Autor: Cruz Domínguez, Antonio. 
   Canarias, en el Gobierno     
 
 ABC.    22/06/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CANARIAS, EN EL GOBIERNO

LAS dos provincias que configuran te región canaria acaban de dar on testimonio de confianza y

seguridad al Gobierno Suárez ya su línea de actuación futura, cimentada en el pasado de hace sólo unos

meses en que, en Consejo de Ministros, se aprobó una compleja serie de medidas encaminadas al

impulso, arranque y desarrollo isleño, lias urnas son elocuente testimonio y los votos expresión de que si

bien cabe que Canarias es hoy por hoy una de las regiones más politizadas del país, esta politización se

h.% expresado precisamente Por el camino más recto, más consecuente, más confiado: la moderación.

Pero Canarias ha concedido esta amplia confianza al Gobierno Suárez porque la región confía y espero.

Porque conoce que un plan de acción no se realiza en veinticuatro horas. Y porque ya habían refrendado

una ley el pasado diciembre que ahora se personifica en sus representantes como nexus obligado entre la

comunidad ciudadana y el quehacer político.

Aquí, en las islas, se viven momentos de expectación. Se pide la representación personal, viva y activa, de

un canario en el nuevo Gobierno. A escala de ministro o de subsecretario. Pero que sea hombre de las

islas, cualificado para so actuación e identificado con su problemática.. No es una aspiración utópica en

cnanto a su planteamiento, ya que en tiempos pretéritos hubo encargados de carteras para las provincias

de Ultramar y hoy Canarias es lo único que queda de España allende los mares. Como también es cierta la

existencia de hombres Isleños que últimamente se/han destacado » nivel nacional haciendo resonar la

realidad de una problemática, canaria, poniendo énfasis a sus expresiones r centrando el problema en en

justo ponto neurálgico. Es la línea que tradicionalmeníe mantuvo Canarias en el pasado, con hombres

preclaros en la polític», tales como el marqués del Moni, Guerra del Río y Jnan Negrín. Eran otros

tiempos, lógicamente. Como también es cierto que tampoco se ha desoído * Canarias en las últimas

décadas —las etapas de don Blas Pérez González y don José García Hernández son claro ejemplo de lo

que digo.

Pero el Isleño entiende que ahora es urgente y necesaria la presencia de un canario *n las Altas esferas del

Gobierno. Que plantee y gestione. Analice r aclare. En suma, «ne recuerde constantemente la singularidad

de su delicada situación geográfica y mantenga latente ),a exigencia de un pueblo fiel en su patriotismo y

necesitado en el desarrollo económico y social a todos los niveles. Pueblo que ha dado su voto

masivamente, con la confianza de que a partir de ahora quien va a hablar es el Gobierno, del que el

canario espera realidades, ansiosas y rápidamente. Realidades qne se concreticen en la normativa sobre el

estatuto de autonomía; planificación docente, solucionando el déficit de centros escolares en una región

con el índice de naturalidad más alto del país, viviendas, paro obrero, problema hidráulico,

descapitalización que desde siempre padece el archipiélago, pesca, Industrialización, reforma agraria,

mejor distribución de la riqueza y de la renta, equilibrio regional, etc.

Pero antes, quizá como punto de arranque pana su realización, se espe-r»_y desea la presencia física de un

Isleño en el nuevo Gobierno, tercero de la Monarquía y primero de esta España democrática que acaba de

nacer y en la qne Canarias debe alcanzar su pleno desarrollo. — Antonio CRUZ DOMÍNGUEZ.

 

< Volver