Autor: López Aparicio, José. 
   Intensa jornada de los Reyes en Tenerife y La Gomera  :   
 Un inmenso gentío aclamó a los Soberanos a su llegada al puerto de Santa Cruz. Tras el saludo oficial en el Ayuntamiento, se celebró una recepción en Capitanía. 
 Ya.    15/10/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

I5-X-77

NACIONAL

INTENSA JORNADA DE LOS REYES EN TENERIFE Y LA GOMERA

Un inmenso gentío aclamó a los Soberanos a su llegada al puerto de Santa Cruz • Tras el saludo oficial en

el Ayuntamiento, se celebró una recepción en Capitanía

SANTA CRUZ DE TENERIFE (De nuestro redactor, anviado especial, López Aparicio.)

Ayer vivieron los Beyes de Es-jpaft» uno de los día» más emotivos y plenos de su pertplo por las islas

Canarias, qu« y» ha cumplido su cuarta jornada. A mediodía, la fragata, "Cataluña", que transportaba a

don Juan fiarlos y a doña Sofía, proceden´ tes d« Las Palmas, atracaba em 9l muelle sur del puerto

tinerife. La fragata se acercó ai muelle remolcada por los remolcadores "Orotava", "Punta d« Aliaba" y

"Güimar", los cuales habían lanzado momentos antes al aire grandes abanicos de íigín» en señal de

saludo. También todos los barcos surtos en el puerto hicieron sonar sus sirena». Daba escolta al buque

qMe enar-bolaba el pabellón real la corbeta "Princesa".

Loa muelles del puerto y las zonas próximas al mismo «e encontraban engalanados con banderas

nacionales y la bandera azutl con ´las aspas blancas de Tenerife. Un inmenso gentío, lo que no ocurrió en

Las Palmas, -se agolpaba en los puntos d«l trayecto q>u« it>a a seguir la comitiva real. Durante las

maniobras de atraque da la fragata "Cataluña", varios aviones F-5 de la base aérea de Canarias

evolucionaron sobr* la bahía. Poco después del mediodía la fragata quedó atracada, como y«. he dicho,

en la sección sexta del muelle sur. En el tostante en que don Juan Garlos jr doña Sofía descendían por la

pasarela del buqué, que tuvo que ser cambiada, ya que la escalera e´ mitiva hacía dificultosa la ba-«,

fueron disparadas desde la *ría d» costa de Tenerií« la« Veintiuna salvas de ordenanza.

]*!n coche cubierto s« trasladaron los Reyes desde el muelle kasta la plaza de España, en don-&»

«aperaba bajo si monumento a los caídos el Ayuntamiento en plsao. El alcalde, señor Acuña Dorta,

y´esposa hicieron entrega » don Juan Carlos y a doña Sofía, .respectivamente, del bastón

fe m«/n>io de la Alcaldía de San-ta • Oruz da Tenarife y dé un ramo de flores.

Loa Reysa saludaron a loa miembros da la corporación, qua, en plano y bajo mazas y prééedi-da por la

Policía Municipal en traje d« gran gala, aguardaban en la plaza en una tribuna adornada con reposteros

con los escudos nacional y de Santa Crua de Tenerifa.

Recepción en Capitanía

Después d« la. entrada en 1« eiudad) los Reyes—en coche descubierto—se dirigieron a la sede de la

Capitanía General de Canarias, donde se hospedarán durante su estancia en Santa Cruz de Tenerife. Don

Juan Carlos, que vestía uniforme de capitán general de la Armada, y doña Sofía, que lucía un traje

estampado, saludaron durante el trayecto a los miles de personas que se congregaban en la» aceras y que

se asomaban » balcones y ventanas. El pueblo tinerfeño aplaudió con cí»-lor el paso de los Monarcas. En

la parte final del trayecto, y próximo a la sede de Capitanía General, un grupo de jóvenes empezó a gritar

"¡Amnistl»!"> "¡Amnistía!", y otro hizo ondear una bandera canaria y una pancarta en la qu« criticaban la

situación de paro y pedían trabajo.

