En el acto de presentación oficial del Frente Regional Canario, ayer. 
 Duro ataque al centralismo y defensa de las regiones  :   
 García Gómez: Somos regionalistas pero no nacionalistas. 
 El Día.    11/11/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

En el acto de presentación oficial del Frente Regional Canario, ayer

Duro ataque al centralismo y defensa de las regiones

García Gómez: «Somos regionalistas pero no nacionalistas»

Tenerife EL DÍA

Con asistencia de representantes de cinco partidos regionalistas, más un sexto en calidad de observador, y

de los promotores del Frc, tuvo lugar, ayer, sábado, a partir de la una y cuarto de la tarde, el acto de

presentación oficial del Frente Regional Canario en el restaurante «Tagoror», de Santa Cruz de Tenerife.

Julio Manuel García Pérez pronunció unas palabras introductorias para dar cuenta de que el Frente había

nombrado una junta directiva con carácter provisional, cuyo secretario general es José Emilio García

Gómez, y una comisión de admisión y organización, presidida por Ignacio Asín Cabrera.

EL PORQUÉ DEL NACIMIENTO DEL FRENTE

Seguidamente, Jorge Padrón Padrón intervino para explicar el porqué del nacimiento del Frente Regional

Canario. Luego de agradecer la presencia de los otros partidos regionalistas y de los medios informativos,

señaló que con la asistencia de las otras fuerzas regionalistas habían querido crear un clima apropiado y

peculiar para el acto, que se celebraba en un lugar de nombre «Tagoror», altamente simbólico por ser

«palabra con que nuestros aborígenes señalaban la asamblea, el lugar de reunión, el lugar de expresión

donde contrastaban sus pareceres aquellos sencillos hombres insulares».

Calificó al Frc como defensor de los intereses canarios. Y que nacía ante la imperiosa necesidad de

««iluminar el sombrío panorama de una región, la nuestral, que se desenvuelve en una situación difícil,

confusa y peligrosa... al encontrarnos con que los partidos de ámbito nacional no han sabido consolidarse

entre nosotros. Con una situación autonómica que, por desgracia, no ha sido bien entendida o no se ha

querido entender bien. Con los más, que se han comprometido con una línea de gobierno y una

singularísima manera de entender la responsabilidad y el hecho democrático, que ha dado lugar al más

absoluto desconcierto y al máximo descrédito. Porque otros, bien capacitados y dotados, se dividieron

entre sí, por cuestiones más personales y circunstanciales que de fondo y no han sabido encontrar la linea

política adecuada. Porque los que, guardando verdaderos valores del pasado, no han querido aceptar el

juego democrático con sus reglas... Y, por último, porque se sabe de la indudable existencia de ciertas

fuerzas sociales que no han intervenido en política por todas aquellas razones juntas».

«Es por ello —continuó— que surge la idea de crear en Canarias un partido que interprete el verdadero

sentir del pueblo, al servicio de todas y cada de las islas, abierto al progreso, respetuoso con las esencias

de la estirpe, basado en las virtudes del pueblo isleño y con el objetivo de participar en la política

nacional, desde la perspectiva canaria». Dijo, finalmente, que pretendían integrar en el Frc «a todos los

hombre y mujeres que con honradez, espíritu de sacrificio y un entrañable amor a todo lo canario, pero

sin olvidar nuestro sentir patrio, luchen porque la región canaria tenga un futuro esperanzado en el marco

español y europeo».

EL REGIONALISMO COMO NECESIDAD VITAL

En nombre de los Partidos del País Canario, Unión Centro Regional Andaluz, Unión del Pueblo

Navarro, Regional Manchego y Regional de Castilla y León, dirigió la palabra el represntante de este

último, Agapito Gómez. Aludió a que estaban allí porque creían en el regionalismo, una nueva dimensión

política realista ante los problemas que sufren las regiones, los pueblo, las tierras condenadas a muerte en

Castilla y León, problemas extensibles a otras regiones.

«Y es por eso —manifestó— que ha nacido, en estos últimos tiempos el regionalismo como necesidad de

vida para nuestras regiones. El regionalismo es tremendamente realista, no se ajusta a esos cánones

antiguos o clásicos de derechas e izquierdas; el regionalismo es práctico y es el amor a la tierra... los

hombre de los partidos regionalistas queremos hacer aportaciones a la política, no servirnos de ella. Lo

que buscamos los partidos regionalistas es justicia regional; no haremos nunca justicia social ni entre los

hombre de nuestra tierra si no hacemos justicia entre las regiones».

