Autor: Canario, Juan. 
 De vuelta con las autonomías. 
 En Canarias cada grupito tiene su proyecto     
 
 El Alcázar.    08/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

De vuelta con las autonomías

EN CANARIAS CADA "GRUPITO" TIENE SU PROYECTO

CRÓNICA DE LAS PALMAS por Juan CANARIO

El 31 del pasado mes de junio publicamosen EL ALCÁZAR un amplio comentario sobre el contagio que

esa enfermedad llamada "autonomía" o "independentisme", llegada a Canarias en alas de ese fugaz

argumento llamado "la moda* Toda persona que no haya perdido el sentido de la ecuanimidad, "el

sentido común", va de sorpresa en sorpresa ante los peregrinos argumentos que se esgrimen sobre la

autonomía y, en algunos casos, aunque soterradamente, sobre "independencia", argumentos expuestos, la

mayoría de las veces, por una serie de señores que, .ignorando por completo la Historia y, lo que es peor,

la misma realidad de nuestro tiempo, quieren que España vuelva a los "reinos de taifas", o al ¡viva

Cartagena!.

Volviendo a la realidad canaria, esta "enfermedad" está dando ocasión a ver cosas muy pintorescas. Por

un lado, los "representantes" de fuerzas políticas de izquierda derrotadas en las últimas elecciones, se

reúnen para confeccionar un proyecto de Estatuto de Autonomía para Canarias. Por otra parte, los

diputados y senadores salidos de los últimos comicios también se han reunido para presentar al Gobierno

—4o habrán presentado ya cuando estas líneas se publiquen— otro proyecto con similares objetivos; en

otro terreno, diversas asociaciones sindicales y políticas son siglas algunas veces incomprensibles, hacen

un día y otro una serie de declaraciones en los medios informativos sobre el deseo del "pueblo (?) de

obtener una autonomía total del poder central.

En medio de todo este batiburrillo aparece D. Matías Vega Guerra, ex presidente del Cabildo Insular de

Gran Canaria, ex gobernador civil de Barcelona y ex embajador de España en Venezuela, y suelta

en el diario local "La Provincia" una bomba informativa: en 1947 —en plena "oprobiosa"—, una

Comisión Interministerial creada al efecto, elaboró, y fue tramitado y acogido en el "Consejo de

Ministros, un documento Base para la Ordenación Económica de Canarias (auténticas bases para una

autonomía administrativa). Todas las representaciones de las dos provincias canarias aprobaron por

unanimidad tal proyecto, incluso el entonces capitán general de Canarias y jefe del mando económico D.

Francisco García Escámez. Lo mismo ocurría después, ya que todos los ministros, incluidos los tres

militares, votaron a favor de este proyecto, excepto el titular de Industria que, desgraciadamente —dice el

Sr. Vega Guerra—, logró imponer su criterio sin fundamento alguno.

La Administración debe conftn-cerse, de una vez para siempre, que una cosa es el auténtico pueblo

canario y otra muy distinta la serie de grupúsculos, algunos que no pasan de los veinte seguidores, pero

que usan y abusan de las columnas de los diarios y revistas para exponer criterios, no sólo absurdos y

disparatados, sino realmente alienantes. Con la masiva política de "potingues de siglas" como decía

recientemente un líder de Comisiones Obreras en Las Palmas, están haciendo polvo, en particular, a la

clase trabajadora.

Canarias, los canarios, lo hemos dicho una y mil veces, no queremos que ciertos "enviados especiales" de

ciertas revistas pornopolíti-cas y algún que otro diario "pro-gre" vengan a "descubrirnos". Ya los

habitantes de Las Palmas de Gran Canaria eran españoles, con todos los derechos y deberes, antes de que

Granada fuera reconquistada por los Reyes Católicos y hemos seguido siendo españoles "activos" a través

de casi quinientos años, rechazando una y otra vez, a lo largo de este medio milenio, los intentos de

conquista por parte de potencias extranjeras.

 

< Volver