del paciente secretario de la Casa Real La operación lleva

el sello del Opus Dei y el objetivo es bien claro situar al lado del Rey a

hombres vinculados con la organización religiosa fundada por el español monseñor

Escrivá de Balaguer.

La operación, sin embargo, la hace estallar un hombre de la máxima lealtad al

Rey, que en la actualidad ocupa la Embajada española en el Vaticano (José

Joaquín Puig de la Bellacasa) y que dimite de su puesto ante la insistencia de

Armada en promocionar a otro hombre de la Obra, también diplomático Santiago

Martínez Caro, que entra en La Zarzuela como responsable del servicio de

estudios

Sin embargo, el causante directo de la salida de Armada de La Zarzuela (uno de

los datos más importantes para analizar el proceso psicológico que lleva a

Armada a apoyar el golpe de Estado del 23 de febrero) es el presidente del

Gobierno, Adolfo Suárez

Maniobras

Suárez, que sustituye a Arias Navarro en la Presidencia del Gobierno en el mes

de julio de 1976, conoce a Armada en 1969

Ya como presidente del Gobierno, los enfrentamientos entre Suárez y Armada se

multiplican

La primera crisis estalla inmediatamente después del acceso de Suárez a la

Presidencia del Gobierno cuando Armada intenta hacer una amplia reorganización

en el staff del palacio de La Zarzuela, desplazando al diplomático José Joaquín

Puig de la Bellacasa.

La segunda crisis, la definitiva, se produce en 1977, después de las primeras

elecciones democráticas que se celebran en España en casi medio siglo En estas

elecciones participa como candidato a parlamentario por la provincia de Madrid,

Alfonso Armada y Diez de Rivera, uno de los doce hijos del general, adscrito a

Alianza Popular Armada, descontento del giro que está tomando la política

española con Adolfo Suárez como presidente, no solamente opta por apoyar a

Alianza Popular, sino que se considere obligado a pedir el voto para el partido

de Manuel Fraga, que entonces está aliado con López Rodó, López Bravo, Fernández

de la Mora y Federico Silva.

Al despacho de Adolfo Suárez llegan una serie de cartas firmadas por Armada, con

el membrete del palacio de La Zarzuela, en las que el hombre de confianza del

Rey pide claramente el voto para el partido en el que milita su hijo Estas

cartas provocan en Suárez tal indignación que pide al Rey que convoque una

reunión con Armada

Dios y Patria

Asediado por Suárez, nervioso, descompuesto, Armada reconoce ante el Rey no sólo

la existencia de las cartas, cuyas fotocopias obran en poder de Adolfo Suárez,

sino su disgusto por cómo se está llevando la gobernación del país desde hace un

año Ante la posibilidad de que dentro de unos meses se apruebe un proyecto

constitucional cuyo fin es consolidar la Monarquía y establecer la alternancia

en el poder, Alfonso Armada señala que para él primero está Dios, después su

concepto de España, después la Patria, cuarto el Rey, quinto Para el presidente

del Gobierno la discusión es esclarecedora y llega incluso a comentarlo con el

Rey Armada es un golpista en potencia, porque su concepto personal de España

está por encima de la Constitución y por encima de la propia Corona,

«Los varios golpes que confluyen en el 23-F»

"Suárez le comentó al Rey que Armada era un golpista en potencia, porque su

concepto de España estaba por encima de la Constitución

Don Juan de Borbón decía: «Cuidado con Armada. No quiero que de esto se entere

el Caudillo»

 

< Volver