Por segundo día consecutivo. 
 Actos de vandalismo en Santa Cruz de Tenerife  :   
 Fue suspendido el servicio de autobuses y los disturbios revistieron caracteres de guerrilla urbana. 
 El Alcázar.    16/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Por segundo día consecutivo

ACTOS BE BANDALISMO EN SANTA CRUZ DE TENERIFE

• Fue suspendido el servicio de autobuses y los disturbios revistieron caracteres de guerrilla urbana

SANTA CRUZ DE TENERIFE, (Europa Press).— Ayer, aproximadamente entre cinco de la tarde y doce

de la noche, se reprodujeron por segundo día consecutivo diversos actos de vandalismo en La Laguna.

Según medios policiales, los disturbios han adquirido características de guerrilla urbana. En ningún

momento participaron en ellos más de medio millar de personas. Los manifestantes, jóvenes en su

mayoría, dirigieron su objetivo hacia los autobuses y en los "asaltos" que protagonizaron consiguieron

incendiar nueve, de los cuales tres han quedado totalmente destrozados.

Durante los "asaltos" registrados en La Laguna y el barrio de Santa Cruz, en la capital, la Guardia Civil se

vio obligada a disparar al aire para disolver a los manifestantes.

Un grupo intentó asaltar el santuario del Cristo de La Laguna. El intento fue frustrado por la vigilancia de

un cuartel de artillería próximo al lugar.

PAMPLONA: UN JOVEN HERIDO DE GRAVEDAD

PAMPLONA, (Europa Press). Un joven resultó herido de gravedad en los desórdenes públicos

registrados a últimas horas de la tarde de ayer en Pamplona. Se trata de Felipe Castell Leceaga, de 17

años, internado en la Unidad de Vigilancia Intensiva del Hospital Provincial.

El herido presenta fractura en la región frontal por impacto de bala de goma. Un portavoz de la

Organización Revolucionaria de Trabajadores ha dicho que es miembro de la Unión de Juventudes

Maoistas y trabaja como electricista.

Los disturbios de ayer en Pamplona, según fuentes policiales, no tienen precedentes, puesto que

presentaron algunas características propias de la guerrilla urbana. Hubo barricadas al menos en catorce

calles. El sistema seguido fue encender una hoguera y rodearla de coches.

 

< Volver