Un gobierno socialista homogeneo es imposible en España  :   
 Declaraciones del secretario general del PSOE a Le Monde. 
 ABC.    11/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Fuente: ABC MADRID Fecha: 11101977 Pàgina 31

ABC. MARTES, 11 DE OCTUBRE DE 1977.

ABC EN PARIS

«UN GOBIERNO SOCIALISTA HOMOGENEO ES IMPOSIBLE EN ESPAÑA» (Felipe González)

Declaraciones del secretario general del P.S.O.E. a «Le Monde»

PARIS, 10. (De nuestro corresponsal.) «Los partidos eurocomunistas no tienen

credibilidad, porque

existe una contradicción entre el modelo de sociedad que proponen y su

funcionamiento interno», afirma

Felipe González en unas declaraciones al corresponsal de «Le Monde» en Madrid.

El dirigente socialista español analiza el momento político y económico del país

con un realismo que

merece todos los elogios. Para Felipe González todo está más o menos claro,

excepto la actitud del

Partido Comunista y de su secretario general. Santiago Carrillo, que practica

una estrategia del

catastrofismo «para justificar la creación de un Gobierno de concentración» que

no responde a los

imperativos de la hora presente. «Afirmar que vamos hacia el caos económico,

como lo hace el Partido

Comunista. no corresponde a la realidad. Hace un año, Italia estaba en una

situación peor que la nuestra v

comienza a salir de ella. Gritar que la catástrofe nos amenaza es uno de los más

grandes pecados que se

pueden cometer contra la democracia en España.»

Por lo que se refiere al amago de crisis o Económicas pudieran ser pactadas».

mes de septiembre, el secretario del P.S.O.E. entiende que «crisis política y

crisis económica están

íntimamente ligadas y que, por lo que respecta a los conflictos internos de la

coalición gubernamental, se

deben en gran medida a la distancia, léase a la desconfianza reciproca que

existe entre el equipo político y

el equipo económico». «Los nuevos responsables de la economía -agrega- son, a

menudo, de origen

democrático, no participan en las decisiones políticas, un ámbito en el que el

señor Suárez, con sus

hombres de confianza, es el dueño absoluto.»

PROGRAMAS DE PESO.-Naturalmente, el periodista le planteó la hipótesis de un

Gobierno de

centristas y socialistas, y Felipe González lleva la respuesta a una lógica

indiscutible: «Nunca rechazamos

la idea de gobernar con todo o una parte de la Unión del Centro, pero siempre

nos hemos preguntado:

¿qué programa pesaría más, el de la izquierda o el de la derecha? Si es para

darle nuestro aval a una

política conservadora, entonces, no muchas gracias. Sin embargo, si es para

gobernar con una perspectiva

de progreso, sin maximalismos. en ese caso, sí, estamos interesados. Pero, de

momento, preferimos

discutir desde fuera los puntos sobre los cuales podemos darle nuestro apoyo al

equipo en el poder.»

«Pero hay otro aspecto fundamental: si la Unión del Centro y el Partido

Socialista gobierna

conjuntamente, ¿quién sería la oposición en el país? ¿Nosotros, socialistas, al

hacerles concesiones a la

derecha, es que vamos a despejar el camino de la oposición a quienes perdieron

las elecciones, al

eurocomunismo?»

Felipe González reconoce que «un Gobierno socialista homogéneo es imposible en

España», pero expone

sus tesis en materia política y económica, y al ser interrogado sobre las

diferencias que existen entre los

programas comunista y socialista, explica: «Santiago Carrillo ha dicho a menudo

que el P.C.E. es tan

democrático como el Partido Socialista. Aparte de que nadie se cree eso, lo cual

ya es una razón

suficiente, porque, en esas condiciones, acaba de convocar un Congreso destinado

a democratizar las

estructuras de su organización. Para eso, el Partido Socialista no organiza

ningún Congreso y más bien

tendría que convocarlo para controlar los excesos de democracia.»

DIFÍCIL ALIANZA CON LOS COMUNISTAS.-Para el dirigente socialista español, una

alianza con

los comunistas cuenta con un obstáculo de principio: «Los comunistas no aceptan

gobernar con partidos

socialistas más fuertes numéricamente. Lo que acaba de ocurrir en Francia es

significativo.»

Felipe González pone en la picota al P.C.E. por sus actitudes equivocas. «El

P.C.E. no le presenta una

muy dura oposición al señor Suárez, pero estoy convencido de que una oposición

comunista a un

Gobierno socialista sería tan intransigente como despiadada.» En fin, afirma que

«un partido socialista no

puede ser homogéneo como una iglesia, un ejército o un partido comunista, porque

es esencialmente

pluralista», pero subraya que el P. S. O. E. es «en el plano electoral el.

primer partido de los trabajadores,

aunque esto le disguste a los comunistas».-E. L.

 

< Volver