Autor: Marcos, Ángel. 
 Eco exterior de un hipotético triunfo golpista. 
 Vuelta al aislamiento     
 
 ABC.    08/03/1981.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

DOMINGO 8-3-8)

NACIONAL

ABC/ 17

Eco exterior de un hipotético triunfo golpista

Vuelta al aislamiento

Estar preparado para lo imprevisto es un mandamiento

que rige toda actividad bien dirigida. Otra cosa es hacer

pública la carta que se guarda en la manga para esas

ocasiones. Sobre todo en la compleja esfera de las

relaciones internacionales, donde, a menudo, se hacen

saneados negocios a la sombra de condenas morales de

tal o cual régimen. De ahí ¡a «prudencia» con la que se

contesta a la pregunta de A3C sobre qué hubiera

pasado, en el trato de Gobierno a Gobierno, si

en España hubiese triunfado el golpe

militar.

Hay algo que sí queda

claro: más allá de las concretas medidas que cada Gabinete hubiese adoptado, las

fuerzas políticas y sociales internacionales hubieran devuelto a España al cajón

del desprestigio y del aislamiento moral.

La traducción práctica en algunos aspectos hubiese sido fulminante, como en el

caso del ingreso o colaboración con los grandes organismos y alianzas

supranacionales. O, según parece apuntarse en los medios consultados, el turismo

hubiera encontrado un obstáculo importante, salvo para los buscadores de los más

amargos tópicos sobre una realidad felizmente superada en España.

Mercado Común y OTAN: Posibilidades congeladas

BRUSELAS (Ángel Marcos, corresponsal) Un triunfo del golpe de Eslado habría

congelado nuestras negociaciones de adhesión a las Comunidades Europeas. Bélgica

siguió con gran atención ios acontecimientos dramáticos de los días 23 y 24 en

el Palacio del Congreso.

Durante aquellas horas de «suspense», vividas minuto a minuto, ss pensó en el

futuro que se presentaba a España si el golpe de Estado triunfaba Los

comentarios, como en todos los casos, nos venían por tres conductos diferentes

Bélgica, Mercado Común y OTAN Bien es verdad que nadie se atrevió a predecir

mientras el Gobierno español y el Pleno del Parlamento se encontraban en manos

del teniente coronel Tejero y sus guardias´civiles, n¡ mucho menos a adelantar

las consecuencias que el triunfo del golpe de

Estado habría tenido para nuestras relaciones con Bélgica, nuestra entrada en e!

Club de tos Diez y nuestra posible integración en la OTAN. >

Los días han ido pasando, Jos ánimos se han serenado y, por consecuencia, las

ideas se han aclarado

Bélgica, que mantiene unas excelentes relaciones con Esparta, en todos los

terrenos, habría lamentado la implantación de un régimen militar, como lo

lamentó en el caso griego o como lo lamenta en el actual caso turco.

No obstante, algunos observadores políticos han dejado entrever que una junta

militar en España, respetando a la Corona, no habría tenido una larga vida y

sólo habría servido para inyectar una autoridad dirigida contra el terrorismo

que, verdaderamente," es el mayor peligro que se cierne sobre la «joven

democracia española». Por tanto, las relaciones con Bélgica no se habrían visto

afectadas de manera dramática.

En lo que al Mercado Común se refiere, es evidente que las reacciones habrían

tenido una mayor repercusión. La Comunidad Europea, inmediatamente, habría

congelado nuestras negociaciones de adhesión y, tal vez, dificultado nuestras

negociaciones bilaterales.

Una paralización de nuestro proceso demo-cratizador sólo se habría comprendido

en la capita) de Europa como una pérdida de nuestra condición primordial para

convertirnos en miembros de pleno derecho de esta Comunidad. Grecia, también fue

un ejemplo claro, e incluso durante la dictadura de ios coroneles se suspendió

el Acuerdo de Asociación.

En cuanto a la OTAN, la repercusión de un triunfo del golpe de Estado nos habría

dejado en la lista de espera para formar parte de la organización atlántica Este

hecho no se habría producido si España ya formara parte de la´ OTAN en el

momento en que se hubiera producido el .golpe, de tsiado. Portugal con un

régimen dictatorial siguió perteneciendo al

organismo atlántico Otro caso más reciente y que se mantiene es el de Turquía.

