Los internacionales otra vez en Madrid     
 
 El Alcázar.    07/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

LOS INTERNACIONALES, OTRA VEZ EN MADRID

Apenas cuarenta años separan una de otra imagen. Los personajes —algunos de ellos— se han renovado,

aunque otros sigan siendo los mismos. El escenario, también es distinto, aunque siga siendo igual. Porque

iguales son las ideas y las tendencias inspiradoras; iguales los saludos puño en alto; idéntico el canto de

"la Internacional". La imagen rancia de la foto superior, en la que el escenario teatral orlado de banderas

rojas está presidido por la barbada figura de Carlos Marx, corresponde al homenaje que las Juventudes

Socialistas Unificadas —mandadas por Santiago Carrillo, entonces joven delfín del socialismo

largocaballerista, ya entregado en alma y cuerpo al comunismo— rindieron a los combatientes de las

Brigadas Internacionales. En la foto inferior, mitad rancia, mitad actual, otro joven socialista —Felipe

González, delfín del P.S.O.E. que defiende la solidaridad con el partido comunista, como en su día hiciera

el hijo —traidor de Wenceslao Carrillo— recibe los aplausos de los excombatientes de las Brigadas

Internacionales llegados a Madrid para asistir el XXVII Congreso Socialista. En el telón de fondo no está

Marx, pero el P.S.O.E. es, según el joven Felipe: "un partido revolucionario, marxista y de clase".

Tampoco están las banderas rojas, pero los slogans siguen siendo los mismos. También entonces se dijo

que "socialismo es libertad". Pero los comunistas impusieron la más cruel y férrea dictadura, contra la que

hubieron de sublevarse los socialistas de Besteiro, los cenetistas y los militares de Casado.

Evidentemente, los personajes —algunos de ellos— se han renovado, aunque otros sigan siendo los

mismos. Sólo el alma de don Julián clama al cielo contra la farsa.

 

< Volver