Declaraciones de Don Felipe González. 
 La oposioción no puede renunciar a la presión popular     
 
 Informaciones.    27/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

DECLARACIONES DE DON FELIPE GONZÁLEZ

«La oposición no puede renunciar a la presión popular»

MADRID, 27 (Resumen de LOGOS).

Las fuerzas políticas democráticas no pueden renunciar a la presión popular pacifica sobre la estructura

autocrática del Poder. Eso es lo que les da credibilidad y una cierta patente para negociar», ha declarado a

la agencia Logos el secretario general del partido Socialista Obrero Español (P.S.O.E., renovado), don

Felipe González.

El señor González ha añadido: «La oposición no puede demostrar su fuerza de ninguna otra manera.

Creo que la movilización de masas es necesaria, y sobre todo teniendo en cuenta que son con un espíritu

auténticamente ciudadano y pacifico y que además van acompañadas de un interés por negociar con el

Gobierno»

Otros puntos de interés de estas declaraciones son los siguientes:

— «Coordinación Democrática y las instancias unitarias han convocado "actos políticos" para la primera

semana de noviembre, que fundamentalmente consistirán en "actos de movilización pacifica", con los

límites de los locales cerrados; es decir, dentro de unos márgenes de control posible, para evitar

provocaciones de otros sectores.»

— «La derecha siempre va a reaccionar, porque no quiere la democracia; me refiero a la derecha que no

quiere la democracia, puntualizo. No hace falta buscarle ninguna justificación, como bien puede

verse por lo que está pasando en el país.»

— «El Gobierno, ante el posible fracaso frente a unas Cortes no representativas, no tiene más remedio

que pasar por encima de las instituciones y negociar con las fuerzas políticas y democráticas. Este es

un camino que les toca seguir, aunque las Cortes acepten su "harakiri". No hay otra alternativa

política para el país.»

— «A nivel practico, nadie desconoce las dificultades que podrían existir hoy en la actual coyuntura

española ante una eventual alianza electoral o de gobierno de los socialistas con los comunistas. En

los primeros momentos de la consolidación de la democracia, a nadie se le oculta las dificultades que

podría haber para esta alianza, que podría poner en peligro la estabilidad del proceso democrático,

dado el comportamiento reaccionario y ´´golpista" de la derecha durante un siglo.»

 

< Volver