El Partido Popular Canario (PPC) y su ausencia electoral     
 
 El Día.     Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El Partido Popular Canario (PPC) y su ausencia electoral

Tenerife.- EL DÍA.

El Partido Popular Canario (PPC) ha facilitado a este periódico la siguiente información:

Una fuerza política como la nuestra, que en esta Provincia obtuviera 8.000 votos en las elecciones de

junio-77, y que a lo largo de 1978 mantuviera una intensa actividad política, desde unos planos

progresistas y nacionalistas, se encuentra obligado a dar una explicación pública, de su ausencia electoral,

en esta convocatoria de marzo 1979.

Después de la síntesis «slogan» de la campaña de J-77 «un centro auténtico canario», el partido fue

evolucionando hacía posturas más progresistas, por la salida de miembros conservadores y la llegada de

otros más nacionalistas, hasta la culminación del Iº Congreso Nacional del Partido en abril-78, en que se

autodefinió como «partido canario, progresista, socialista no dogmático y nacionalista». Esto, era la

síntesis del análisis realizado por la comisión, ideológica del partido, por lo que el Nacionalismo Canario,

dentro del concepto «nacionalidades», de la entonces en proyecto Constitución Española, tendría que

pasar necesariamente por las bases sociológicas actuales y mayoritarias del pueblo canario, tanto el de

origen como el de adopción, que son sin duda alguna las de un socialismo no dogmático.

Congruentemente con todo ello pusimos en marcha; con otros grupos políticos la Unidad Popular del País

Canario (UPPC.), intento frustrado de Nacionalismo Y Socialismo en enero de 1978. Un nuevo deseo, en

otoño de 1978, esta vez con el nombre de Asamblea Canaria, y con las mismas fuerzas políticas

actuantes, esta también a punto de cristalizar pero, posturas extremistas en lo ideológico y poco clara en

lo nacionalista impiden su consecución, como Frente Canario.

Por último, en enero de 1979, como resultado de la convocatoria de elecciones generales, se forma una

coalición electoral, en la que estimamos no encuadraba adecuadamente el espacio político que nuestro

partido pretendía ocupar, con el nombre de Unión del Pueblo Canario (U.P.C.) a pesar del indudable buen

deseo de todos por conseguir un acuerdo, el Partido Popular Canario, y determinadas fuerzas políticas y

sindicales han quedado fuera de la coalición. Esta, cubre con claridad el espectro más extremo de nuestro

planteamiento, que respetaremos con sinceridad y simpatía, en la medida que no intenten asumir nuestro

propia espacio de socialismo no dogmático y nacionalismo constitucional, no conceptualmente

autodeterminista, pero sí acepta do en la praxis politica.

La historia enseña que no se puede adoptar reiteradamente y en poco espacio de tiempo (de J-77 a M-79)

posturas exclusivamente testimoniales, ni es bueno para el pueblo atomizar las opciones progresistas, ni

confundir los conceptos, desposeyéndolo de su propio valor semántico, de autodeterminación,

autogobierno, autonomía, federación e independencia. Todo ello nos ha inducido a abstenernos en las

actuales convocatorias electorales, que no significa que aconsejemos no acudir a las urnas. Nuestra

actitud, en este sentido es invitar a votar por aquella opción progresista más acorde con los

planteamientos íntimos de cada uno. —Si ninguna convenciera, mostrar su disconformidad con el voto en

blanco—.

A los que creyeron en nosotros en junio-77, y a los que nuestra evolución histórica aquí sintetizada les

parezca congruente, les animamos a que nos ayuden a procurar en próximas confrontaciones electorales

parcelas reales de poder autónomo. Así conseguiremos entre todos, canarias de origen y de adopción, el

ser creadores de nuestra propia historia, no simples espectadores, como hasta la fecha, y poder contribuir

de forma decisiva y pacífica, a obtener un puesto honorable entre el concierto de los pueblos y la

supervivencia de nuestro País Canario.

 

< Volver