El Juicio del 23-F. A través de las declaraciones leídas ayer. 
 Los abogados insisten en que sus defendidos cumplían órdenes     
 
 ABC.    06/03/1982.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 31. 

NACIONAL

El fuicio del 23-F

A través de las declaraciones leídas ayer

Los abogados insisten en que sus defendidos cumplían órdenes

MADRID. A fas diez de la mañana se inició la décima sesión del juicio que se

celebra en el Servicio Geográfico del Ejército, de Madrid. Se inicio la sesión

con la lectura de los folios solicitados por la defensa del capitán Pérez de la

Lastra, ejercida por Miguel Caballero Montes.

El letrado señor Caballero solicitó la lectura de una parte de la declaración

prestada por el comandante jefe de Estado* Mayor de la Policía Nacional, David C

envera Esteve.

E! general inspector de la Policía Nacional, Sáenz de Santamaría, le Hamo a la

sede de la 1ª Circunscripción de la Policía y le dijo que (cera al Congreso de

los Diputados y contactara con Alcalá Galiano.

En las inmediaciones del Congreso contactó con el coronel Alcalá Galfaro, y

durante su estaños en el lugar en que estaban vieron al general Aramburu y al

general Prieto.

Sobre las diez y veinte de la noche consideró la necesidad de entrevistarse con

Tejero para tratar de evitar que pudiera producirse algún hecho sangriento en el

Congreso, afirmó el comandante Cervera en su declaración. Este le preguntó al

comandante: «¿Qué noticias me traes?»

El comandante Cervera le respondió: «No traigo noticias a su favor. Vengo a

tratar de evitar una masacre entre mis hombres y tos tuyos.»

El comandante le pidió a Tejero que retirara las fuerzas de ocupación, y Tejero

te respondió. «Eso que me lo diga Armada, porque ayer a las once y media me

ordenó que tornara el Parlamento.»

Insistió el comandante Cervera en que nadie había seguido a Tejero en la toma

del Congreso, y el teniente coronel !e replicó que no era,verdad, porque en

Valencia se había decretado el estado de guerra.

Tras esta conversación, Tejero expulsó al comandante Cervera de! Congreso,

Sobre las doce de la noche --siguió el relato del comandante Cervera— llegó

Sáenz de Santamaría al Palace y se reunió con el general Aramburu Tópete y e!

gobernador civil de Madrid. A la una y media llegó al Palace el general Armada —

siguió el relato del comandante— y comentó que iba a ofrecer una solución a

Tejero, consistente en un avión para que saliera del país.

A preguntas de algunas personas que estaban en el Palace sobre la situación

general en España, Armada comentó que la II Región, la VII y otra Capitanía más

habían seguido a la III. El comandante llamó a Sevilla y pudo comprobar que la

II Región estaba en tranquilidad.

TENIENTE CORONEL CORRAL

Se dio lectura después a la declaración del teniente coronel de la Guardia Civil

José Corral Rodríguez.

Afirmó que estuvo el día 23 en las inmediaciones del Congreso, a las ordenes de

su coronel, al que acompañaba. Vio al capitán Lázaro Cortay, aunque no está

seguro.

Vio al general Prieto de paisano, y después en la barra del hotel Palace estuvo

charlando con los capitanes

Acera y Pérez de la Lastra.

Fue leída después la declaración del comandante Guillermo Ostos Mateo Cañero,

que era ayudante de Aramburu. Dijo que conoce a Pérez de la Lastra.

Estuvo el 23 de febrero en el extenor del Congreso, por ser ayudante de

Aramburu, y vio a Pérez de la Lastra entre la puerta pnncipal del Congreso y una

calle cuyo nombre no recuerda. Se dirigió al capitán y le dijo: «Juan, ayúdame a

subir a los guardias a tos autobuses para poder regresar al parque.» Pérez de la

Lastra dijo que sí,

Se leyó la declaración del comandante José Luis Gorotegui Méndez Vigo, que era

ayudante de Gutiérrez Mellado. Di que conoce al capitán Pérez de la Lastra

porque le vio el 23 de febrero a la puerta del Congreso. Conversó con él y le

preguntó: «¿Tú eras de los de dentro o de los de fuera?» Pérez de la

Lastra respondió que «de los de dentro».

