La enfermedad juvenil del PSOE     
 
 El Alcázar.    04/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Instantánea

LA ENFERMEDAD JUVENIL DEL PSOE

DECÍA Lenín que el izquierdismo era la enfermedad infantil del comunismo. La

historia

demuestra que, a su vez, el leninismo es la enfermedad juvenil del Partido

Socialista Español

(PSOE).

El Congreso de tas Juventudes Socialistas que acaba de celebrarse en Madrid, a

la sombra de

la bandera republicana, ha señalado tres etapas para realizar su programa

socialista:

1ª. Ruptura democrática "a niveles juveniles" (?)

2ª. Profundización de la democracia "traspasando los niveles formales". (!).

3a. "Etapa de hegemonía de la clase trabajadora, que accede al poder e inicia el

tránsito a la

sociedad socialista". (III).

Los jóvenes cachorros del PSOE se reafirman de esta forma en la línea clásica

del marxismo-

leninismo, que poco tiene que ver con los propósitos democráticos esgrimidos, a

la hora de

captar votos, en las pasadas elecciones. Dejando a un lado que no entendemos

bien que

quiere decir "ruptura democrática a niveles juveniles", como no sea una nueva

reglamentación de las discotecas, lo que no deja lugar a dudas es lo que

significa traspasar

"los niveles formales" de la democracia. Significa que las "libertades formales"

o, si se prefiere,

las "libertades burguesas", sólo sirven para una época de transición y han de

acabar dando

paso a las "libertades socialistas", que no son ni las "libertades formales" ni

las "libertades

burguesas". ¿Cuáles son, entonces, esas libertades? El programa de la tercera

etapa lo

expresa con claridad: "Hegemonía de la clase trabajadora que accede al poder".

Esto es,

sustitución del poder democrático del Parlamento ("un hombre, un voto") por la

hegemonía de

una clase o, en definitiva, por la "dictadura del proletariado". La democracia

que nos ofrecen los

jóvenes del PSOE es la "democracia popular" de tan brillante ejecutoria en

Hungría,

Checoeslovaquia o Polonia.

De la Juventud Socialista salieron en 1920 los partidarios de la III

Internacional que crearon el

Partido Comunista de España. De la Juventud Socialista salieron en 1936 tos

Carrillos y

Cazorlas que desertaron con sus huestes al Partido Comunista, haciendo, de paso,

la obra

maestra de Paracuellos del Jarama. De la Juventud Socialista parece que serán en

1977 los

nuevos leninistas españoles, cuando los Carrillos que los precedieron dicen

estar de vuelta.

La Juventud Socialista demuestra padecer una incurable enfermedad hereditaria

llamada

leninismo. Así les van las cosas a los mayores.

 

< Volver