Autor: Callejas, Juan José. 
 Sobre el proceso democrático en España. 
 Respuesta afirmativa     
 
 Pueblo.    07/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Sobre el proceso democrático en España

Rueda de Prensa de WILLY BRANDT

Respuesta afirmativa

"No debe confundirse mi presencia como una injerencia en los asuntos internos del partido"

"Llevo las mejores impresiones de este momento fascinante de la historia de este país"

MADRID (PUEBLO, hoy Juan José CALLEJAS.) -- "Está claro que se tiene que producir en cualquier

momento el encuentro entre el Gobierno y la oposición", declaró ayer el ex canciller alemán y presidente

de la Internacional Socialista, Willy Brandt.

La expectación que la rueda de Prensa con Brandt había despertado —cerca de tiento cincuenta

periodistas españoles y extranjeros se apretujaban en una sala— quedó, en parte, defraudada por la

premura de tiempo. Apenas si hubo veinte minutos para que el presidente de la Internacional Socialista

contestara a las preguntas formuladas. Preguntas, por otra parte, que le hicieron los corresponsales

extranjeros, quedándonos los periodistas españoles con las preguntas en la boca.,, y los brazos en alto

pidiendo turno... En fin, otra vez será...

«HONRA AL P. S. O. E. y al país»

Hizo la presentación de Willy Brandt, «que no necesita ninguna», e1 secretario general del Partido

Socialista Obrero Español, Felipe González, quien agradeció la presencia del ex canciller y afirmó que

esa presencia «honra a nuestro partido y, creo, honra a nuestro país».

Acto seguido, al señor Brandt señalo que su presencia en España obedece a tres razones:

Asistir al Congrego del P S. O. E.. «primero que se celebra, en cuarenta y cuatro años, congreso histórico

e importante»; recibir información sobre el proceso democrático en España,y mantener contactos con los

políticos que desde el Poder tienen la responsabilidad del proceso de transición a la democracia.

Manifestó después que había quedado gratamente impresionado a1 escuchar en los debates del congreso a

sus amigos los socialistas, porque en vez de hablar del pasado, como podría esperarse habían hablado del

futuro, demostrando una gran madurez política. Insistió, una vez más, en que el único motivo de su

presencia en España era asistir al Congreso del P S. O. E., y comentó que habla quedado impresionado

por el apoyo mostrado a Felipe González, «que ha recibido muchas menos críticas que las que recibo yo

en nuestros congresos. Este unánime apoyo no es normal y mucho menos después de los largos años de

descoordinación entre los grupos».

ENTREVISTA SUÁREZ

Respecto a la entrevista mantenida esta mañana con Suárez, señaló que habían mantenido un fructífero

cambio de impresiones, pero se negó a hacer cualquier tipo de comentario. Señaló también que no debía

confundirse su presencia en España con un deseo de inferencia en los asuntos internos del Partido. «Yo

—dijo Willy Brandt— sería el primero en oponerme a que cualquiera hiriera la sensibilidad de nuestros

amigos españoles. Cualquier político extranjero que intentara dar recetas o consejos seria un mal

político.»

A una pregunta de si había encontrado diferencias esenciales entre el análisis del momento político

español del presidente Suárez y de Felipe González, Brandt contestó medio en broma medio en serio «que

el presidente Suárez no pertenece al Partido de Felipe González, por lo que parece natural que sus

apreciaciones no coincidan..., aunque, desde el punto de vista de un observador extranjero —y sólo desde

este punto de vista— he podido apreciar coincidencias fundamentales... En todo caso —añadió Brandt—

esta claro que el encuentro entre el Gobierno y la oposición tiene que producirse en cualquier momento».

Sobra el porvenir del proceso de democratización en España, al ex canciller aseguró que a pesar de ser él

moderadamente optimista, su respuesta era afirmativa...

«ABSOLUTO DISPARATE»

El único momento de la breve rueda de Prensa en el que Willy Brandt se mostró duro fue cuando le

preguntaron si habla leído una información aparecida en un vespertino madrileño según la cual el S. P. D.

alemán iba a presionar al P. S. O. E. para que éste rompiera su colaboración, en el seno de Coordinación

Democrática, con el Partido Comunista Español. El ex canciller respondió: «No conozco esa información,

pero de todas formas es un absoluto disparate que no merece el más mínimo comentario.»

Sobre su visita al Rey de España —lo mismo que la hecha al presidente Suárez— aseguró

categóricamente que no suponía la menor injerencia entre las más altas instancias españolas y el Partido

Socialista Obrero Español, sino únicamente un deseo de obtener la mejor información sobre la situación

en este país. Ello no indica —añadió— que no comente con mis amigos del Partido Socialista las

impresiones de estas entrevistas, aunque siempre sin ningún intento de mediación, sino únicamente de

información...

Finalizó la breve rueda de Prensa con la afirmación de Willy Brandt que su estancia la consideraba muy

fructífera y que se lleva las mejores impresiones de este momento fascinante de la historia da España.

Y esto fue todo. Lástima de la escasez de tiempo.

 

< Volver