Indicó el político castellano que mientras haya regiones y pueblos privilegiados, paraísos fiscales, jamás

podrá haber justicia social. Y también: «en las regiones se desconfia de Madrid y de los partidos de

Madrid porque a las regiones nos han tratado muy mal nuestros propios políticos que, al llegar a Madrid,

se olvidan de sus pueblos... defendemos, entonces, que nadie es más que nadie; no somos más que nadie

pero tampoco estamos dispuestos a ser menos que nadie: y esto o lo conseguimos los partidos

regionalistas o no lo va a conseguir jamás un partido centralista ni unos señores, agradecidos por un

escaño, que tienen que estar obedeciendo la disciplina de partido o el telefonazo o la llamada del señor

que les ha puesto en la lista electoral... si las regiones deprimidas, oprimidas y olvidadas, eternas

cenicientas, no salen adelante con los partidos regionalistas, no habrá nadie que nos defienda en un

Parlamento... y si algo tiene que discutirse o negociarse en regionalismo, se haga con todas las regiones

presentes. El poder central tiene que convencerse que negociar el regionalismo de espaldas se ha

terminado en este país. Y que el regionalismo no se puede negociar entre el señor Suárez, el señor

Garaicoechea y el señor Pujol; el regionalismo habrá que negociarlo, y habrá que negociarlo a ocho, diez

u once bandas: porque regiones somos todos los pueblos españoles y en igualdad de condiciones».

Denunció Agapito Gómez también cómo las regiones pobres han pagado la factura de la

industrialización de las ricas y reivindico que las negociaciones sean entre todos y con luz y taquígrafos.

EUROPEOS DE SEGUNDA Y ESPAÑOLES DE SEGUNDA

Habló, más tarde, Isacio Sigueiro, de la Unión Centro Regional Andaluz. Hizo un análisis de la evolución

socioecómica española, para concluir que estamos en un tiempo en que debe hacerse la justicia regional.

Enjuició los estatutos de autonomía vasco y catalán como la constitucionalización de unos privilegios

injustos e ilegales que habían mantenido ya dichas regiones durante el régimen anterior; se preguntó por

qué todos los estatutos no han sido iguales ni han entrado en vigor el mismo día, para afirmar: «Se ha

dicho siempre que los españoles hemos sido, con respecto a Europa, ciudadanos de segunda clase: Ahora

tenemos que ser mucho más pesimistas, porque seguimos siendo ciudadanos europeos de segunda pero ya

no somos españoles de primera, somos también españoles de segunda porque hay unas regiones que son

las de primera».

CONTESTA EL SECRETARIO GENERAL

La última parte del acto estuvo centrada en las preguntas de los representantes de los medios

informativos, que contestó el secretario general del Frente Regional Canario, José Emilio García Gómez.

La mayoría de las cuestiones giraron en torno a los treinta y nueve puntos, abiertos a un desarrollo

enriquecedor, que constituya, en su día, el programa político del Frc.

EL DÍA preguntó si el Frc era la continuación de «Al» y de sectores franquistas perfectamente definidos.

García Gómez dijo:«El frente no es continuación de Al, aunque personas que impulsaron una cosa han

promovido la otra. En cuanto al franquismo, pienso que murió con la muerte de su creador... todos, de

algún modo, hemos pertenecido al franquismo, que es historia, y no se puede imputar como un sello

imborrable o una marca de fábrica».

En otro momento, señaló José Emilio García: «Somos regionalistas; la palabra nacionalistas es derivado

de nación, y relacionado con nación estamos refiriéndonos al independentisme. Fue una concesión

gratuita del señor Suárez, al admitir en la Constitución nacionalidades y regiones, tal vez pensando en

Cataluña y País Vasco. Pensamos nosotros que somos todas regiones igual».

Recalcó el secretario general que el Frente nacía, además, porque no estaban de acuerdo en que sólo otro

grupo, del que discrepaba por su autodeterminación, acaparara la canariedad; recordó que Canarias, con

su régimen económico especial, ha tenido una recaudación, algún año, de 9.000 millones de pesetas, lo

que significa una autonomía económica a tener en cuenta. Por último, EL DÍA inquirió por el potencial

económico y de poder que había detrás de los partidos regionalistas presentes y, en concreto, del Frc.

García Gómez respondió: «El potencial es el propio pueblo canario y no hay otro potencial que la unión

de muchos pequeños esfuerzos».

 

< Volver