Autor: Sánchez Carrasco, Ernesto. 
   Sobre un programa televisivo     
 
 ABC.    04/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ABC

Sobre un programa de televisión

¿Qué pensarán los mejicanos de lo que puede ser nuestra España, después de haberla visto en

«Reencuentro»?

Pues, señores míos, si yo fuera mejicano pensaría que. por supuesto, carecemos de monumentos, que no

tenemos ni museos, paisajes, ni costas y, sobre todo, que vivimos como topos, saliendo y entrando por

túneles subterráneos toda la noche. ¿Y sobre las artistas que nos han representado? Fuera de María

Dolores Pradera, que vestía magníficamente, y Julia Gutiérrez Caba, que demostró ser una señora,

tuvimos que . sacar a Massiel para que una vez más, presumiera publicamente de esperar( un hijo sin

tener marido. Y, sobre todo, contar a los mejicanos (qué les importará, digo, yo), que a su futura hijo le

llaman «el niño de las elecciones». ¿Pero, desde cuándo? Total, señores, vergonzoso.—Claudio

FUENTES

Señor director:

Protesto ante Televisión. Española. ¿Es que ya no hay límite entre lo decente v lo indecente?

Reiteradamente hemos visto en televisión alguna señora o señorita que se jacta

ERCOLES 4 DE MAYO DE l977.

de haber concebido un hijo al margen del matrimonio. Siempre los hubo (y merecen comprensión los

autores, porque todos somos flacos), pero nunca fue motivo para jactarse de ello, para gloriarse y

exhibirse, sino, más bien, para lo contrario.

¿O es que la sociedad fue siempre estúpida y sigue siéndolo al repudiar estas conductas?

Señor director de TV.: ¿No le parece esto un insulto o una mofa para millones de matrimonios que cada

día luchamos por ser decentes. Por ser honestos, por ser fieles?—Ernesto SÁNCHEZ CARRASCO

Señor director:

Como madre de cuatro hijos menores de quince años, protesto por la presencia de Massiel en televisión,

la, noche del domingo 24 de abril.

Su conducta y vida privada es cosa suya pero nunca para que penetre en nuestros hogares. Televisión

Española tiene que tener control de la moralidad de sus programas.—Esther FERNANDEZ

 

< Volver