Trágica suma de circunstancias     
 
 Informaciones.    28/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

TRÁGICA SUMA DE CIRCUNSTANCIAS

UNA bomba terrorista que estalló en la terminal del aeropuerto de Las palmas provocó ayer su clausura y

el desvio de varios aviones al de Santa Cruz de Tenerife, el famoso —por su peligro— aeropuerto de Los

Rodeos, donde, en medio de una espesa niebla, chocaron dos gigantescos reactores cuando iban a

despegar de nuevo, una vez terminada la alarma en Las Palmas. Se incendiaron, causando la muerte de

558 personas, al menos. Se trata de la mayor tragedia en los setenta y cuatro años de historia de la

aviación civil.

La sobrecogedora catástrofe que ha segado la vida de centenares de turistas holandeses y norteamericanos

se produce en medio de una triste y chocante serie de circunstancias que hacen mucho más lamentable

aún este terrible accidente.

Por una parte, el grupusculo separatista y terrorista del M.P.A.I.A.C., que dirige Antonio Cubillo, causó

indirectamente la tragedia al hacer estallar la bomba de Las Palmas que provocó el imprevisto desvío de

los grandes "Jumbos" a Tenerife. Cubillo proclama que está "en guerra con España" y que continuarán

sus acciones. La connivencia del régimen argelino —los terroristas tienen su base y su emisora en

Argel— adquiere nuevamente carácter escandaloso, con más fuerza que nunca, con la muerte de estas

personas, y demanda una respuesta española que sobrepase los límites de la rutinaria protesta diplomática.

En Argel reciben aliento y cobijo asesinos internacionales tipificados, que pretenden implantar el terror en

un país con el que Argelia dice tener magníficas y fraternas relaciones.

Por otra parte, las circunstancias del accidente propiamente dicho son oscuras, y las invocaciones de altas

autoridades aeronáuticas españolas al secreto del sumario no hacen sino acrecentar las dudas. Que con

una densa niebla —evidentemente, los pilotos de los dos aviones no pudieron verse entre sí— el

aeropuerto pudiera ser considerado como "sobré mínimos", parece cuando menos, inicialitiente, una

ligereza. También podría serlo el dar la salida con tan escaso intervalo de tiempo a dos enormes "Boeing

747", aviones que Los Rodeos no recibe normalmente. No olvidemos las pésimas condiciones geográficas

y climatológicas de este aeropuerto —ya denunciadas, sin éxito, cuando se construía—, donde hace cinco

años ya murieron 155 personas; las mencionadas condiciones, entre ellas la niebla casi constante, habían

hecho indispensable la construcción del nuevo aeropuerto del Sur, aún sin terminar.

No basta hoy con condenar el ciego terrorismo del M.P.A.I.A.C., ni con culpar al piloto de uno de los

aviones siniestrados de un fatal despiste. También habrá preguntas que hacer a las autoridades

aeronauticas, cuya actuación tan controvertida viene siendo desde que se inició la huelga de celo de los

controladores aéreos, huelga que —hoy conviene recordarlo— dura ya desde hace ocho meses.

 

< Volver