Autor: Tierno Galván, Enrique. 
   Una campaña de aprendizaje     
 
 El País.    12/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Una campaña de aprendizaje

ENRIQUE TIERNO GALVÁN

Presidente del Partido Socialista Popular Candidato al Congreso por Madrid

Estamos a punto de llegar al fin de la campaña electoral y es el momento oportuno para recapitular no

sobre su significado general, que de sobra lo sabemos, sino sobre su contenido en cada uno de sus

aspectos concretos. Desde luego, por falta de preparación, por un. incuestionable reflejo franquista que

aún subsiste en el orden del comportamiento, esta campaña no ha sido un modelo que debamos seguir en,

el futuro para llegar a una autentica sociedad libre. Los partidos políticos, en cuanto se refiere a nuestro

modo de actuar, tenemos mucho que aprender.

Por otra parte, y esto se ha dicho repetidas veces, nadie o casi nadie se ha presentado como realmente es.

Nos hemos inventado una opinión pública que puede que no coincida con la real y nos hemos dirigido a

ella como quien dialoga con los fantasmas de su cerebro.

Pero quizá todo esto sea de menor importancia, si se piensa en la necesaria ligereza con que se han tenido

que hacer, a mi juicio las listas de candidatos para el Congreso. A veces, me quedo asombrado pensando

en que algunos, tal vez bastantes, de los que serán elegidos diputados puedan carecer de la capacidad

suficiente para contribuir a las tareas legislativas. Lamentaría mucho que se entendiese lo que digo

interpretándolo mal, es decir, como una ofensa, cuando sólo quiero que prevalezca la verdad, hoy tan

necesaria, para que nos oriente y conduzca a todos, A. mi juicio, pueden salir elegidas unas

Cámaras que tengan serios problemas para afrontar la difícil situación en que el país se encuentra y para

poder contribuir eficazmente a la solución de los muchos problemas que pesan sobre España. Ojalá las

próximas Cortes no se conviertan en algo parecido a un meeting permanente.

Es también razonable que se haya, propendido a mostrar los graves defectos de la Administración yv en

general, de las instituciones heredadas. No obstante, el arreglo de las deficiencias y defectos no se

consigue tan sólo por enunciarlos o denunciarlos.

Han surgido, y era natural que fuera así, miles de protestas en todo, los sectores económicos, sociales y

políticos del país, pero nadie, o casi nadie, ha dicho con responsabilidad y públicamente que para arreglar

tanto desorden heredado hace falta algo que lo arregle y que ese algo ha de ser un Estado democrático que

tiene que tener fortaleza y, sobre todo, ayuda popular y pragmatismo para resolver los problemas

económicos. Si el Estado carece de estos requisitos mínimos, no será fácil que tape los mil agujeros que

se han abierto en el saco nacional. Y para eso hace falta un esfuerzo común y sacrificio por parte de

todos.

Vista la campaña electoral, ahora cuando acaba, aparece, por lo menos ése es mi criterio, poco

responsable, sin visión de lo que es comunitario y en exceso orientada a cultivar los huertos propios en

detrimento del jardín común, Es probable que el momento actual justifique todo esto, pero también es

verdad que tenemos mucho que aprender para alcanzar la normalización democrática que todos

necesitamos. Hemos acudido a una cita histórica obligados por las circunstancias, pero con clara

conciencia de las limitaciones que nos han sido impuestas. Pese a ello, tenemos la obligación, y el deber

de seguir luchando tenazmente para. construir una auténtica democracia que nos permita, en libertad,

alcanzar el socialismo que propugnamos.

 

< Volver