Informaciones de los lectores. 
 Una insólita carta de la embajada de Argelia     
 
 Informaciones.    05/03/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 24. 

5 de marzo de 1977

INFORMACIONES

INFORMACIONES DE LOS LECTORES

UNA INSÓLITA CARTA DE LA EMBAJADA DE ARGELIA

La Embajada de Argelia en. Madrid, a través de un funcionario —el señor Fellali— pretende darnos

lecciones de «honestidad, cortesía, honrades moral y política», así como de filosofía de la amistad, en una

carta insólita. Parece —sólo., parece— que con ella quisiera justificarse por nuestros editoriales de hace

cerca de un mes sobre la extraña, sospechosa y desleal hospitalidad del Gobierno argelino que disfrutan

elementos tan pintorescos y subversivos como el inefable Cubillo, y su loco proyecto de un Estado

canario con turbante. Parece —sólo parece— que el funcionario diplomático alimenta el extraño

propósito de hacernos culpables ´de «imposibilitar las condiciones de un acercamiento sincero entre los

pueblos argelino y español» y de «insultar al porvenir», porque salimos en defensa de la dignidad de

España, tan inadmisiblemente zaherida por los protegidos del Gobierno argelino, que se autodefinen

como paladines de la defensa de los débiles del mundo.

«¿Cuáles son los verdaderos motivos de una campaña iniciada contra Argelia? y, se pregunta el señor

Fallah. ¿Acaso no sabe la respuesta?, le decimos nosotros. Esa pregunta que se hace el tan peculiar

funcionario diplomático argelino la puede obtener en su país y no aquí. En efecto, el Gobierno argelino

parece que tiene intención de pararle los pies al inefable Cubillo, y eso ha sido posible gracias, entre otras

cosas, a nuestros editoriales, con tanto retraso como inoportunidad vilipendiados por la Embajada de

Madrid.

En nombre de la concordia, de la colaboración, de la amistad y tantas y tantas cosas espirituales y

materiales, INFORMACIONES reitera sus puntos de vista sobre el caso argelino.¡Pues la carta del

funcionario en cuestión no nos ofrece otra alternativa. Que el lector juzgue.

«Señor director. La Embajada de la República de Argelia ha acogido siempre con el mismo interés los

comentarios y las editoriales que su periódico ha dedicado hasta ahora a la evolución y al porvenir de las

relaciones entre Argelia y España y a la situación en la región Mediterránea, a la que pertenecen nuestros

dos países, causa noble en sí misma a la que su periódico pretende servir.

Sin embargo, desde hace algún tiempo la regularidad, la vehemencia e incluso algunas veces el delirio de.

los editoriales que ha sido publicados en su diario revelan un profundo cambió de actitud que oculta

apenas los verdaderos móviles qué han inspirado una campaña premeditada y planificada contra Argelia,

de la cual su periódico es más el instrumento que el promotor. Tirando a partir de este momento con una

regularidad habitual aceite sobre el fuego con la intención inequívoca de profundizar las heridas todavía

sangrantes, de alimentar y avivar la tensión, de elevar un muro de incomprensión y de rencor, su

periódico se propone deliberadamente imposibilitar las condiciones de un acercamiento sincero entre los

pueblos argelino y español y nuestros dos países. Las acusaciones gratuitas y perentorias, faltas de sentido

y de realidad, las ironías falaces, las seductoras teorías construidas sobre extrapolaciones y elucubraciones

apasionadas y sobre la fácil mezcla, las murmuraciones ofensivas contra la dignidad de un Estado

soberano y la falta de honestidad y de la más elemental cortesía hacia sus dirigentes, es en lo que se han

convertido los criterios básicos de apreciación de su periódico, que se desvía así de la ética profesional y

de su deber y responsabilidad de esclarecer la opinión con. serenidad y objetividad sin buscar la

manipulación de la información con fines partidistas y por cuenta de intereses sórdidos que transparentan

la evidencia.

