Autor: Ródenas, Pablo. 
 Autonomía canaria. 
 Demagogia y abandono     
 
 Diario 16.    23/08/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 14. 

Demagogia y abandono

Pablo Rodenas

(Secretario general del Partido de Unificación Comunista en Canarias)

El gran número de turistas peninsulares que este verano visitan las islas está volviendo a sus lugares de

origen con la sensación no bien definida de que algo pasa: en Canarias. El rechazo del "godo" se extiende

más allá de las paredes, flota en el ambiente, como el más claro síntoma de que hay mar de fondo. Esta

resistencia, muy distorsionada, se ha llegado incluso a materializar estos días en algunas agresiones a

soldados por el solo hecho de serio y proceder de la Península. En contrapartida, los isleños continuamos

escuchando a nuestros visitantes el sempiterno: "No sé de qué se quejan. ¿De qué iban a comer si no fuera

gracias a nosotros?" Lo dicho por vía de ejemplo es suficiente para caracterizar la pro-gresiva

exasperación de la población canaria, que avanza paralela al aumento de la demagogia y el abandono con

eme nos regalan los poderes centrales, política que queda bien dibujada en ese condescendiente ¿de ¿¿que

iban a comer...? Entre paréatensis, bueno será decir que esa conciencia feliz de que el endeudamiento de

Canarias con la Administración asciende a más - de 7.000 millones anuales, se asienta sobre premisas de

barro que desde hace años viene siendo discutidas con fundamento ´ por diversos economistas canarios.

El rechazo del "godo"

Hoy la dicotomía canario-peninsular a través.del rechazo del "godo" cobra nuevas resonancias, puesto

que expresa en negativo la afirmación de lo canario. El desarrollo de la conciencia nacional se encuentra

en una fase primaria, aunque de avance acelerado, a la fuerza ahorcan: paro, descapitalización,´ pugna

apretada de intereses foráneos; etc., despiertan a cualquiera. Bien puede afirmarse que todavía no se ha

dado el salto cualitativo de los sentimientos nacionales canarios —muy arraigados, sin ningún género de

dudas— a la conciencia global sin la que la nacionalidad canana no podrá ejercer su soberanía, pero no

parece arriesgado decir que se desarrollan en esta dirección. Los resultados electorales lo ilustran con

nitidez. Por un lado, el país canario ha dado a Suárez el más alto porcentaje de votos de toda España,

mostrando así, en una sociedad tan tensa, una utópica esperanza en una acción gubernamental salvadora.

Pero, por otro lado, el análisis del votó de las izquierdas mostró tendencias que, salvo en Euskadi, no se

encuentran en ninguna otra nacionalidad. Mientras el PSOE sólo obtuvo el 17 por 100 de los votos —muy

por debajo del 28 por 100 de su media—, y el PCE un pobre 3,6 por 100, las candidaturas unitarias y

populares superaron a este último con un 4-5 por 100 y mantuvieron una proporción de uno a cuatro con

el PSOE. Esto último expresa bien a las claras que las clases trabajadoras canarias toman conciencia

rápidamente de su propia marginación. Añádase a´ nuestros viejos problemas .estructurales ingredientes

como la pérdida del poder adquisitivo de los salarios que ha acompañado a la depreciación de la peseta (el

archipiélago presenta una balanza comercial muy deficitaria), como la antisocial, reforma fiscal, como las

insuficientes medidas contra el paro y como la congelación salarial misma. Tendremos así un cuadro

aproximado del estrangulamiento económico de las islas y del" porqué de la ¡desesperación que sume a

nuestras gentes no sólo trabajadoras, sino de la pequeña y mediana empresa.

