Autor: Ojeda, Antonio. 
 Las islas Canarias, hoy (y III). 
 Singular valor estratégico     
 
 Diario 16.    15/03/1978.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 34. 

Singular valor estratégico

Situado a ochenta millas del continente africano. A ocho minutos de reactor del Sahara Occidental,

veinticinco minutos de Angola, 35 de Rhodesia. Con una infraestructura «europea», el valor estratégico

del archipiélago canario está fuera de duda para todo el mundo. Que lo digan si no los altos mandos de la

OTAN, Estados Unidos o Francia, que los han destacado públicamente, como el almirante Horacio

Rivero, ex comandante de las Fuerzas de la OTAN, quien declaró: «Hoy por hoy son una posición de alto

valor estratégico para la Organización.» En resumen, un bocado apetecible para todos.

El ministro de Defensa, Manuel Gutiérrez Mellado lo sabe, y por eso viajó recientemente a las islas, para

estructurar un nuevo plan de defensa del archipiélago, «un tema prioritario» según sus propias palabras.

Lo cierto es que en el terreno militar, Canarias sigue siendo lo que era hasta hace unos años: la

retaguardia del Sahara. Todos los expertos consultados por este periódico lo reconocieron y añadieron:

«Evidentemente, la situación ha cambiado y se imponen nuevas fórmulas de defensa.»

Portaaviones natural

Las siete islas y los; seis islotes que componen el archipiélago son estratégicamente un portaaviones

natural y un punto clave para la defensa del estrecho. Situadas como avanzadilla europea en las costas de

África, son una gigantesca estación de servicio de las líneas marítimas que unen Europa con una parte del

continente africano y el cono sur americano. Sus aeropuertos son escala obligada en muchas rutas

internacionales en esa misma dirección. Sus puertos reúnen unas condiciones de infraestructura únicas en

la zona, con la característica de que desde Casablanca hasta el golfo de Guinea, la costa del continente no

reúne condiciones naturales para un puerto de gran capacidad.

Quizá por eso, de alguna forma, ya han sido utilizadas en el contexto geopolítico mundial. En la isla de

Tenerife hay una estación de amarre de un cable submarino tendido entre Ciudad del Cabo y Lisboa, por

medio del cual se pueden comunicar las bases americanas en África del Sur con las de la OTAN.

Estados unidos, por su parte, ha utilizado una base de seguimiento espacial en Gran Canaria en los

proyectos Mercurio, Geminis y Apolo. Según algunas fuentes, la base también ha sido utilizada en el caso

de los satélites HS303A, que sirven para espionaje internacional.

Sin embargo, pocos son los que piensan que las islas puedan ser objeto de algún ataque militar en toda

regla. De hecho, en este terreno sólo hay dos aspectos que preocupa a los mandos de la defensa española:

el posible desembarco «propagandístico» de un comando terrorista independentista, en alguna de las islas

menores, y el papel que jugaría el archipiélago en el caso de un conflicto armado con Marruecos, por los

plazas de Ceuta y Melilla, dado que Canarias se convertiría entonces en un frente de ataque contra aquel

país.

Base española

En cualquier caso, la reestructuración de la defensa de las islas es hoy un proyecto en marcha del

Ministerio de Defensa. Un proyecto con un punto importante: la construcción de una gran base aeronaval

en el sur de la isla de Gran Canaria.

La base ocupará por encima de 400 hectáreas, dispondrá de, al menos, cuatro muelles de atraque y será

capaz de albergar a toda la flota española. Su construcción costará más de 15.000 millones de pesetas y su

defensa dispondrá de misiles superficie-aire, valorados en 1.000 millones de pe-setas, y antiaéreos bitubos

35-90 más elementos de detección por radar sofisticados.

La tentación es demasiado fuerte: en muchos sectores se piensa que esta base, cuya construcción

empleará entre cinco y siete años, pueda ser utilizada por otras potencias, El Ministerio de Defensa ha

salido al paso de los rumores declarando que será «ciento por ciento española», pero la posibilidad de que

eventualmente sea utilizada por la OTAN no está del todo desmentida.

Partidos políticos: Mejorar la defensa

Los partidos políticos del archipiélago se muestran contrarios a esta posibilidad, pero en general todos

manifestaron a D16 que la reestructuración de la defensa proyectada por Gutiérrez Mellado

cuenta, «en lo poco que sabemos», con su complacencia.

