Declaraciones de Fernández de la Mora. 
 Alianza Popular Garantiza la continuidad     
 
 El Alcázar.    23/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Declaraciones de Fernández de la Mora

ALIANZA POPULAR GARANTIZA LA CONTINUIDAD

- "Entiendo que la unidad de España se hace potenciando las regiones; y que la defensa de

las regiones se hace desde la unidad nacional"

- "Confío en que el sentido común de la clase política y la propia mecánica electoral obliguen a

un proceso de concentración de los partidos"

MADRID-REDACCION:

Don Gonzalo Fernandez de la Mora, presidenta da Unión Nacional Española y dirigente de

Alianza popular ha concedido unas importantes declaraciones al diario gerundensa "Los Sitios"

durante su estancia en la Ciudad Condal, declaraciones que por su ínteres, ofrecemos a

continuación:

Sobre el actual momento político:

-La veo con preocupación. En primer lugar, por la atomización de los partidos pórticos: en

este momento hay un centenar ya legalizados, y hay, si no me equivoco, alrededor de medio

centenar más pendientes de la legalización, con lo cual vamos a batir un "record" de la historia

universal de la democracia de partidos. Y es bien sabido, que no ya con ciento cincuenta sino

tan sólo con veinte, al funcíonamiento del sistema es difícil. Por lo tanto, esta división es un

factor de preocupación en estos momentos. Yo, sin embargo, confío en que el sentido común

de la clase política y la propia mecánica electoral obliguen a un proceso de concentración. Sí

esto no se produce, pasaremos momentos difíciles.

Sobre el programa de Alianza Popular:

^Nuestro programa es profundamente regionalista. Enraizados como estamos en la

concepción tradicional del Estado, la afirmación, la potenciación de las regiones es punto

esencial de nuestra manera de convivir y de concebir España. Pero nuestra tesis es que la

potenciación de las regiones debe ha cerse dentro de la unidad nacional. Entre otras razones,

por una importantísima, cual es que creemos que a las regiones sólo se las defiende desde

la totalidad de España. Yo no me imagino,

por ejemplo, que los intereses de Galicia -repito que por poner un ejemplo- puedan ser

defendidos dentro de unas Cortes de quinientos miembros, sólo por los diputados gallegos;

tendrán que tener, como es lógico, el apoyo de varios centenares más de diputados. De ahí

que, como lo ha demostrada la historia de los últimos años, los grandes intereses locales y

regionales han sido defendidos a nivel nacional. Yo entiendo que la unidad de España se

hace potenciando a las regiones; y entiendo que la defensa de las regiones se hace desde la

unidad nacional. Esto quiere decir que nosotros estamos dispuestos a ir más lejos que nadie en

una política de autonomía, de respeto a las tradiciones y a las instituciones locales,

comarcales, provinciales y regionales; y que estamos dispuestos a ir tan lejos, o más, que el

que más en esta afirmación y potenciación de lo que hay de personalidad en les diversas zonas

de España. Pero, en cambio, somos contrarios a las fórmulas federalistas; somos contrarios al

tratamiento déscriminado del tema y creemos que Regionalismo y Fueros, para todos. Y,

naturalmente, somos absolutamente adversarios de una España rota. Creemos que la costosa

unidad

nacional, lograda durante siglos, es uno de los valores y de las fuerzas mayores de nuestro

país, y que eso dábamos salvarlo y servirlo todos con lealtad, con soidaridad y con amor".

En cuanto a la estrategia del Gobierno frente a Alianza Popular, .

-Yo ese pronóstico que le he hecho no lo hago con temor, sino que lo hago con satisfacción y

con esperanza. Porque creo que "Alianza Popular" garantiza el orden, garantiza la continuidad

del desarrollo, garantiza el restablecimiento de la confianza inversora; garantiza, insisto, la

continuidad en el ritmo del desarollo de los últimos años y la estabilidad constitucional. Y todo

eso lo hace con gran respeto a las Iibertades individuales, locales, comarcales, provinciales y

regionales, y las de todos los españolas. Yo no creo que ésto pueda inspirar temor a nadie, si

tiene un planteamiento patriótico; naturalmente, si tiene un planteamiento digamos muy

partidista, entonces podría preocuparte nuestro crecimiento si pudiera afectar a su sector. Pero

yo confio en que la mayor parte de los hombres públicos, por no decir todos -y yo desearía

que, lo fueran todos- antepondrán los intereses nacionales y generales a los intereses de

facción, y que tendrán una visión patriótica de la situación actual y del futuro.

23 MARZO 1977

 

< Volver