El profesor Stephan Musto, autor de uno de los informes sobre las islas. 
 El ingreso en la Comunidad, inevitable para el archipiélago     
 
 ABC.    25/04/1982.  Página: 55. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

DOMINGO 25-4-82 ECONOMIA A B C / 55

Las siete islas, a las puertas de Bruselas (I)

El profesor Stephan Musto, autor de uno de los informes sobre las islas

«El ingreso en la Comunidad, inevitable para el archipiélago»

Stephan Musto, nacido en Hungría, director del Instituto Alemán de Desarrollo, con sede en Berlín,

elaboró hace poco más de un año un exhaustivo informe sobre las consecuencias económicas que tendría

para Canarias la entrada en la Europa de los «Diez». Conocedor de España, por haber estudiado en la

Universidad Complutense de Madrid, se declara «amigo de Canarias» y está considerado en estos

momentos como uno de los principales conocedores de la situación y perspectivas económicas del

archipiélago. «Hace seis meses la opinión pública insular estaba más dividida sobre el tema del ingreso en

le CEE. Ahora parece que se van aproximando más las posiciones, hacia la entrada con compensaciones,

por considerar que es algo inevitable», señala.

En su opinión, «cuanto antes y más claramente decidan los órganos canarios cuáles son los intereses

esenciales que deben tener en cuenta, y cuáles son los intereses secundarios,tanto mayor sera la

probabilidad de obtener compensaciones».

Para el profesor Musto, los órganos de gobierno canarios deberían solicitar la supresión de arancel para

ciertas materias primas que entran como «imput» en la economía canaria, como e! tabaco en rama; o bien

solicitar una tarifa exterior común (TEC) reducida para otros productos, que será más factible de obtener.

Pedir que queden fibres de aranceles la entrada de carne procedente del contingente comunitario de los

países ACP. Conseguir esto dependerá —a su juicio— de la fuerza negociadora española. Se podría

conseguir el apoyo de oíros países no productores de carne, como Portugal y Grecia, aconsejando un

compromiso a Sargo plazo.

El comercio de bazar, en su opinión, se va a ver afectado tanto si Canarias entra como si queda fuera de !a

CEE, por producirse una evidente pérdida de atractivo en los precios de estos productos.

En el IVA se debería pedir un tipo reducido, argumentando la baja presión fiscal actual de Canarias. «La

CEE dirá, probablemente, que no es posible, pero los negociadores españoles podrán alegar que hay

regiones en algunos de sus países miembros, como Italia, que poseen tipos diferenciados. De entrada se

puede aceptar los tipos habituases de IVA, y después se podrían variar como se quiera, argumentando que

España uniformará todos sus tipos cuando lo hagan en el resto de la CEE. Negociar demasiado sobre este

punto —insiste— puede ocasionar demasiados problemas.»

«Lo mismo sucede con el mercado del plátano. Les dije en La Trinidad —recordando una reciente visita a

la Secretaría de Estado para la CEE—, si estuviera en su lugar,yo no negociaría sobre este tema porque en

la Comunidad no existe un mercado de reserva internacional del plátano. En el momento en que exista se

estudiará.»

PUERTOS FRANCOS, TEMA DIFÍCIL

Por lo que respecta a la posibilidad de establecimiento de puertos francos una vez dentro de la CEE, el

profesor Musto hace hincapié en que el problema reside en el perfeccionamiento de activos. «En importar

Imputs" sin que paguen la TEC, reelaborarlos y reexportarlos. En esto la CEE es muy restrictiva. La

Comunidad reconoce tradiciones donde ya existen, como sucedió con el antiguo puerto de Hamburgo.

Pero la pretensión de Canarias dé establecer puertos francos para el perfeccionamiento de activos sin que

exista en este momento una industria transformadora no es viable. Si quieren conseguir esto es necesario

que instale ya industrias de este tipo. En caso contrario, en !a CEE dirán no a esta pretensión.* «Sí se

pueden abrir, en cambio, unas zonas libres de impuestos, zonas de bazar.,., aunque r técnicamente no sé

todavía cómo se podría llevar a cabo. Pero es perfeccionamiento de activos supondría una falsificación

del funcionamiento de libre mercancía.»

En el capítulo agrícola, no cree que Canarias se vaya a beneficiar demasiado de las ayudas del FEOGA

comunitario. «No tiene apenas productos que disfruten de una organización de mercado. Puede que

España insista en "obtener una organización de mercado para tomates, patata, pepino, legumbres... Pero

ya espuse que no creo en el beneficio que vaya a producir esa organización. La fruta fresca no se puede

almacenar, ni se puede intentar vendería, a precios competitivos, a otros países cercanos, como los

africanos. No se haría buen negocio realizando esta organización para estas frutas canarias. Es absurdo

pedir precios de referencia más altos para ellos, si se quiere ser competitivos. Las naranjas españolas se

introdujeron en el mercado europeo por le competitividad y la calidad, a pesar de los aranceles.»

URGENTE UN PLAN DE DESARROLLO

En Canarias sigue sin tenerse un Plan de Desarrollo Regional, Musto insiste en ello. «Es básica la

elaboración de este plan. Mientras no se disponga del mismo será imposible obtener fondos de ayuda

regional por parte de la Comunidad. Si se consigue realizar un Plan de Desarrollo bien hecho, Canarias

podría conseguir mucho más de lo que "en su día recibieron otras zonas, como Sicilia. En cuanto al Plan

de Desarrollo Agrario, que tampoco ha visto la luz, el profesor Musto señala que habría que negociar la

excepción para la norma comunitaria, por la que solo se conceden ayudas a las parcelas de más de tres

hectáreas, ya que en el archipiélago son mayoritarias las menores de tal superficie.

A pesar de reconocer una evidente fuerza económica e ideológica al sector de los importadores canarios,

Musto justifica la oposición de éstos a cambiar su situación ante el ingreso en la CEE. «Respeto mucho su

postura porque si pierde este aspecto del libre-cambismo y de los puertos francos, psicológicamente, el

canario perdería buena parte de su identidad.»

Sin embargo, considera que no hay más remedio que ingresar en la Europa comunitaria. «El comercio

internacional se está convirtiendo en un comercio entre bloques. Aunque se rebajen al máximo los

aranceles, esto no supondrá que vaya a haber un librecambismo total Hoy día se está fomentando el

proteccionismo entre estos bloques. Quedar fuera de ellos equivale a quedar semiaislados. Además, si se

produce un descenso del poder adquisitivo en las islas por ese motivo, se reduciría también el nivel de

vida y las propias compras. Por eso hay que integrarse en estos bloques. Es una operación a largo plazo.

No queda más remedio que cambiar las ideas que fueron válidas hace trescientos anos.»

 

< Volver