Autor: Nieto, María del Carmen. 
 Elecciones 77. Hoy, Licinio de la Fuente (AP). 
 El país no puede soportar otro período transitorio     
 
 Pueblo.    10/06/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Hoy, Licinio de la Fuente (A. P.)

EL PAÍS NO PUEDE SOPORTAR OTRO PERIODO TRANSITORIO"

Lícínio de la Fuente, impecable traje gris y sempiterna sonrisa, se me aparece hoy con todo el aire de un

alto ejecutivo de gran empresa. El ex ministro de Trabajo del régimen de Franco y ahora candidato por

Toledo de Alianza Popular es, según el decir del comentario político, la imagen moderada del partido.

Unas horas antes de su salida para tierras toledanas ha tenido la amabilidad de recibirme. Hace una breve

parada en esta carrera contra reloj que son las elecciones. Y suena el gong y empiezan las preguntas.

«-Señor de la Fuente, usted ha pertenecido a Gobiernos del régimen franquista, régimen por supuesto

no democrático; ahora se confiesa demócrata. ¿Qué es para usted la democracia?

-La democracia es fúndamentalmente participación de los ciudadanos en los asuntos públicos; entonces,

el decir que el régimen franquista no es democrático, es una afirmarían demasiado rotunda, porque

la democracia tiene distintas maneras de producirse, y uno puede estar a favor de una forma democrática

y otros a favor de otra. Es evidente que el proceso que estamos siguiendo es hacia una nueva forma de

democracia, pero no se puede decir que en el régimen de Franco no hubiera participación, a determinados niveles

y en un cierto grado, de los ciudadanos en las tareas políticas. Lo que ocurre es que la

democracia se producía por otras vías.

- Usted está recibiendo el calificativo de ser la imagen moderada de Alianza Popular: por tanto,

y siempre dentro de esta moderación, ¿qué objetivos se propone Alianza Popular en el supuesto de que

sacasen mayoría?

-Bueno, yo quiero empezar por aclarar que Alianza Popular es un grupo moderado, pese a que haya

una cierta imagen que trate de presentarle como un grupo más o menos radicalizado, extremista. Algunos

nos llaman la derecha autoritaria y ellos se llaman la derecha civilizada; pero como las definiciones las

hacen ellos, allá cada uno con su responsabilidad. Nosotros pensamos que la autoridad es necesaria para

que haya libertad, paz y para que haya democracia, pero eso no quiere decir que seamos autoritarios. Y

Alianza PopuIar es una solución moderada es una solución equilibrada tanto en el orden político como

en el económico y en el social. Por ejemplo en el orden político, Alianza Popular está en una línea

intermedia entre Io que podríamos IIamar el inmovilismo de conservarlo todo y el revanchis mo de

ponerlo todo patas arriba Alianza Popular pretende una reforma y una reforma profunda pero que respeta

lo que de bueno se pueda haber consturido en

el pasado y mejorar cara al futuro todo lo que necesite realmente el pueblo español.

-En su conferencia del martes pasado en el Club Siglo XXI hizo usted una llamada a la moderación

¿Es ésta su coordenada bá sica en los pronunciamientos políticos?

- Yo por lo menos, así lo

entiendo y así Io voy haciendo en toda mi campaña electoral. Mi campana electoral

se caracteriza en Toledo, y en los sitios adonde voy, porque llamo a las gentes a la concordia, a la

idea de que si queremos de verdad constituir una democracia de estilo occidental tenemos que hacernos

a la idea de que los partidos nos veamos no como una especie de enemigos irreconciliables, sino como

gentes que tienen soluciones distintas, pero que tienen que convivir, que tienen que tratar de encontrar

puntos de coincidencia en esas soluciones y muchas veces posponer sus propios puntos de vista a lo que

pudiéramos llamar la consecución de un consenso para el interés general del país.

DIALOGO CON TODOS

-Perdone mi interrupción, ¿pero no existe aquí cierta contradicción, don Licinio? Alianza Popular está

contra el marxismo, y en estos momentos en España existen partidos marxistas. ¿También se

establecería un diálogo con ellos?

