Autor: Masini, Aglae. 
 Tenerife: los artificieros no encontraron la bomba en el Colegio Alemán. 
 Vuelve el pánico     
 
 Pueblo.    03/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

TENERIFE: Los artificieros no encentraron la bomba en el Colegio Alemán

VUELVE EL PANICO

TENERIFE. (PUEBLO, por Aglae MASINI.)

Una llamada anónima realizada a las siete y inedia de esta mañana a la dirección del Colegio Alemán de

Santa Cruz, avisando que en su interior se encuentra depositad» una bomba que podia hacer explosión en

pocos minutos, ha sembrado el pánico una vez más en la población tinerfeña. Uno de los directores llamó

inmediatamente al 091 para que se tomaran las medidas correspondientes.

Apresuradamente y en forma desordenada, se organizó la evacuación del colegio, interrumpiendo el

tráfico en la calle Enrique Wolsfon, donde los niños quedaron estacionados. Inmediatamente los

artificieros de la brigada de urgencia del 091 han comenzado a inspeccionar el local sin encontrar hasta el

momento dicho artefacto. Pero la noticia se ha corrido como un reguero de pólvora en la ciudad y los

padres de los alumnos se han dirigido al lugar tratando de llevarse a sus hijos, aumentando la confusión

que reina en estos instantes, ya que así no se puede controlar quiénes han desaparecido, o quiénes están en

la calle, o quiénes se han ido por su propia cuenta. Es de suponer, de acuerdo a las informaciones

suministradas por el propio Antonio Cubillo a esta corresponsal en la madrugada del 1 de noviembre, que

se trata una vez más de un acto de solidaridad del MPAIAC con los «compañeros ejecutados en la cárcel

de Stuttgart, perteneciendo a la célebre banda terrorista de Baader-Meinhof». De todos modos, la forma

de actuar de este movimiento para la autodeterminación e independencia del archipiélago canario que

cumpliera ayer un año de su lucha armada, se ha ,caracterizado hasta ahora por evitar cuidadosamente

todo "derramamiento-de sangre. Es imposible creer que Cubillo, natural de Tenerife, tuviera la osadía de

colocar una bomba, matando a cientos de niñas, sabedor de que esta forma contaría toda posibilidad de

tolerancia de parte del pueblo canario. Se trata, creo yo, de una campaña de pánico que aunque no tenga

víctimas causa grandes perjuicios, por la angustia que está siendo vivida por estos padres de alumnos y la

conmoción que esta mañana reina en la capital.

Es doblemente grave esta actitud del MPAIAC ahora que acaban de liberar a sus últimos prisioneros de

las cárceles de España.

 

< Volver