Autor: Míguez, Alberto. 
 Canarias: Las razones del volcán (III). 
 Aquí, todo fracasado profesional se nos convierte en independentista     
 
 Ya.    13/08/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

CANARIAS: Las razones del volcán (III)

"Aquí, todo fracasado profesional se nos convierte en independentista"

Denuncia el periodista y escritor Alfonso García-Ramos • El odio contra "lo español" comienza a

extenderse entre sectores minoritarios • Caros Suárez, e! famoso Látigo Negro, ha convertido el frente

Pueblo Canario Unido en la tercera fuerza política de Gran Canaria

LAS PALMAS. (Alberto Mínguez, enviado especial.)

"Están ocurriendo cosas muy serias y muy graves en. nuestro país, sin que nadie quiera enterarse de ellas.

Estallan bombas mucho más peligrosas que esas de verdad que hace estallar el ´MPAIAC o las payasadas

de la OUA. El conjunto de grupúsculos, rivales y hasta enfrentados, pero que en verdad y sin saberlo

componen el "partido amariguanado canario", está logrando sus objetivos de una forma imparable. Y ello,

porque aquí todo fracasado profesional se nos convierte en independentista. Porque aquí todo el negado

para hacerse con la cultura que se le ofrece en las aulas acaba parando en africanista. Porque aquí toda

frustración personal, merecida o inmerecida, deviene en saña antigoda. Y los resultados están a la vista:

en el Hospital Clínico de Tenerife muchos catedráticos., y directores de departamento (peninsulares),

piezas claves, e insustituibles, están pidiendo el traslado a otras facultades de la Península, ante la feroz

campaña que se desata contra ellos. "Cambiamos godos por mierda" es lo menos que se puede leer en

pintadas sofore los muros, ascensores, lavabos y otras instalaciones."

Esta denuncia de la "ola de fanatismo utópico y suicida" se diebe a una de ¡as plumas más sobresalientes

de la vida canaria: el periodista y escritor Alfonso García-Ramosa Ha eidp recogida por la prensa canaria

y comentada en todo el archipiélago. Y pese a la dosis nada despreciable de dramatismo que contiene,

refleja una´ situación preocupante.

GODOS Y GUANCHES

Porque en Canarias la "saña antigoda", el odio contra "la español", comienza a extenderse entre sectores

minoritarios, si, pero tal vez en el futuro influyentes. El" "antigodismo" expresa resentimiento1»

antañones, pero en la actualidad refleja también una suerte de desesperación irreflexiva, contra el

poderoso, el opresor, el dueño lejano y activo. Pero estos "godos" de Canarias contra quienes se vuelca el

odio del camarero malhumorado, del taxista exhausto o del estudiante inquieto suelen ser turistas

modestos o asalariados que, aquí o allí, han-encontrado su medio de vida y que, al fin y a la postre, tal vez

sean más víctimas que verdugos, más colonizados que colonizadores. "Gritan «¡Fuera godos!»—escribe

el periodista José A. Alemán—, y arremeten contra el primer pobre diablo con acento peninsular. No se

plantean que existen «godos» militando en las centrales sindicales y partidos politicón, en todo género "de

asociaciones isleñas, luchando también por las islas. La irracionalidad arranca de no. entender qué aquí no

se trata de una lucha nacionalista, sino de clases, de oprimidos contra opresores, de explotados contra

explotadores, y que en ambos frentes hay «godos» y canarios."

Un puñado de partidos políticos, alguno de loe cuales cuenta con una docena de militantes, reivindica la

autodeterminación de Canarias. Aquí, reivindicar la autodeterminación significa, más o menos, luchar par

la independencia. El Partido de los Trabajadores Canario, el Partido Comunista de. Canarias, el Partido de

Unificación Comunista de Canarias, ei MPAIAC, Pueblo Canario Unido son independentistas, aunque

como primera fase de su estrategia reclamen solamente el derecho a la autodeterminación.

Desde el interior se condena, naturalmente, a Antonio Cubillo por "pequeño burgués", "nacionalista

irracional y pasional", "aventurero", etc. Para los grupúsculos independentistas, .Cubillo ha sido incapaz

de orear una "organización armada" desde Argel, y la caída de la plana mayor de su movimiento en Las

Palmas hace meses representó la desaparición de su directiva interior. Hay, eso sí, "comandos locos" que

de vez en cuando hacen pintadas o colocan artefactos de fabricación casera. Pero sus relaciones con la

"central" de Argel son inexistentes o muy débiles. Además, desde hace meses las emisiones de Antonio

Cubillo son imposibles de oír en las islas.

—Hay que reconocerle a Cubillo su capacidad de agitación y el haber despertado una conciencia

patriótica canaria,, que antes no existía—me dice, Carlos Suárez, el legendario Látigo Negro, dirigente

máximo de Pueblo Canario Unido, junto con el abogado Fernando Sagasta.

HABLA LÁTIGO NEGRO

Látigo Negro es el abogado de los portuarios y del "lurnpen" de Las Palmas. Un letrado temido por los

patronea—de ahí el pseudónimo—,´ que vivió durante siete años en la clandestinidad y que abandonó el

Partido Comunista porque no entendían nuestra realidad e imponían soluciones cocidas en París o en

Madrid".

Látigo ha logrado en pocos meses organizar el frente Pueblo Canario Unido y convertirlo en la tercera

fuerza política de Gran Canaria, trae e! Centro de Suárez y el PSOE de Felipe. Látigo asegura que en las

elecciones obtuvieron más de veinticinco mil votos.

—Sabíamos que las elecciones eran una farsa, pero las utilizamos para exponer nuestro programa i

Pueblo Canario Unido propona "la ruptura con el dominio del imperialismo, la oligarquía española y los

sectores dominantes de la burguesía canaria", así como "la apertura de un proceso constituyente que

establezca los mecanismos necesarios para el ejercicio del derecho die autodeterminación del pueblo

canario".

Aunque no lo digan con claridad, los dirigentes de Pueblo Canario Unido son independentistas. "Claro

que cuando la burguesía canaria se apropie del independentisme, tal vez yo me haga antfeecesionista",

reconoce Látigo Negro. Para Suárez, loa métodos de MPAIAC son emocionales y políticamente

equivocados, lo que explicaría la militància de elementos marginales, incluido delincuentes, en el partido

de Cubillo.

—Nos oponemos, por supuesto, a un estatuto de autonomía concedido en Madrid y que tanto ilusiona a

los partidos "españolistas" de Canarias—advierta Suárez. Y añade—: Somos la mala conciencia de la

izquierda canaria.

Desde luego, este independentismo, que utiliza, por ahora, las vías democráticas, ha sido excomulgado

por los partidos mayoritarios del archipiélago (UCD y PSOE), que predican como dogma de fe la

negociación de un estatuto de autonomía.

El "bloque autonomista" está en alza. Y no hay en Canaria» —a excepción hecha de los izquierdistas y

los nostálgicos da Alianza Popular—quien se atreva a decir que el estatuto es un subterfugio, o una

ilusión lírica,, o un sueño imposible.

—¿De qué estatuto hatolan? —comenta el cáustico Carlos Suárez—. Todos los partidos tienen "su"

estatuto y todos se parecen porque caen en los mismos lugares comunes.

Pero Látigo Negro no se sentará en el Senado o en el Congreso. Su misión ahora es desestabilizar la

situación, como tuvo la honradez de reconocer durante una larga conversación.

—Nosotros, cristiano, no qua-remos ponerle parches a este pinchazo...

 

< Volver