Autor: Pelayo, Antonio. 
   Para Mitterrand, enl compromiso institucional hará época     
 
 Ya.    11/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Para Mitterrand, el "compromiso institucional” hará época

Creciente tensión entre socialistas y comunistas franceses

En las próximas elecciones presidenciales, los comunistas presentarán su propio candidato

Paris, 11/XII/1976 (Crónica por télex de nuestro corresponsal, Antonio Pelayo.)

Había que esperar la salida de "L´Unité"—órgano oficial del Partido Socialista francés—para conocer el

diagnóstico de François Mitterand sobre el reciente Congreso del PSOE en Madrid. El líder socialista

francés le dedica una parte importante de su comentario editorial, titulado modestamente "Mi parte de

verdad". Y dice así, entre otras cosas:

"Felipe (González, por supuesto) ha inventado una fórmula que hará época: el compromiso institucional.

Significa (tal como yo la entiendo) que los socialistas, en la fase actual, se preocupan menos de la

existencia del régimen, monárquico o republicano, que de su esencia, pluralista o totalitaria."

Más adelante, analizando la táctica del PSOE después del Congreso, Mitterrand, tan cercano ideológica y

estratégicamente como se sabe a Felipe González, afirma: "El rechazo de todo o nada no altera en

absoluto la firmeza del PSOE en el terreno de los principios. El Rey sólo obtendrá de él una tregua,

expresada por la abstención en el referéndum del 15 de diciembre. Todo atentado contra el pluralismo y,

más concretamente, la privación de los derechos civiles al Partido Comunista será denunciado sin

contemplaciones."

Sobre este mismo punto opinan otros periódicos franceses. "Le Quotidien de Paris", por ejemplo, escribe:

"Parece que la actual alianza entre el PSOE y el Partido Comunista español" se vendrá abajo en cuanto los

comunistas tengan derecho a hablar."

Marcel Nidergang, enviado especial de "Le Monde", interpreta de este modo la exclusión del Comité

directivo de algunos de los miembros "madrileños": "Pequeña maniobra, pequeñas querellas internas, con

graves consecuencias, sin embargo, puesto que afectan directamente al tema de la actual unidad de acción

con los comunistas."

Problemas socialistas-comunistas en Francia

El caso español sirve como reactivo para observar la creciente tensión entre socialistas y comunistas en

Francia. Una polémica—la más reciente—acaba de manifestar las divergencias de interpretación de

ambos partidos del famoso "programa común". Se trata del tema europeo, y en concreto de la votación

sobre una mayor responsabilidad de la Asamblea Europea en el tema presupuestario y la creación de un

tribunal europeo de cuentas. Los diputados comunistas en la Asamblea Nacional se han opuesto

coincidiendo en la oposición al proyecto de los ex gaullistas de Chirac. Los socialistas y la mayoría

presidencial han votado a favor. Esta misma composición de fuerzas se da frente a la elección por

sufragio universal del Parlamento Europeo y otras cuestiones comunitarias.

Pero quizá lo más significativo ha sido el anuncio hecho por Georges Marchais, a través de las antenas de

la televisión, de que en las próximas elecciones presidenciales no habrá un candidato común de la

izquierda —como lo fue Mitterrand en 1974—, sino dos, un comunista y un socialista.

Si la mayoría hoy se debate entre giscardianos y chiraquistas. Marchais ha prevenido a los suyos sobre

una posible "mitterrandización" del Partido Comunista. Francia no está dividida en dos únicos bloques;

por lo menos hay que contar cuatro.

 

< Volver