Autor: Jáuregui, Fernando. 
   Perderá la línea socialdemócrata     
 
 Diario 16.    04/12/1976.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Perderá la línea socialdemócrata

Fernando Jáuregui

MADRID, 4 (D16). — El XXVII Congreso del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) "irá en

detrimento de la línea socialdemócrata del Partido", según fuentes socialistas. La elección de una nueva

Ejecutiva, la ponencia política y la ponencia de Estatutos, en la que se discutirá la estructuración federal

del PSOE, serán los puntos principales de este Congreso, en lo referente a los aspectos internos del

partido.

La Comisión Ejecutiva se ampliará, de los trece miembros actuales, hasta diecisiete o diecinueve.

Hombres como el abogado Gregorio Peces-Barba o Solana entrarán en la Comisión. El primer secretario

de la misma, Felipe González Márquez, abogado sevillano, treinta y cuatro años, casado con Carmen

Romero, dos hijos, será nombrado, indiscutiblemente, secretario general.

Candidatos

El actual secretario de Organización, Nicolás Redondo, que es a la vez secretario general de la UGT,

abandonará su cargo en la Ejecutiva, para dejar paso a otro miembro y ocupar una vocalía. Aún no parece

seguro quién desempeñará el puesto de Organización. Se barajan los nombres de Enrique Múgica —

actual secretario de Coordinación—, Alfonso Guerra —secretario de Prensa— o Luis Gómez Llorente —

secretario de Formación.

Existen varios candidatos posibles para la Secretaría Sindical, que hoy desempeña el minero asturiano

Alvárez. También para la de Relaciones Internacionales, que hoy desempeña el médico Luis Yáñez.

Deben permanecer en sus cargos Juan Iglesias, secretario de Emigración; José María Benegas, de la

Secretaría de Relaciones con las Juventudes, y Eduardo López, de la Secretaría de Financiación.

Pero la idea que sugería la creación de una vicesecretaría general fue rechazada en la importante asamblea

de la Agrupación Socialista Madrileña celebrada a comienzos de noviembre. De esta misma asamblea

surgieron nombres de "históricos disidentes", como el de Manuel Turrió, que ahora deben quedar

incorporados a la Comisión Ejecutiva.

El Comité Federal manda

Existen dos tendencias para la elección de la nueva Ejecutiva —la actual se considerará automáticamente

dimitida—: una, que pretende que sea elegida por el Comité Nacional (que pasará a llamarse Comité

Federal); otra, que señala que la Ejecutiva debe ser elegida por el Congreso.

Una ponencia presentada sobre estatutos prevé que el Comité Federal amplíe el número de sus miembros,

de los 31 actuales hasta algo más de 70. De ese modo, el Comité quedaría potenciado, para poder

fiscalizar, de alguna manera, los actos de la Ejecutiva. Se prevé una gran discusión en torno a esta

ponencia, al igual que sobre la ponencia política presentada por Madrid, de tono "rupturista", según la

definición de un militante. Los votos de censura a la actuación de algunas Secretarías de la Comisión

Ejecutiva también cooperarán al cambio de línea en la dirección del PSOE, en la que ahora se verán más

representadas Federaciones importantes como Asturias, Alicante, Madrid o Málaga, superando lo que ha

venido en llamarse el "eje Sevilla-Euzkadi".

Corrientes

Existen, dentro del PSOE, varias corrientes, de desigual importancia. La socialdemócrata resulta

minoritaria, calculándose que, en Madrid, representa el 5 por 100 de los militantes, aunque entre ellos se

encuentran nombres prestigiosos. Otra corriente, representada por el colectivo Largo Caballero —donde

se encuentra, entre otros, Pablo Castellano, quien no se presentó a la votación para asistir como delegado

al Congreso—, incluye en su seno simpatizantes trotskistas; también es minoritaria. El colectivo Pablo

Iglesias representa una corriente mucho mayor, más acorde con la línea actual del partido, aunque se la

encuadra habitualmente dentro del "ala izquierda".

 

< Volver