Autor: Masini, Aglae. 
 Canarias. Para que no se desestabilice el proceso preautonómico. 
 Las dos provincias (Las Palmas y Tenerife) condenadas a entenderse     
 
 Pueblo.    15/03/1978.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CANARIAS

Pora que no se desestabilice el proceso preautonómico

LAS DOS PROVINCIAS(Las Palmas y Tenerife)CONDENADAS a entenderse

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 25. (PUEBLO, por Aglae MASINI.)

Cinco islas menores y dos islas con capitales de provincia forman hoy la región preautonómica canaria,

que tendrá que bascar, a través de nuevas fórmulas, su obviada identidad.

La división del archipiélago en dos provincias —que data de la dictadura de Primo de Rivera— podría

convertirse en un factor de desestabilización si no se llega primero a una conjunción total entre las dos

capitales, si DO se llegan a poner de acuerdo, como dice el pueblo, los mandamos de Las Palmas con los

mandamás de Santa Cruz. Aquí se da el hecho único de que existen dos capitales provinciales, sin que

ninguna de ellas sea capital regional, agravado el detalle con un cierto antagonismo, rivalidad latente

entre las dos.

El asunto se plantea ya a partir de la elección del presidente de la Junta de Canarias, cuya candidatura

oscila entre José Migue) Galván Bello, que es presidente del Cabildo Insular de Tenerife y diputada por la

UCD de Santa Cruz de Tenerife, y el senador por Gran Canaria don Diego Cambreleng Roca, también de

UCD. La decisión es importante., porque determina la vicepresidencia del PSOE. decidida , acuerdo con

pactos suscritos entre los tinco partidos con representación parlamentaria, que deberá recaer

necesariamente en un parlamentario del PSOE.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Canarias estará compuesto por ocho representantes de la UCD,

cinco del PSOE y tres de los partidos que no obtuvieron representación parlamentaria por Canarias, que

son, respectivamente, el PSP. el PCE y AP, uno por cada partido.

Una vez constituida la Junta general se creará una comisión mixta encargada de negociar con el Gobierno

las transferencias de las competencias estatales que habrán de marcar ese primer paso en busca de la

autonomía.

Todo esto a un ritmo acelerado, sin divisiones partidistas y con objetivos concretos como lo es la

preparación de un plan —que habrán de presentar al Gobierno— destinado a paliar no sólo el crítico

problema económico, sino ese desequilibrio entre las islas de importancia decisiva para el futuro

desarrollo de toda la región.

 

< Volver