Autor: Santis, Antonio de. 
   La peripecia inglesa del socialismo español     
 
 Ya.    20/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA PERIPECIA INGLESA DEL SOCIALISMO ESPAÑOL

DICHO así, tan generosamente, cualquiera puede pensar que trato de resumir o narrar simplemente las

relaciones del socialismo español con el contexto político británico. No se trata de eso. Mi intención es

mucho más modesta y se refiere exclusivamente al último y, según algunos, provechoso viaje del

secretario general del PSOE renovado, don Felipe González, a la localidad inglesa de Blackpool, invitado

por el partido laborista para intervenir en un pleno del congreso.

SE han dicho tantas cosas a propósito de este viaje... Entre las afirmaciones más curiosas está la de que el

Gobierno inglés aceptará la realidad democrática de España .de cara al ingreso en el Mercado Común

cuando el partido socialista—"nuestros hermanos los socialistas españoles"—la den por buena. Tengo que

decir que el día 29 de septiembre, en el hotel Imperial, de Blackpool, estuve conversando, en compañía de

algunos colegas españoles, con don Felipe González por espacio de unas cuatro horas en total. Y es cierto

que el secretario general del FSOE dijo algo por el estilo. Pero también lo es que el personaje inglés que

hizo tal afirmación no fue el primer ministro, Callaghan, sino Michael Foot, líder de la Cámara de los

Comunes y del ala izquierda del partido laborista. Difícilmente el fogoso Foot, que vendrá al congreso del

PSOE a primeros de noviembre, puede responsabilizarse en el futuro de tal afirmación.

EL futuro... Ahí es nada. El futuro significa para España que no estará en condiciones de pedir la

integración en el Mercado Común por lo menos hasta 1980. Pero el futuro significa también para el

partido laborista Inglés unas elecciones generales, posiblemente anticipadas, y un muy probable triunfo

conservador a poco que 1a señora Thatcher sepa mover la campaña electoral. ¿Podrá el izquierdoso

laborista señor Foot responsabilizarse de una afirmación semejante con un gobierno conservador en el

poder?

HAy otro tema que ha calido a la palestra con motivo de la presencia de González en Black

pool. Me refiero al tema de Gibraltar. Según las malas lenguas, el líder español se habría resignado a no

presentar reclamación alguna sobre la Roca como pago por el apoyo exclusivo del laborismo a su

grupo—PSOE renovado—español. Sobre este tema hablamos con González. La impresión que yo saqué

fue que el tema no se había planteado por ´la sencilla razón de que las relaciones entre partidos

socialistas—y menos en la situación del español— no alcanzan tanta altura. Si Felipe habló de que

Gibraltar era un tema de descolonización—como apunta algún cronista—, supongo que su cita es correcta

y no merece mayores análisis.

TAMBIÉN se ha hablado mucho acerca del triunfo del líder español en el congreso de Blackpool. Es

cierto que los mil delegados—sindicales y políticos—presentes en el Winter Gardens (escenario casi tan

decadente como la imagen que ofreció allí el Labour Party) se pusieron en pie y lo ovacionaron con brío

cuando subió al escenario. Pero no es menos cierto que muchos oradores fueron mas ovacionados que

González—tal vez por mejor comprendidos, ya que Felipe no habla inglés y la versión del traductor

chileno perdía fuerza—, y tampoco lo es menos que ni un solo periódico de Londres citó al líder socialista

ni se refirió, ni siquiera como simple noticia, a su intervención. Y soy testigo de que, mientras

hablábamos en el vestíbulo del hotel, al aparecer el "premier" Callaghan, al hacérselo notar, González

dejó escapar una expresión que no era precisamente de contento. Supongo que Callaghan no llegó a

advertir la presencia de González. Desde luego, pasó a su lado sin saludarlo.

NO trato de minusvalorar—y mucho menos reducir o menospreciar—la importancia de la cala británica

del socialismo español. Sencillamente hablo como testigo. Tal vez en próximo trabajo vaya más al fondo

de la conversación con el secretario general del PSOE, que, dicho sea como colofón, me pareció un

hombre magníficamente preparado y con una gran capacidad—lógica—en su dialéctica.

Antonio DE SANTIS

YA 20 X 76

 

< Volver