Autor: Barra, Alfonso. 
   Felipe González no habló de Gibraltar en Blackpool  :   
 El dirigente del PSOE criticó el programa de reformas en su intervención ante la Asamblea del Partido Laborista. 
 ABC.    30/09/1976.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC, JUEVES 30 DE SEPTIEMBRE DE 1976

ABC EN LONDRES

FELIPE GONZÁLEZ NO HABLO DE GIBRALTAR EN BLACKPOOL

El dirigente del P. S. O. E. criticó el programa de reformas en su intervención ante la Asamblea del

Partido Laborista

Londres, 29. (De nuestro corresponsal.) En la asamblea del Partido laborista, en Blackpool al final de las

deliberaciones de esta mañana, el dirigente socialista don Felipe González ha hablado doce minutos para

exponer 1a problemática española en relación con la libertad.

También ocupó la misma tribuna don Carlos Parra, secretario internacional del socialismo chileno,

acaparó las máximas ovaciones de este paréntesis dedicado a la fraternidad con los correligionarios

extranjeros. El año anterior le correspondió a Mario Soares la distinción de llevar al seno del laborismo

los presentimientos de la victoria de los socialistas portugueses.

La intervención del señor González pueda encajar en el género denominado «tacha contra la dictadura».

Advierte que con la muerte del dictador, España entra en una laso nueva, y a la transición política se

agrega la crisis social y económica. El pueblo, con exquisito sentido de la madurez política, va

conquistando y ocupando amplias parcelas de la libertad, sin ánimo de «revancha» —desquite, sin duda.

Busca la via más pacifica para alcanzar la democracia,

POCAS VARIACIONES.—Entiende el señor González que el Poder no ha podido o no ha querido

comprender el cambio experimentado en el país. La represión sigue siendo el método aplicado frente a las

demandas de libertad.

Las instituciones no han variado en lo esencial. Tan escasas modificaciones quedan de manifiesto con "la

vigencia de la misma legislación que hizo posibles las ejecuciones de cinco jóvenes el año pasado".

La oposición ha renunciado a aspiraciones partidistas en beneficio de la unidad. El Gobierno admitió que

la soberanía reside en el pueblo y que a éste le corresponde determinar su destino. A pesar de esa

declaración de principios, el señor González está en contra del programa de reformas. No es posible

invocar la participación y la colaboración del pueblo mientras no le devuelvan todas las libertades, sin

necesidad de enfrentarse con las fuerzas del Orden Público cuando pretende ejercerlas.

MOMENTO DE CRISIS. —El momento actual se caracteriza por la crisis de todo un Estado totalitario.

Concluye con una. metáfora poética: como ha nacido y ha vivido bajo una dictadura, siempre creyó

posible negociar el calendario de la transformación del régimen para subir del pozo de la dictadura hasta

la superficie de la libertad. El señor González ha sido aplaudido insistentemente.

Antes del discurso del «líder socialista más joven de Europa», según fue presentado en Blackpool, se

opinaba que el señor González aprovecharía la oportunidad para exponer su pensamiento ante la

insistencia británica en mantener el régimen colonial en Gibraltar. El rumor, sin embargo, no sería

confirmado.

Al Congreso del Partido Socialista del señor González, en noviembre, asistirán entre otros, varios

políticos ingleses con Mr. Michael Foot al frente, verdadero icono laico de la izquierda del partido. El

dirigente español y sus asesores asistirían esta tarde a una reunión del grupo Tribune, motor y aglutinante

de la izquierda laborista que tantos quebraderos de cabeza proporciona a Mr. Callaghan y al Gobierno.

A. BARRA.

 

< Volver