-Efectivamente, dialogo tiene que haber con todos los partidos legalizados. Lo que ocurre es que nuestra

posición es radicalmente opuesta al marxismo. Tenemos una concepción de la sociedad y de la vida que

no es marxista y los marxistas también tienen una concepción que no es la nuestra. Eso quiere decir que

en la pugna electoral, como es lógico, tendremos que plantear cada uno nuestras opciones y defender la

propia, pero que debemos hacerlo con respeto, diciendo lo que tiene de bueno y lo que tiene de malo, a

nuestro juicio, cada una de las soluciones, para que la gente trate de escoger. Volviendo al tema de los

objetivos de Alianza Popular, en el orden económico-social propugna también desde una posición de

equilibrio que nace del respeto a la iniciativa privada y a la economía social de mercado. Se hace una

afirmación rotunda de defensa de los objetivos sociales y, por tanto,

de la necesidad de un reparto más justo de las rentas y de las riquezas que se consiguen con esa iniciativa

y con esa libertad, asi como con la economía social de mercados. Creemos que estas soluciones

conducen de hecho a un mayor grado de bienestar y a unas metas sociales más ambiciosas, incluso para

los propios trabajadores, que las salidas puramente marxistas. Las soluciones marxistas, que más o

menos patrocinan una colectivización una nacionalización de todo o de la mayor parte de la propiedad o

de la empresa, etcétera, está demost r a d o históricamente, conducen a soluciones de bienestar menores

para todo el pueblo, incluso para la clase trabajadoras, a la que ellos dicen que fundamentalmente

defienden. Mientras que Alianza Popular preconiza una solución política que mantenga unos princípios

que supongan un estímulo para la creación de la riqueza, y que al mismo tiempo

obligan a que esa riqueza se reparta de una forma más equitativa, de modo que todos los bienes

fundamentales de la vida estén a disposición de todos. Naturalmente estamos hablando de las

soluciones marxistas, otra cosa sería si se planteasen soluciones que pudiéramos llamar socialistas, no

marxistas, como hay en otros países. Estas últimas son más compatibles con el humanismo social

cristiano que nosotros defendemos. Están más cerca.

FUTURAS CORTES

-Pasemos a las futuras Cortes ¿Constitucionales o sólo para efectuar una serie de retoques a la vigente

normativa básica?

-Nosotros tenemos una precisión muy clara. Hay partidos políticos, todos los socialistas, creo que la

Democracia Cristiana y no sé si alguno de los que se incluyeron en el centro al principio, que son

partidarios de que las Cortes no hagan otra cosa que una nueva constitución, la so-metan a referéndum, se

disuelvan y convoquen nuevas elecciones generales. A esto decimos que no. Que el país ni lo necesita, ni

puede soportar otro periodo transitorio, otras elecciones generales en un plazo relativamente corto. La

situación

económica y social está realmente grave y creo que hay que abordar esos problemas que el país tiene.

Por eso, Alianza Popular dice que tenemos que hacer una reforma constitucional, no meros retoques, ya

que estamos convencidos de que la reforma constitucional tiene que ser profunda. Incluso hemos hablado

Manolo Fraga y yo de que se podría hacer un texto nuevo, es decir, que seria lo mejor, en vez de ir

retocando ley por ley las Leyes Fundamentales, pero partiendo de la base de que no haya un vacío

constitucional. Se debería ir a una refundición y al mismo tiempo rehacer la constitución en un solo

texto que sea más sencillo, más simple y más corto, pero eso es una tarea como si dijéramos de reforma

constitucional, compatible con que las Cortes se ocupen de los demás problemas que aquejan al país...

-Entonces, ¿están en contra de la disolución de las Cortes?

-Por supuesto; una vez que se haya hecho la reforma constitucional que se someta a referéndum, pero

sin disolver las Cortes. Lo que dice la Ley de Reforma Política y lo que votó el pueblo es que las Cortes

duren cuatro años. Hemos de hacer entonces lo posible para que duren lo más posible dentro de ese

periodo. Porque si sólo hacemos la reforma de la constitución, disolvemos las Cortes y volvemos a

convocar elecciones generales. la situación económica no se va a arreglar. No podemos seguir con un

índice de crecimiento de precios del treinta por ciento. No podemos continuar con el crecimiento de paro

en la situación que esto está. El endeudamiento exterior tampoco puede mantenerse en estos términos.

Si sólo hacemos lo que acabo de decir, los problemas se van a agravar, porque todo el mundo considerará

que todo lo que se haga en ese período es transitorio, que cualquiera sabe lo que va a ocurrir en el futuro.

¿Cómo se va a estimular el desarrollo económico y social del país de esta forma? Sin embargo, si se

hace compatible la reforma de la constitución con acometer esos problemas y con dar al país 1a

sensación de que eso va a durar si no los cuatro

años, lo más posible dentro

de ese tiempo, pienso que

creará un clima de distensión, de confianza, que permitirá que haya más paz y tranquilidad y que la

situación económica se arregle, y al arreglarse se aligerarán muchas tensiones sociales que ahora existen y

que están provocadas por la mala situación económica.