¿Pues a quién favorece la actual situación? ¿Cuáles son los verdaderos motivos de una campaña iniciada

contra Argelia? La honestidad intelectual, la honradez moral y política merecen que se les hagan estas

preguntas. No basta exponer los problemas según una aproximación sucinta que elude las cuestiones de

fondo para no dejar entrever más que las aspectos superficiales o incluso dar la espalda a la verdadera

misión que consiste en reunir las condiciones, franquear la vía, más allá incluso de las peripecias y los

accidentes del recorrido, los malentendidos y sentimientos, más allá, desgraciadamente también, de las

tragedias de un pasado reciente que se prolongan por sus terribles e innecesarias consecuencias en nuestra

región, en un diálogo subterráneo o a la luz del día lento y difícil, arduo, pero generoso y sincero,

susceptible de restablecer la confianza y de hacer desaparecer las secuelas, porque querámoslo o no, la

amistad no es una fórmula mágica y gratuita, de la misma forma que las proclamas de esos monstruos

fríos que son los Estados no exorcisan los demonios. El espíritu de responsabilidad, el clima de confianza

y la voluntad de diálogo exigen siempre un esfuerzo de imaginación y de reflexión colectiva, un caminar

común de los dos participantes, y no puede en ningún caso tener un sentido único. Es a este precio al que

la confianza se restaura y se,forjan la amistad y la cooperación más allá de cualquier polémica estéril y de

todo pleito de intenciones. En todo caso e¡ importante no insultar el porvenir.

Aprovecho esta oportunidad para asegurarle el testimonio1 de mi más alta consideración. El consejero,

señor Fellah.»

Lo que escribió INFORMACIONES

La carta del funcionario de la Embajada de Argelia en Madrid, señor Fellah, parece que quiere contestar

—con un mes de retraso— a los siguientes comentarios editoriales publicados en INFORMACIONES:

Argelia está dando cobijo y proporcionando entrenamiento a los grupos terroristas españoles. Allí se da

todo tipo de facilidades al señor Cubillo y se sufraga la emisora con la que este canario desarraiga do

ataca sistemáticamente la soberanía nacional española. Demasiadas coincidencias. ¿Argelia es cómplice

del terrorismo internacional y, en este caso concreto, del terrorismo que intenta desestabilizar la situación

española? Parece que ha llegado el momento de que el Gobierno del señor Boumedien intervenga con un

«basta>, contundente y eficaz que erradique de su país a tantos grupos profesionales de la subversión. No

se puede tolerar por más tiempo la irresponsabilidad que Argelia- está demostrando en sus relaciones con

España. Y conviene que el resto del mundo árabe, con el que España se está esforzando ahora mismo en

estrechar los lazos amistosos de cooperación, se entere.

Esta «i» aparecía publicada en la última página de INFORMACIONES el 29 de enero de este año, como

complemento a una información en la que se hacía referencia a la emisión de un comunicado de los

G.RT.A.P.O. a través de la emisora que tolera y mantiene el Gobierno argelino al independentista canario

Cubillo.

A raíz de esta «i», el embajador de Argelia en Madrid nos pedía aclaraciones por teléfono en términos

similares a los de la carta que ahora nos dirige —quizá por encargo suyo— el funcionario de dicha

Embajada. En aquella ocasión, y como es norma habitual, se le invitó a que escribiera sus razones,

ofreciéndole nuestra hospitalidad, a lo que se negó por considerarlo «indigno de réplica». Al cabo de un

mes y pico parece que ya no es tan indigno.)

Tres días más tarde, como el independentista Cubillo siguiera lanzado amenazas contra España, desde la

bien respaldada emisora de Argel, INFORMACIONES publicaba el siguiente editorial:

ARGELIA Y ESPAÑA

UN portavoz oficial de la Embajada de Argelia declaraba ayer en Madrid que su país, «como es bien

sabido, apoya a todos los movimientos independentistas». Uno de esos movimientos, presumiblemente, es

el M.P.A.I.A.C., separatismo canario de Antonio Cubillo, cuya emisora está instalada en Argel. Cubillo

declaraba ayer a una agencia de noticias española —declaración posteriormente «anulada», pero no

desmentida, por esa. agencia— que el M.P.A.I.A.C. tiene por objetivo nía destrucción del Estado español

por la vía de la violencia» Cubillo también ha reivindicado varios atentados terroristas en suelo canario,

según han publicado los periódicos, cosa que no ha desmentido el interesado, por lo que hay que suponer

que, como es público y notorio, el M.P.A.I.A.C. es responsable de esos atentados.

