Declaraciones de Cubillo en un artículo del órgano oficial argelino     
 
 ABC.    22/12/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

JU E V E S, 22 DE DICIEMBRE DE 1977.

DECLARACIONES DE CUBILLO EN UN ARTICULO DEL ÓRGANO OFICIAL ARGELINO

En torno a las seis de la tarde se hizo entrega ayer al embajador argelino en Madrid de la nota de protesta

a la que hace referencia el texto de los acuerdos del Consejo de Ministros. Según se ha podido saber en

fuentes diplomáticas, dicha nota es de una «dureza inusitada». En ella se protesta tanto por el artículo

publicado en «El Moudjadih» como por la campaña antiespañola de Radio Argel y el apoyo que presta a

Cubillo.

En dichas fuentes se explica también que la «llamada en consulta» a un embajador es el paso previo a la

ruptura de relaciones diplomáticas, de acuerdo con los hábitos de la política internacional.

El artículo en cuestión apareció el pasado día 19 en «El Moudjahid», órgano del F. L.N. argelino, bajo la

firma de Alí Habib. La primera parte del mismo era una descripción del valor estratégico de las islas

Canarias, así como de sus riquezas naturales y su importancia turística. Más adelante se daba una versión

de los sucesos de la pasada semana, concediendo un enorme protagonismo en los mismos al M. P. A. I. A.

C. y a su frente militar, al que denomina Fuerzas Armadas Guanches.

Al final del articuló se incluyen unas declaraciones de Cubillo que textualmente dice: «Nuestro problema

es un problema africano que debe ser resuelto en el marco de las instancias africanas. Sólo aceptáremos la

independencia política, económica y cultural arrancada por las armas.»

«Si España quiere que el problema se solucione rápidamente y pacíficamente tiene el medio de hacerlo,

reconocer nuestras legítimas aspiraciones a la independencia, reconocer al M.P.A.I.A.C. como el único

representante legítimo del pueblo guanche y aceptar un encuentro con nosotros en el territorio africano

bajo los auspicios africanos parà fijar un calendario que nos permitiría recuperar nuestra soberanía.»

El articulista añadía, a modo de rúbrica, por su cuenta: «La puerta queda abierta a unas negociaciones y

parece que la pelota está aparentemente en el campo español.»

 

< Volver