Le preguntó: «¿Cómo hacéis esto, a lo que replicó: «No sé Creo que es por

orden del Rey.» Entiende el declarante que el capitán no hizo ningún acto de

ayuda a la rebelión militar.

A continuación fue leída la declaración del teniente coronel de la Guardia Civil

Pedro Catalán Jiménez.

Afirmó que conoce a Pérez de la Lastra. Estaba en el exterior del Congresel día

23, acompañando al director generé cuando Pérez de la Lastra se le acercó y dijo

que estaban «apoyando al Rey».

Le respondió que «ni Rey, ni nada».

Esto se produjo estando próximos a la calle Fernando. De todas formas, Pérez de

la Lastra no amonestado, reprendido ni arrestado dura esa noche.

Se dio lectura a un párrafo del escrito instructor, relativa al general León

Pizán que dice lo siguiente: Su actuación especial.

SÁBADO 6-3.

NACIONAL

El juicio del 23-F

Según la doctora Echave, estuvo «agresivo e inquietante»

Un teniente llegó a montar el arma en público

en cuanto a las causas por las que no pudo comunicar con él teniente general

Gabeiras, queda expuesta en el número 65 del relato de los hechos del presente

informe.

Su conducta general no se diferencia de la observada por el resto de los mandos

de la III Región Militar y de la División Acorazada Brúnete, que actuaron

obedeciendo a sus jefes naturales, sin que el análisis de la información que se

les dio por dichos jefes, o con su autorización, resulte inequívocamente el

carácter «manifiestamente» delictivo que pudieran tener para ellos las órdenes

que se tes dieron, máxime cuando se hicieron explícitas afirmaciones sobre su

constitucionalidad y sobre todo cuando se invocó reiteradamente el apoyo de Su

Majestad, sin que estuvieran en condiciones de conocer la falta de fundamento de

tal apelación, que, antes al contrario, podían considerar verosímil dados los

notorios sentimientos monárquicos de quienes se presentaban como cabeza de la

operación.

El defensor del capitán Pérez de La Lastra ha señalado que la conducta de su

defendido no se diferencia nada a la de los mandos, por lo que no entiende por

qué éstos no están procesados, por qué el genera!

León Pizarra no está procesado y su defendido sí lo está.

CURSOS DE ASCENSO

El comandante Pardo Saldea, defensor del capitán Lázaro Cortay, pidió la lectura

de cinco certificados emitidos por el teniente coronel de la Guardia Civil José

Corral Rodríguez, jefe de estudios de la Guardia Civil, en tos que señala que

tos capitanes Pérez de la Lastra, Lázaro y Bobis estaban realizando un curso de

ascenso a jefe, habiendo superado la fase de correspondencia.

También se ha dado lectura a parte de un escrito en el que se- dice que los

alumnos de la Academia de la Guardia Civil habían sido requeridos en varias

ocasiones durante los últimos cinco años para realizar servicios de orden

público en las elecciones y en los referendums.

Fue leída la declaración del teniente coronel de Infantería Félix Porra Blanco,

del Estado Mayor de la Guardia civil, donde ha es tado destinado durante diez

años.

El comandante de la Guardia Civil Ángel Valero Quílez dijo en su declaración que

el día 23 de febrero trató de convencer a los guardias, pensando que tenía

ascendiente sobre ellos, pero que el director general de la Guardia Civil le

anunció que no era el momento oportuno para hacerlo.

Seguidamente fue leída la declaración del coronel de la Guardia Civil Carlos

Molinuevo

Retuerta, Señaló que no dio ninguna orden a y que pensó que tenía una actitud

tranquila porque estaba con las manos en los ellos.

A continuación, el relator leyó la declaración de Carmen Echave, doctora en

Medicina que asistía al Pleno del Congreso el 23 febrero entre el público

invitado.