El olvido de las preocupaciones

Mientras tanto, nuestros principales UCDS, en pocos días, son ya consejeros del presidente, consejeros

del Reino, subsecretarios, jefes de gabinetes políticos, etc. Todo un honor que no deja tiempo a los

"nuevos emigrantes" para ocuparse de ´los conflictos de la pesca y la industria de la conserva, de Pilcher,

Comasa, transportes de las dos provincias, etc. Ni tiempo para ocuparse del programa por el que fueron

votados (al menos teóricamente) : el paro relegado, la legalización de los partidos obreros canarios

pendiente, la amnistía negada, el motin de la cárcel de Las" Palmas reprimido, los presos políticos

canarios —cuando escribo aún llevan una huelga de hambre de más de diez días—, sepultados en celdas

de castigo, y la autonomía.,., en manos del señor Clavero Arévalo. Esto ni es consecuente ni es política

democrática. No sólo se trata de estos problemas coyunturales de tanta importancia, sino de la lucha por

el reconocimiento de la irrenunciable soberanía nacional canaria y del derecho a la autodeterminación. Se

trata de la lucha por el autogobierno democrático y popular de las islas en el marco de un Estado español

pluri-nacional y organización federal —objetivos estos últimos con los que la gran mayoría de partidos

obreros se han comprometido ante los pueblos del Estado: Una política democrática consecuente para las

islas pasa por la conquista de un proceso constituyente canario con elecciones libres a la Asamblea de

Canarias, que designe un Gobierno .canario (con atribuciones y recursos -en las esferas política,

económica, administrativa, fiscal, de orden púiblico e internacional —información y veto en cuestiones

del área—), organismos regulados por un estatuto de autonomía nacional recogido por la Constitución,

que han de redactar los partidos democráticos y organizaciones sindicales y sociales canarias. Pasa por la

exigencia de pacificación y neutralización militar del área, de coexistencias y cooperación con los pueblos

ribereños y de reconocimiento de la República Árabe Saharaui Democrática. Ahora que el ministro Oreja

desayuna con el comandante en jefe de la OTAN, el norteamericano Haig, y cena con su secretario

general, Joseph Luns, ahora que en la OUA se empieza a hablar en voz alta de la "independencia" de

Canarias, sembrando el pánico en los pasillos ministeriales y en la Moncloa, ahora es el momento de

repetir que el país canario es uno de los problemas más graves del Estado; un problema que exige la

solidaridad urgente de todas las nacionalidades, de todos los trabajadores y partidos obreros dé España

frente al centralismo de la UCD (pese a su reciente disfraz autonomista) y al independentisme impulsado

por intereses políticos y militares ajenos a Canarias.

Un enclave problemático

Augusto Hidalgo Chapsaor

(Miembro del Comité Ejecutivo del PCE de Canarias)

Canarias sufre en la actualidad una de las crisis más graves de su historia, en la que se unen una profunda

crisis económica y política junto a importantes tensiones y conflictos en el área geográfica africana en la

que se encuentra enclavada. Dada la gravedad de la situación, es urgente la consecución de un amplio

estatuto de autonomía donde se reconozca la personalidad del archipiélago dentro del ámbito del Estado

español y se dote a las islas de instituciones y competencias específicas en los terrenos políticos,

administrativos, económicos y sociales. Sólo en este marco es posible que el pueblo canario participe

activamente en la resolución dé sus propios problemas, en un ámbito de relaciones fructíferas, y solidarias

con todos los pueblos., de España, Lo que ha caracterizado nuestra situación histórica -es una. depen-

dencia exterior, unida a la corrupción de las fuerzas políticas dominantes, pérdida de control de nuestros

recursos (monopolios nacionales e internacionales) y una Administración centralizada no democrática que

no ha ayudado al progreso económico y social de nuestra reglón.

La Asamblea y el Consejo

En este cambio de cosas, el Partido Comunista de Canarias defiende la creación de la Asamblea. de

Canarias y del Consejo de. Canarias. La Asamblea de Canarias sería el órgano creador de las

disposiciones de carácter general para la vida del archipiélago, en igualdad de condiciones para todas las

islas. El Consejo de Canarias sería- el órgano ejecutivo responsable ante la Asamblea del .gobierno y

administración del archipiélago. Sin embargo sería conveniente la continuación de. los Cabildos Insulares

al frente de la administración y gobierno de cada isla y los municipios para cada localidad. En este sentido

sería destacable que la elección de los miembros de la Asamblea se realice por sufragio universal directo

y resuelto por todos los residentes en Canarias mayores de dieciocho años.

Martes 23-agosto 77/DIARIO 16

 

< Volver