«Nosotros somos partidarios —dijo el PSOE-de la neutralización de Canarias. Este es un término poco

usado en derecho internacional, que, sin embargo, puede ser interesante para las islas y que supondría la

inutiti-zación de nuestros puertos y aeropuertos para cualquier tipo de operación militar.»

Claro que esto no significa, según los socialistas, la desmilitarización. «Todo lo contrario —aclararon—;

nosotros pensa-mos que se requiere un sistema específico de defensa del archipiélago y que es necesario

modernizar su estructura, pero sin convertirnos en beligerantes.»

Para el Partido Comunista de España, Canarias es hoy la única zona del país que es objeto «de un desafío

externo. Y eso requiere una política de defensa del territorio que, a nuestro entender, ha de partir de la

neutralización de la zona, siendo Canarias activa en política de paz exclusivamente».

. Los comunistas consideran que no se necesita un Ejército con capacidad de agresión, «porque, en

definitiva, los partidarios de un Ejército agresivo lo son también de pactos con potencias u organizaciones

fue r t e s, lo que no nos conviene en absoluto, pues nos acarrearía mayor vulnerabilidad».

Según manifestó su secretario regional a D16, los comunistas piensan que el Ejército español en las islas

debe perder burocratismo, ganar en movilidad y nivel de tecnificación y vincularse territorialmente al

pueblo canario, permitiendo, por ejemplo, la realización del servicio militar en las islas a sus habitantes.

Dotación inadecuada

La dotación de los tres Ejércitos en las islas Canarias ha sido reconocida hasta por los altos mandos del

Ministerio de Defensa como inadecuada a la situación actual del archipiélago.

El Ejército de Tierra cuenta con un regimiento de Infantería con dos batallones en Gran Canaria y uno en

la isla de Lanzarote. En la isla de Tenerife está acuartelado otro regimiento con dos batallones, más otro,

en cuadro en la isla de La Palma. Una bandera de paracaidista tiene su base en Gran Canaria. Dos

regimientos mixtos de artillería en las islas de Tenerife y Gran Canaria con costa, campaña y antiaéreos.

En Tenerife existe un regimiento de Ingenieros que tiene un batallón en la provincia de Las Palmas.

En la isla de Fuerteventura se encuentra una unidad de élite: el III Tercio de la Legión Don Juan, de

Austria, hoy, según los expertos, es un medio de defensa en perfectas condiciones. En las islas de La

Gomera y el Hierro la dotación militar se reduce a compañías de Infantería con escasamente medio

centenar de hombres cada una.

Por lo que se refiere a la Armada, su dotación en el archipiélago se reduce a un batallón de Infantería de

Marina, dedicado a proteger las instalaciones, y dos compañías de marinería, Cinco barcazas de

desembarco, tres destructores asignados, dos remolcadores y dos algibes completan la dotación, todo ello

con base en la isla de Gran Canaria.

La fuerza operativa del Ejército del Aire se reduce, en la práctica, a una escuadrilla de aviones F-5.

Mejor dotación

Todos los expertos consultados por D16 reconocieron la necesidad de dotar de mejores condiciones al

Ejército español en las islas Canarias. En concreto, se citó la necesidad de dotar a la Armada de, al menos,

20 lanchas patrulleras que permitieran ejercer una acción de vigilancia eficaz en las costas de las islas,

hoy claramente desguarnecidas. Que la Infantería de Marina recupere su papel anfibio y se refuerce con

un batallón, más la dotación de cuatro unidades de transporte, fueron los otros aspectos citados.

En relación con el Ejército de Tierra, los expertos señalaron la necesidad de constituir una defensa

estática en las islas de La Gomera y Hierro, con una compañía reforzada completamente motorizada.

En las dos islas mayores, Tenerife y Gran Canaria, se destacó la necesidad de una sección de carros, dos

secciones de transportes blindados (TOA,s) y dos grupos de artillería de campaña con un grupo de misiles

superfecie-aire.

Helicópteros, aviones C-212 y la modernización de los aviones F-5, que hoy desarrollan misiones de

apoyo a superficie y no de intersección en el aire, fueron los aspectos mejorables citados por los expertos.

 

< Volver