Clausurado el I Congreso Nacional de Alianza Popular. 
 Está en juego España, coinciden los dirigentes de los siete partidos federados     
 
 Ya.    08/03/1977.  Página: 13-15. Páginas: 3. Párrafos: 86. 

8-III-77

INFORMACIÓN NACIONAL

CLAUSURADO EL I CONGRESO NACIONAL DE ALIANZA POPULAR

"ESTA EN JUEGO ESPAÑA", COINCIDEN LOS DIRIGENTES DE LOS SIETE PARTIDOS

FEDERADOS

"España es nuestro único gran compromiso, y para mejor servirlo os pedimos ya vuestro voto, vuestro

sacrificio y vuestro esfuerzo", dijo Fraga Iribarne en su discurso

"La lucha electoral no se va a tratar de una noble contienda en campo abierto y a la luz del sol", según

Thomas de Carranza

"Para que España recobre su pulso serán necesarios algunos años de abnegado esfuerzo de todos",

manifestó Martínez Esteruelas

López Rodó defendió la unidad nacional: "Aquí no hay más nación que España. El Estado español es una

construcción jurídica y, por tanto, adjetiva. Lo sustantivo es España"

Según Fernández do la Mora, las tendencias políticas se configurarán en estas tres principales

alternativas: Socialismo, centrismo y Alianza Popular

"Creeré en el eurocomunismo el día que haya partidos políticos, libertad de expresión y elecciones libres

en los países del Este europeo", afirmó Silva Muñoz

Licinio de la Fuente defendió el programa social de AP, al que calificó de avanzado

(Más de cuatro mil personas abarrotaron los auditorios A y B del Palacio de Congresos y aplaudieron en

numerosas ocasiones a los oradores)

"Está en juego todo: la unidad de España, su desarrollo económico, su paz social, su prestigio

internacional. Para salvar todo ello debemos todos discurrir más, trabajar más, esforzarnos más y estar

cada día más unidos. Nuestro país fue grande cuando asumid a la vez un pasado lleno de tradiciones y

realizaciones y un futuro pictórico de ideales y de desafíos. Nuestro país se despeñó cada vez que olvidó

las realidades del presente y de] pasado inmediato y escuchó los cantos de sirena de un porvenir incierto y

utópico", ha dicho don Manuel Fraga Iribarne, secretario general de Alianza Popular, en el discurso de

clausura del I Congreso Nacional de AP, celebrado durante el sábado y el domingo en el Palacio Nacional

de Congresos y Exposiciones del Ministerio de Información y Turismo.

Las palabras del señor Fraga pusieron broche final a las intervenciones de los dirigentes de los restantes

partidos federados en Alianza Popular y de los observadores extranjeros. Los auditorios A y B, que

pueden quedar convertidos en uno solo, se encontraban completamente abarrotados, calculándose en más

de cuatro mil las personas asistentes, todas ellas enfervorizadas por las palabras de sus líderes, que

aplaudieron en numerosos pasajes.

En su discurso, el señor Fraga Iribarne destacó la importancia del Congreso, los importantes trabajos que

se han realizado a través de las distintas ponencias y el espíritu y comportamiento ejemplares de los

asistentes. Se refirió a las ideas que unen a los grupos que integran Alianza Popular. "Esas ideas, son bien

conocidas —dijo—. Son también ideas importantes, que se basan en principios eternos del derecho

natural, del patriotismo y de la convivencia ordenada; que están respaldadas por la experiencia histórica y

por el sentido común."

Tres bases fundamentales

Fue enumerándoles:

En primer lugar, la unidad nacional. Nosotros respetamos y compartimos el amor a la patria chica;

creemos en la vitalidad social y cultural de las regiones de España, pero no concebimos que se intente

por algunos dar marcha atrás al reloj de la Historia, para volver al mundo tribal anterior a la

romanización o a los reinos de taifas medievales. No puede aceptarse nada contra España o por encima de

España. Que se den hacia adelante todos los pasos necesarios, hacia una mejor ordenación territorial

y hacia una mayor participación en Europa.

En segundo lugar, el orden y la ley. Precisamente porque deseamos mayor libertad para todos los

españoles, defendemos que esta libertad sólo es posible dentro del orden y de la legalidad. Sin orden hay

anarquía, intimidación, temor; donde se enfunda la espada de la justicia reaparece la bomba y la

metralleta del terrorista. Sin ley todo es arbitrariedad.

En tercer lugar, administración seria, eficaz y ajena a toda sospecha de corrupción. Una

administración que no deje derrumbarse el sistema escolar durante un curso entero; una

administración que no aplace durante meses y meses cuestiones importantes e inaplazables; una

administración desligada de la política pequeña y de los cambios constantes de los cuadros

ministeriales; una administración al servicio efectivo y diario de todos los españoles.

Luego señaló que "defendemos la estructuración institucional del Estado, basado en la Institución

tradicional de la Monarquía, adaptada a las realidades sociológicas y a las fórmulas constitucionales de

las sociedades modernas, y en el orden democrático que éstas requieren como fundamento último de la

legitimidad política".

Respecto al programa de AP, dijo:

"Habéis visto los amplios objetivos de reforma económica, social y cultural que, con precisión (eludida

por otros grupos), expone nuestro programa. Ahí están todos los grandes temas de la vida del país, desde

el campo a la Seguridad Social, desde la libertad de enseñanza a la defensa de la familia. Nadie podrá

decir que es un programa incompleto, falto de seriedad o de equilibrio o que mira hacia atrás."

En su intervención, el s e ñ o r Fraga manifestó también: Lo que sí deseamos es sacar al país de su

situación de incertidumbre y devolverle su ilusión de paz fecunda y de desarrollo dinámico y pujante. Lo

que queremos ea que termine la algarabía de las injurias al pasado y la cacofonía de las propuestas

confusas, y que al país se le presenten de una vez alternativas claras y terminantes para que se pueda

decidir en serio. Una vez más, en la ejemplar actitud del pueblo español, muy superior a la mayoría de sus

políticos, habría que repetir la famosa exclamación del "Poema del Cid": "Dios, qué buen vasallo si

tuviera buen señor."

Hay que restablecer la confianza del país; restablecer el principio de orden y de autoridad; devolver el

sentido de la ley; que todos veamos, claro hacia dónde vamos.

Avance del marxismo

Es un hecho el avance constante del marxismo, su infiltración en las escuelas, en los medios culturales

y en los de comunicación, en las organizaciones sindicales, vecinales y campesinas. Mientras se

promueve desde múltiples sitios el enfrentamiento entre los hombres y los grupos sociales, no se

oye hablar en el país de una sola idea modernizadora, de un plan de gran ambición, de un

relanzamiento del país hacia adelante, hacia el siglo XXI. Faltan ideas originales sobre los grandes

problemas de la energía, del urbanismo, del medio ambiente, de la sanidad y tantos otros. Sólo se

oye hablar de revanchas, de resentimientos, de pequeños intereses, de ver cómo se estudia y se trabaja

cada vez menos.

Al país hay que decirle la verdad: que tenemos que ponernos de una vez a trabajar, a rendir, a

producir; que no podemos perder más horas de trabajo, de clase, de oficina; que nos espera una

tarea impresionante para que España tenga de verdad la infraestructura necesaria, la capacidad de

aprovechar todos sus recursos. La solución humana a los problemas en todas las situaciones de sus

ciudadanos.

 

< Volver