Debate sobre el proyecto de elecciones locales. Corrección territorial al sistema proporcional de elección de los consejeros insulares canarios. 
 El tema canario rompió el consenso UCD-PSOE     
 
 El País.    01/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

EL PAÍS, miércoles 1 de marzo de 1978

POLÍTICA Debate sobre el proyecto de elecciones locales

Corrección territorial al sistema proporcional de elección de los consejeros insulares canarios

E1 tema canario rompió el consenso UCD-PSOE

La regulación del régimen electoral en los cabildos y consejos insulares de Canarias rompió ayer la

entente cordiale que hasta el momento había unido a UCD y PSOE frente a las minorías en la Comisión

Interior del Congreso, desde el comienzo de los debates sobre el proyecto de ley de elecciones locales. La

ruptura favoreció a UCD, que -por dieciocho votos (UCD/AP) contra catorce (PSOE/PCE) y una

abstención (minoría catalana)— logró introducir una importante corrección territorial en el sistema

proporcional previsto para la elección de consejeros insulares.

El texto aprobado, como articulo 37 es el siguiente:

«1. En cada cabildo insular canario se elegirán por sufragio universal, directo y secreto, y en una urna

distinta a la destinada a la votación para concejales, tantos consejeros como a continuación se determina:

Hasta 10.000 resid. en la isla .

11 De 10.000 a 20.000 ......... 13

De 20.000 a 50.000......... 17

De 50.000 a 100.000 ....... 21

De 100.000 en adelante, un consejero más por cada 100.000 residentes o fracción, añadiéndose uno más

cuando el resultado sea número par.

2. La elección de los consejeros insulares se atendrá a lo dispuesto para los concejales en el artículo 11,

constituyendo cada isla un distrito electoral.

3. En el caso de que existieran más de un partido judicial en una isla, la mitad del número de consejeros

menos uno se distribuirá por partes iguales entre cada uno de ellos. A estos efectos, las listas electorales

diferenciarán los candidatos correspondientes a cada circunscripción electoral, y la atribución de puestos

se hará aplicando la regla establecida en él número 3 del artículo 11, separadamente al conjunto de la isla

y a cada partido judicial. El resto, en su caso, se asignará con base en lo dispuesto en el número 2 del

artículo 31.

4. Será presidente del cabildo el candidato primero de la lista que hubiera obtenido más votos en la

elección de consejeros, en la correspondiente circunscripción insular.

5. La presentación de listas, forma de voto y atribución de puestos se efectuarán en la forma prevista en el

artículo 11» (el artículp 11 citado regula la elección de concejales).

Previamente se registró un presagio de la ruptura del matrimonio de conveniencia UCD-PSOE, cuando la

ponencia no logró ponerse de acuerdo sobre la regulación de las elecciones para las diputaciones

provinciales, y el debate sobre este tema quedó aplazado para mañana, tras el paréntesis que impone el

Pleno del Congreso que se celebra hoy.

Iniciado el tema de los cabildos insulares, en el que la ponencia había aceptado por mayoría un texto muy

ambiguo, el diputado canario de UCD Rubens Henríquez opinó que, mediante él, se concentraba la

distribución de los consejeros insulares de forma arbitraria, ilógica y gratuita, en perjuicio de las islas

menores.

El diputado socialista, también canario, Luis Fajardo, ponente,manifestó que el PSOE deseaba potenciar a

los cabildos y constituirlos en eje de la futura autonomía, y añadió que los temas canarios no están, en los

actuales momentos, para «proyectar sobre ellos simples caprichos partidarios o electorales.

El señor Henríquez contradijo este criterio y descalificó el intento de apelar a la sensibilidad ante los

problemas canarios para no entrar en el fondo de la cuestión,ya que no había contestado a sus objeciones

sobre la irracionalidad de la distribución arbitraria de consejeros.

Nuevas interpretaciones por una y otra parte dieron lugar a situaciones confusas y desembocaron en la

petición, por parte de la ponencia, de tiempo para reflexionar sobre los diferentes textos en pugna. Al

término de esta pausa, el presidente de la Comisión, Fernando Benzo (UCD) estableció el orden de

votación, aclarando que el primero de los textos que fuera aceptado por la Comisión sería adoptado en el

dictamen. Sometidos a votación, se aprobó el primero de los textos.

 

< Volver