EL CENTRO, ARTIFICIAL

-En sus mítines atacan al Centro continuamente, ¿temen que les pueda mermar votos?

-No. Verá, nosotros tenemos que exponer las ventajas e inconvenientes de unas . y de otras

candidaturas. Ahi tenemos una clientela electoral que tiene que escoger entre varias opciones. Los del

Centro nos atacan a nosotros diciendo que A. P. no es una buena solución. Nosotros tenemos que decir

lógicamente que el Centro tampoco lo es, que es mejor opción la nuestra, Y lo decimos con

convencimiento porque entendemos que el Centro ha sido una creación muy artificial, de última hora.

Que parece que está más o menos preparada para las elecciones, pero que no tiene una cohesión de fondo

ni política, ni siquiera realmente humana. Ahí se han integrados grupos políticos que antes eran

absolutamente contradictorios y personas que no estaban metidas en grupos políticos Todo eso se ha hecho muy

a última hora y es difícil que constituya el embrión de una fuerza política permanente capaz de servir de

base a un Gobierno estable. Esta es nuestra preocupación. En el Centro hay gentes que dijeron que

nunca se unirían con ex ministros de Franco porque consideraban que eso ya nos había tachado a todos

de incapacidad para el futuro. Sin embargo, después han corrido como locos y se han metido con

gentes que son tan ministros de Franco como yo soy. Y ahí están todos juntos y revueltos. Entonces, toda

esta incongruencia e inconsecuencia de planteamientos que hay en el Centro es lo que nos parece que no

le convierte en una solución óptima como base de un Gobierno estable.

PUCHERAZOS

-¿Puede existir pucherazo en las elecciones?

-Yo estoy convencido de que pueden existir no pucherazo, sino pucherazos. Va. a haber miles y miles

de mesas electorales y es evidente que los hombres no son todos angelitos bajados del cielo y que puede

haber la tentación en unas o en otras mesas de que se produzcan alteraciones de lo que podríamos llamar

la «propia

expresión fiel de la voluntad popular". Hay que tener en cuenta que e1 sistema que se ha establecido en

esta primera vez que hay unas elecciones de este tipo es sumamente complicado. Muchas personas van a

encontrar enormes dificultades para saber cómo votar y para no confundirse. Maniobras pueden existir

desde 1a sustracción de candidaturas de la cabina hasta otra serie de martingalas que se pueden hacer.

Como le digo, puede haber muchas irregularidades en las distintas mesas electorales y son miles y miles

en toda España.

-¿A. P. estaría de acuerdo con una coalición de Gobierno en la que participaran las izquierdas?

-Bueno, nosotros hemos dicho que estamos abiertos a una colaboración muy amplia con las fuerzas po

líticas, y en esta punto lo que ocurre, como han dicho otros partidos, es que hay que esperar el resultado

de las elecciones para ver cómo se pueden formar las posibles coaliciones.

-¿Su partido respetará el resultado que .salga, sea el que sea?

-Por supuesto, lo respetara. Si hay irregularidades en el resultado jurídicamente impugnables, las

impugnará, como harán los otros partidos. Si hay una irregularidad, eso no quiere decir que no se

ejerciten los recursos legales, pero A. P. respetará los resultados de las elecciones y no dice como otros

partidos, que si gana fulano o mengano se va a echar a la calle. Nosotros vamos a jugar tranquila y

democráticamente en la función que nos corresponda, de acuerdo con los resultados electorales o

compartiendo responsabilidades de Gobierno o en la oposición. Al país se puede servir de las dos maneras.

-A pocas fechas ya de las elecciones aún existe mucha gente que está indecisa, ¿no cree que el miedo

también las inhibe?

-Una cosa es lo que dicen los líderes en la TV. E. y en los mítines y otra cosa lo que dicen en los

pueblos y en los bares los militantes y las bases. Por ejemplo, en mi provincia de Toledo hay muchas

gentes pertenecientes a partidos de las ramas más extremas de la izquierda que están profiriendo

amenazas y hay personas que están amedrentadas. Gentes moderadas que están amedrentadas por los

excesos verbales de militantes de partidos de Izquierda y de la extrema izquierda; sin embargo no

conozco ningún caso de lo contrario, es decir, de la gente de la derecha.

El gong sonó para indicarme que mi tiempo había terminado

"Estamos abiertos a una colaboración muy amplia con las fuerzas políticas y en lo que respecta a posible

coalición habrá que esperar al resultado de las elecciones"

"Alianza Popular está entre el inmovilismo y el revanchismo"

Maricarmen NIETO

PUEBLO 10 de junio de 1977

 

< Volver