Sentido de responsabilidad y de futuro en el Congreso del PSOE     
 
 Ya.    07/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

SENTIDO DE RESPONSABILIDAD y de futuro en el Congreso del PSOE

- Felipe González perfiló la tesis del compromiso constitucional para el caso de que no se den unas

elecciones generales limpias a un Parlamento constituyente

- Política de defensa del empleo, primer objetivo socioeconómico

- Brandt, Olof Palme, Nenni y Mitterrand, aclamados en la sesión de apertura

Cuarenta y cuatro años, dos meses y un día después de que tuviera lugar el último congreso del PSOE en

Madrid, este partido ha vuelto a reunirse, a partir del domingo, en el interior para celebrar la XXVII

asamblea soberana del partido.

El primer secretario del Partido, Felipe González, expuso con claridad la tesis del compromiso

constitucional para después de las elecciones, que el PSOE ha venido manteniendo últimamente en las

diversas instancias de la oposición democrática. Fue un discurso deliberadamente reflexivo, no fogoso,

donde hizo un detenido análisis de la estrategia que, a su juicio, deben seguir las fuerzas democráticas, en

busca de una constitución sin residuos autocráticos, y en el caso de que no se celebren unas elecciones

generales y limpias para un Parlamento constituyente. Por otra parte, Felipe González hizo una

exposición de la difícil situación económica por la que atraviesa el país y propuso las líneas generales de

un plan de actuación, que ahora las sesiones de trabajo del congreso se encargarán de perfilar.

El discurso del primer secretario del PSOE no suscitó demasiados entusiasmos, dado el tono mesurado y

realista en que se movió, sin que de ello se pueda deducir una reacción negativa por parte de los

delegados asistentes. De "cauto, posibilista, débil y sin espesor ideológico", ha sido calificado por el

periódico de centro izquierda "La Stampa", de Turín. "González no ha maltratado al Gobierno actual, no

ha reafirmado claramente el abstencionismo en el referéndum, no ha hecho ni siquiera una mención a los

comunistas", decía ayer el filocomunista "Paese Sera". Pero lo cierto es que, visto desde el interior, el

congreso del PSOE está marcado por un profundo sentido de responsabilidad histórica en esta hora

predemocrática del país.

El congreso es plenamente consciente que ha de asumir el pasado, pero no quedarse en él, para desde su

óptica socialista, enfrentarse con serenidad y realismo a los problemas políticos inmediatos. El pasado

apenas estuvo presente en las sesiones plenarias de la primera jornada, a no ser en intervenciones de algún

delegado extranjero, como Pietro Nenni, el dirigente socialista italiano. El congreso mira al futuro, y así

lo hizo constar el presidente de la Internacional Socialista, Willy Brandt, en la rueda de prensa que ayer

tarde mantuvo con los informadores. Las distintas comisiones han comenzado a estudiar las ponencias

presentadas y habrá que esperar a la sesión de clausura del congreso—miércoles día 8— para conocer la

estrategia y contenidos que el Partido Socialista Obrero Español se propone desarrollar en los próximos

dos años.

 

< Volver