Carmen Echave afirmó que fue auxiliada

- Su labor de atención médica a los presentes que la necesitaron por personal de

la

Guardia Civil. Entre quienes la ayudaron fíguran los capitanes Lázaro y Bobis, y

también el capitán Dusmet, a quien recuerda por un distintivo.

La doctora añadió que Bobis y Lázaro le suministraron: medicamentos y mantas.

En los párrafos solicitados por el fiscal, Carmen Echave señaló que la única

intervención que presenció de Camilo Menéndez fue la petición a Tejero para que

autorizase la evasión del diputado Gabriel Cisneros.

Narró también la doctora en su declaración que atendió en primer lugar a otro de

los asistentes entre el público, el señor Fernández-Cíd, quien quedó aprisionado

al echarse

al suelo y se le produjo una dolencia cardiaca, por lo que fue el primero en

salir de Congreso, Solicitó autorización a Tejero ) éste se la concedió.

La doctora indicó también que organizó e servicio de ambulancias para

evacuaciones, y que después, en un determinado momento, informó a Calvo-Sotelo

sobre la situación de las fuerzas, puesto que Suárez no se encontraba en el

hemiciclo.

TRANQUILIZO A UN TENIENTE «AGRESIVO»

Carmen Echave afirmó en su declaración que la actuación de Bobis en un

determinado momento fue positiva, ya que tranquilizó al teniente Alvarez, «que

estaba agresivo e inquietante».

La doctora relató también que tuvo una conversación con este teniente sobre su

trabajo, ya que le preguntó sí ella era una sirviente. La médica contestó que si

como doctora tenía que servir un vaso de agua así lo haría.

Preguntada cómo sabía que el teniente Alvarez estuvo agresivo, respondió en su

declaración que estuvo «verbalmente agresivo» hasta las nueve de la mañana del

día 24, que montó su arma en público, y que se mostraba más agresivo cuando

entraba Tejero.

La médica indicó también que cuando abandonó e Congreso el teniente le pidió a

ella disculpas por su actitud.

Carmen Echave señaló que en su labor fue ayudada por el diputado Carlos Gila,

también médico, y que vio al general Armada y le pre-guntó si él mandaba algo, a

lo que el milita respondió que estaba de negociaciones.

Carmen Echave dijo también que Armade estuvo con Tejero en la sala de ministros

y en la sala de Prensa, y evacuaron a cerca de unas doce personas por problemas

de salud A estas personas les enviaron, con partes médicos, al departamento de

cardiología de La Paz.

NADIE OFRECIÓ DINERO

Carmen Echave señaló que durante la ocupación del Congreso atendió ataques de

epilepsia y de histeria tanto a diputados como miembros de las fuerzas

ocupantes.

La doctora relató también que presenció cómo a Suárez le llevaban por un pasillo

apuntado con armas, y escuchó decir a los asaltantes que iban a cambiar el

Gobierno estaban a las órdenes del Rey. Dijo que rx escuchó que ningún diputado

ofreciera diñen para que se matara al teniente coronel Antonio Tejero.

En ese momento interrumpió el defenso de Armada, Ramón Hermosilla, para

preguntar si se había renunciado a la lectura de un folio del sumario, a lo que

el letrado Adolfo d> Miguel contestó que había sido él quien había renunciado.

El letrado Sanz Arribas elevó si protesta por entender que Ramón Hermosilla era

el único que había interrumpido la actúación de otro abogado, ya que durante si

turno nadie le había interrumpido a él.

El presidente de! Tribunal dio por zanjadc el incidente y Sanz Arribas pidió la

lectura de parte de la hoja de servicios del capitán Fortea, en la que se

contienen los diplomas > cursos de dicho militar, así como las condecoraciones

que posee.

A continuación, el relator dio lectura a la segunda declaración del general de

brigada José María Sáenz de Tejada, quien consideró verosímil la explicación de

que el general Juste fuera dejando hacer para no perder el control del mando de

la División.

Sáenz de Tejada consideró en su declaración que esta actitud del general Juste

concuerda con su carácter, ya que no es hombre de decisiones rápidas.

A las doce del mediodía, el presidente del • Consejo Supremo de Justicia Militar

levantó la sesión por veinte minutos.

 

< Volver