Todo ello viene a confirmar lo que INFORMACIONES decía hace tres días: que Argelia protege a grupos

de terroristas españoles y muy particularmente al señor Cubillo. En cuanto a la cuestión más específica

del entrenamiento de terroristas en cuarteles argelinos, el portavoz argelino decía ayer que prefería «no

desmentirlo siquiera, para evitar dar importancia a algo tan lejos de la realidad». Curiosa respuesta, que se

une a la negativa del propio Gobierno de Argel a hacer comentarios sobre el asunto.

Por lo visto, basta con tildarse a uno mismo de «independentista» para obtener el visto bueno y la patente

de corso argelinos. Y para jactarse desde una emisora argelina de actos terroristas contra un Estado amigo

de Argelia. Además, ¿qué es el «indepeadentismo» reconocido en Argel? ¿El normando, el piamontés, el

flamenco? ¿Qué características debe tener un movimiento pro independencia para que un campeón del

tercermumlismo, como Argelia, le preste su apoyo incondicional? Parece, desgraciadamente, que no hace

falta gran cosa para gozar de ese privilegio. Y la irresponsabilidad de un movimiento folklórico —pero

terrorista— como el del señor Cubillo se ve correspondida por la irresponsabilidad cómplice de un Estado

constituido, con estrechas relaciones con España, Estado que grupos como el M.P.A.I.A.C. pretenden

destruir.

Nuestro tercer comentario —por ahora— sobre el tema argelino es publicado en INFORMACIONES el

18 de febrero último. En esta ocasión, Atoel Hernández, escribe lo siguiente:

ARGELIA Y CANARIAS

ANTONIO Cubillo está atónico desde hace unos días. Eso dice él. El canario errante se ha quedado sin

voz en Argel. Parece que se le esfuman sus sueños de ser el sultán de las Islas Afortunadas. No corren,

para el cabecilla del M.P.A.I.A.C. (Movimiento para la Autonomía e Independencia del Archipiélago

Canario), buenos vientos. Su emisora pirata, desde donde lanza sus soflamas revolucionarios y

separatistas, está en, peligro. Y en Las Palmas han detenido al máximo responsable de la ridícula y

mercenaria organización.

El embajador ´español, señor Mañueco, pidió audiencia días pasados al coronel Bumedian. Llevaba

severas instrucciones de Madrid. El «top secret» diplomático envuelve el contenido de la tensa

conversación entre el representante español y él Presidente de Argelia. El encuentro duró una hora.

Filtraciones que nos han. llegado indican que el embajador español fue especialmente duro y su nota oral

fue formalmente una protesta.

• En cualquier caso, razón le sobra al Gobierno de Madrid para protestar. Desde fuera sé observa excesiva

delicadeza por parte española. No se le podrá acusar a España de falta de paciencia en este caso. Un país

que se dice amigo y con el que se mantienen relaciones diplomáticas plenas y florecientes relaciones

comerciales, no puede amparar en su tierra una emisora como Radio Canarias Libre, que atenta contra la

soberanía nacional española, ni dar posada y entrenamiento a toda suerte de locos y terroristas.

Argel está resentido con la solución dada al problema del Sahara. Sus sueños de grandeza le impulsan

ahora a querer beber el agua del Atlántico en el archipiélago canario. Lo que pasa es que aquí le sale el

tiro por la culata. Es un vano sueño, entre el humo del hachís.

Parece que ha llegado el momento de aventar los fantasmas del pasado —aunque sea del pasado

inmediato—, volver la página de la historia, olvidarse de los sueños imperialistas (envueltos en

«tercermundismo) y eliminar de una vez los obstáculos que se van amontonando en el camino , de una

estrecha cooperación entre España y Argelia. De momento, está bien que el señor Cubillo, el canario

errante con ansias de sultanato, continúe afónico.

 

< Volver