El caso turco, incluso se ha llegado a comprender y a caso nos atreveríamos a

decir que se ha justificado, ya que la situación en Turquía se había deteriorado

de tal forma que sin esa intervención militar, la democracia no hubiera tenido

la posibilidad de, en un futuro inmediato, salir a flote.

A la hora de encontrar motivos a este fallido golpe de Eslado, todos coinciden

en afirmar que ha sido el terrorismo de la ETA el que ha forzado la mano a, ese

grupo cansado de ver morir a decenas y decenas de sus miembros ante la falta de

autoridad de! Gobierno Suárez.

Dentro del poco crédito que nos merecen las encuestas, esta mañana la radio

belga hacía mención de una en la que se trataba del fallido golpe de Estado en

España Según se afirmó, el 55 por 100 de las personas interrogadas, en los

países de la CEE, estaban más interesados en un reforzamiento del poder en

España que de la salvaguarda de su democracia.

Si las repercusiones de un triunfo del golpe de Estado, pasados los días, se

pueden presumir; los resultados de fracaso del mismo están ahí: la OTAN

considera que la integración de España va a sufrir una aceleración. Las

Comunidades Europeas desean que las negociaciones de adhesión de España se

agilicen

Italia: Un desprecio matizado

ROMA (Joaquín Navarro, corresponsal). Por tres veces (a televisión italiana

repitió las escenas del 23 por la noche en el Palacio del Congreso español. La

gente estaba atónita. Llena de curiosidad.

Dudaban de si lo qué estaban viendo —tricornio, largo bigote, pistola en mano—

no era una versión «osee» y modernista de Ja ópera «Carmen». Naturalmente, el

Partido Comunista italiano convocó una manifestación frente a la Embajada

española en la Piazza di Spagna Con poco éxito, por cierto.

Luego, la carrera hacia Madrid de los enviados especiales de todos los

periódicos. Un golpe de Estado en Europa, en 1981, no es para menos.

Lo de Turquía, pase Pero España . Los secretarios políticos de los partidos

italianos no durmieron aquella noche Las informaciones eran confusas. Y las

imágenes de la televisión poco tranquilizadoras Pero, ¿qué habría hecho el

Gobierno italiano si el golpe hubiera progresado?

—Depende —responde mí interlocutor. Es un funcionario de ese mismo Gobierno

—¿Es decir?

—Depende de la solución última del golpe.

En síntesis, las posibilidades eran dos que el golpe hubiera instaurado un

Gobierno —militar o no— con el consenso del Rey, o que e! Rey hubiera

desautorizado al Gobierno nacido con el golpe. En el primer caso, no se podría

hablar de un cambio de régimen; en el segundo, sí. Y la actitud del Gobierno

italiano muy probablemente habría sido distinta en uno y otro caso

—¿En concreto? —vuelvo a preguntar.

—Si el golpe hubiera sido´ incruento y el Rey hubiera aceptado el Gobierno

impuesto, creo que la situación habría sido similar a la que ustedes tuvieron

con ~el abuelo de Juan Carlos y el general Primo de

Rivera El Gobierno italiano, además de hacer una declaración de solidaridad con

el pueblo español demócrata, quizá habría llamado unos días a Roma a su

embajador según la fórmula «para consultas» y podría considerar la historia como

un asunto interno.

Pero si el Rey hubiera declarado ilegal y anticonstitucional al nuevo Gobierno

militar —incluso abandonando el país, como al parecer llegó a amenazar—,

entonces el Gobierno italiano hubiera tomado una decisión más grave Quizá

incluso la congelación de las relaciones diplomáticas durante un tiempo.

Esto al margen de las actitudes particulares de cada partido político italiano.

Un periódico italiano de la izquierda dice que las primeras palabras de Forlaní,

jefe de! Gobierno, cuando tuvo noticias del golpe en España, fueron; «Así no

tendremos problemas para e! Mercado Común.»

El golpe borraba, de un plumazo, la posibilidad de acceso español a la Comunidad

Europea.

Y los campesinos italianos no deberían ya temer a la agricultura española.

Afortunadamente, estamos en el terreno de lo que pudo haber sido y no fue.

 

< Volver