A la Hegada a Capitanía General, los Reyes escucharon . la tnteTjprataeión del himno nacio^ nal, y

seguidamente don Jua.n Garlo», en unión d»l capitán gs-neraJ; r«ví«td ¡as fuerzas militares d* loa tres

Ejércitos qu» 1« rindieron loa honores reglamentarios; estas fuerzas seguidament» desfilaron anta los

Reyes.

Una va* em al interior del palacio d« Capitanía Genera^ don Juan Carlos se asomó a unfe da la«

ventana» laterales d´el edificio para saludar ju pueblo tinerfeño, y posteriarntenta lo hizo desda »1 b&loón

central d»´l palacio, acoinupañado d-e la Reina.

En el salón del trono de Capitanía tuvo lugar una recepción. Desfilaron ante Sus Majestades las primera*

autoridades dé la provincia, representaciones militare», delegados de los diferentes departamentos

ministeriales, colegios y corporaciones regionales, etc. Terminada la recepción, y ante las insistencias del

público congregado en la plaza de Wey-ler, don Juan Carlos y doña Sofía volvieron » asomarse al balcón

central de Capitanía.

Los Reyes almorzaron en privado en Gomera

Posteriormente, don Juan Carlos y dofía Sofía se trasladaron en helicóptero « la isla d«

.Gomera. A su llegada, fueron sa-I´Udadoa por. ana, representación d>« las autoridades locales de 14

isla colombina. Don Juan Carlos y doña Sofí» se trasladiaron a pie a la torre del Oonde, una edificación

de estilo gótico y cuya construcción ge inició en el año 1400. Esta torre del Conda o torra de Fernán

Peraza (El Viejo) ha sido siempre una edificación militar situada muy cerca- del ma,r. aunque s« utilizó

durante algún tiempo 00010 depósito para los tesoros procedentes del Nuevo Mundo; actualmente sólo

queda en pie la torre. Allí el Rey .visitó el museo Pre Colombino, "que fue mostrado por su director.

Revitalización de las regiones

Posteriormente se celebró un »cto en el Ayuntamiento de San Sebastián de la Gomera, donde pronunció

un discurso de saludo y bienvenida el presidente del Cabildo insular de la Gomera, don José Bencomo, y

también pronunció unas palabras de salutación el atealde presidente del Ayuntamiento de San Sebastián

de la Gomera, señor Plasència Trujillo, quien entregó al Bey la primera medalla de oro d« 3¡» villa

colombina de San Sebastián de la Gomera. Contestó ai parlamento del alcalde Su, Majestad el Key, quien

recordó la comí (lición de isla colombina e insté a ios gomeros a tomar ejempl» del descubridor, quien,

por sw f«, logró una nueva tierra para el mundo, y señaló más adelanta que (´jíta fe servirá para mejora? la

labor cotidiana, con la cual también se colabora en la gran tarea de engrandecer la pairii»» "Asistimos—

dijo don Juan €!»»••» los I—a una auténtica revltaliMí» ción de las regiones de K,*|)!*fia y es importante

que todas tornea conciencia de su responsabilidad La Corona contempla con intime» y personal

satisfacción que esta entrega al país se haga sin n¡™-gún egoísmo de ningún tipo." Recordó filialmente el

Rey que iü« islas Canarias son una de lata encrucijadas más ambif´Hiiiiuli!´* por la* grandes potencias, y

es* presó su satisfacción por la !>´*• panidad que se palpa en todsMi ellas.

En ei santuario d» ia Candelaria

Terminados los actos en la lot calidad de San Sebastián de 1* Gomera, los Reyes emprendieron el viaje

de regreso en helicóptero à Santa Cruz de Tenerife. • Poc« después de su llegada, don Juaa Carlos y doña

Sofía sa trasladaron al. santuario de la Vtrg´en de la Candelaria, donde se ce-to. bró un acto mariano con

1* en¡t». nación de ía. Salve.

 

< Volver