Autor: González Concepción, Francisco. 
 Comenzó el congreso del partido en las islas. 
 Canarias: comunistas por la autodeterminación     
 
 Diario 16.    28/07/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

28-julio-79/Diario16

Comenzó el congreso del partido en las islas Canarias: Comunistas por la autodeterminación

Francisco G. Concepción

TENERIFE, 28 (Corresponsal D16).— Los comunistas radicales se declararon ayer favorables a la

autodeterminación canaria «no como componente marginal de nuestra política, sino como factor de

primer origen», en el inicio del IV congreso del PC canario.

Ayer tarde quedó inaugurado el IV congreso del PCC, al que han asistido más de doscientos delegados

pertenecientes a las siete islas del archipiélago. El congreso despertó la máxima expectación por lo que a

la política regional se refiere, ya que según amplios sectores políticos el partido no ha llegado a clarificar

sus postulados en torno al tema nacionalista que, en definitiva, será el de mayor discusión en estos días.

El sector más radical en el seno de los comunistas canarios, muchos de los cuales mantienen una política

muy próxima a las del UPC, redactó un amplio documento que presentaron en la tarde de ayer y en

la que tras hacer un amplio análisis de la crisis del partido indican que el estrangulamiento de la base

social no se ha superado habiendo aparecido en el campo obrero y social otras opciones que multiplican

sus ventajas cada día y que hoy están presentes en lugares en los que en junio del 77 no pudieron

cristalizar.

Según el mismo documento, «la toma de conciencia nacional canaria entre nuestro pueblo ha hecho pasar

a primer plano una serie de exigencias políticas deducidas de ella. El partido ha quedado al margen de

este proceso».

El sector más radical de las bases del partido que ha venido dando la batalla a lo largo de este año

subrayan que la «razón de fondo de las graves desviaciones que ha afectado la política del partido desde

hace algunos años, podría residir en el desprecio con que se ha afirmado el principio rector en el que

reposa la teoría de la lucha de clases y de la propia función del partido.

 

< Volver