Autor: ;Nieto González, Miguel Angel. 
 Entre aplausos unánimes en el pleno del Congreso. 
 Aprobada la resolución contra la injerencia de la OUA  :   
 No toleraremos intromisiones en los asuntos que sólo competen al pueblo español, dijo el presidente, señor Álvarez de Miranda. 
 ABC.    23/02/1978.  Página: 1, 4. Páginas: 2. Párrafos: 19. 

MADRID, JUEVES 23 DE FEBRERO DE 1978 - NUM. 22.426 DIECIOCHO PESETAS

EDICIONES URGENTES: 20 PESETAS

ABC

DOMICILIO SOCIAL: SERRANO. 61. MADRID

DEPOSITO LEGAL: M - 13 - 1958 - 96 PAGS.

ENTRE APLAUSOS UNÁNIMES EN EL PLENO DEL CONGRESO

APROBADA LA RESOLUCIÓN CONTRA LA INJERENCIA DE O.U. A.

«No toleraremos intromisiones en los asuntos que sólo competen al pueblo español», dijo el presidente,

señor Alvarez de Miranda

MADRID. (De nuestros, redactores en las Cortes, Herminio Pérez Fernández y Miguel Ángel Nieto.)

El máximo interés de la sesión plenaria, celebrada ayer por si Congreso de los Diputados, estaba

centrado en la proposición, no de ley, condenatoria de la inferencia de un órgano de la Organización

para la Unidad Africana en la soberanía nacional.

El presidente del Congreso, señor Alvarez de Miranda, apenas abierta la sesión anunció que se había

decidido dar carácter de prioridad a este acuerdo, adoptado en la última sesión de la Junta de Portavoces.

El propio presidente del Congreso leyó el texto del proyecto de Resolución, que dice así:

CONDENA A LA O. U. A.

«El Congreso de los Diputados, a propuesta conjunta de todos los grupos parlamentarios, considerando

que las islas Canarias son parte integrante e inalienable de España y que el reciente acuerdo del Comité de

Liberación de la Organización para la Unidad Africana constituye, claramente, una intervención

injustificable en los asuntos internos de España, resuelve: 1º Condenar públicamente y con toda energia el

acuerdo del Comité de Liberación de la Organización para la Unidad Africana, sobre las islas Canarias, e

invitar al Gobierno a que formule la más firme protesta cerca de la propia Organización para la Unidad

Africana y de los Gobiernos cuyos representantes concurrieron a dicho acuerdo; 2º Manifestar la absoluta

solidaridad del Congreso de los Diputados con el Archipiélago Canario y sus habitantes, instando al

Gobierno a tomar todas las medidas útiles para su defensa y desarrollo económico y social.

APROBACION CLAMOROSA El señar Alvarez de miranda anunció que al no haber solicitado

intervenir, respecto al tema, ninguno de los portavoces de los grupos parlamentarios, debía precederse a la

votación. Todos los diputados asistentes se pusieron en pie —excepto el señor Letamendia, de la minoría

vasca,— aprobando la resolución. El resultado fue acogido con una larga ovación de los diputados

puestos en pie. El señor Letamendia aplaudió también, pero siguió sentado en su escaño.

PALABRAS DEL PRESIDENTE

Acabados los aplausos, timé de nuera En palabra el presidente del Congreso, para manifestar :

Recojo el sentir de esta Cámara en su expresión unánime de repulsa a cualquier intento de atentar contra

nuestra seberanía y nuestra integridad. Ante la injerencia y el desconocimiento de la realidad, que ha

supuesto el reciente acuerdo de la O. U. A, este Congreso ha querido dejar bien patente la firme decisión

de apoyar plenamente al Archipiélago Canario, que ha sido objeto dé un acto de intromisión, con olvido

de los más elementales principias del Derecho internacional.

Nuestra petición de que se formule la más firme protesta ante la Organización para la Unidad Africana y

ante los Gobiernos cuyos representantes concurrieron a dicho acuerdo, no es sino el reflejo de nuestro

unánime sentimiento de reclinar ona intromisión de asuntos internos; que no pretende sino la

desestabilización de una parte de nuestro territorio.

Y ante este intentó de desestabilización no cabe sino una reacción positiva, en el sentido de impulsar

todas las, medidas necesarias para la defensa de Canarias y sobre todo, de legrar, cuanto antes, su rápido

desarrollo económico y social.

España seguirá manteniendo su permanente voluntad de colaboración con todos los países que

contribuyan al mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales, pero no toleraremos ninguna

injerencia en los asuntos que sólo competen al pueblo español»

Las palabras del presidente de la Cámara Baja fueron escuchadas con profundo silencio. El arranque de la

sesión, dentro de la sencillez de que estuvo revestido, tuvo una serena solemnidad que acentuó su

trascendencia y su significado.

 

< Volver