Apoyo al pacto de la Moncloa y crítica a CCOO. 
 Barcelona: Felipe González inaugura los mítines de la UGT     
 
 Diario 16.    07/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Lunes 7 noviembre 77/DIARIO 16

Apoyo al pacto de la Moncloa y critica a CC. OO.

Barcelona: Felipe González inaugura los mítines de la UGT

BARCELONA, 7 (Europa Press). — La Unión General de Trabajadores de Catalunya

celebró su primer

mitin a las elecciones sindicales, con la participación de Felipe González, Joan

Reventós, secretarios

generales del PSOE v PSC respectivamente, Nicolás Redondo y Luis Fuertes,

secretorios generales de la

UGT nacional y de Cataluña.

Al mitin, celebrado en el recinto de Montjuich, asistieron, según, UGT, 50,000

personas. Los

observadores consideraron la asistencia inferior a 20.000. Nicolás Redondo

manifestó que la UGT, con

un millón trescientos mil afiliados, es la primera central sindical del país.

"Los de Comisiones —

matizó— están nerviosos y con frecuencia hacen declaraciones insultándonos.

Ellos nos habían dado por

enterrados v tenemos más salud que nunca."

Felipe González, que defendió el pacto de la Moncloa manifestó que la UGT v el

PSOE, son hermanos,

pero autónomos. "Mientras en otras centrales se da el caso de que cuanto papá

partido dice sí, el hijo

sindicato dice amén."

Luís Fuertes. secretario general de UGT de Catalunya, manifestó que no son los

trabajadores quienes han

de pagar solos la crisis. Justificó la conveniencia de aprobar las listas

"cerradas" para las próximas

elecciones sindicales. Manifestó que las listas abiertas no son "ni abiertas, ni

democráticas, ni unitarias".

A la hora de las votaciones —matizó— se convierten en listas cerradas, debido a

que cada militante de

una central vota a los suyos. La distribución de escaños no es correcta.

Redondo: Contra las asambleas

Nicolás Redondo inició su parlamento manifestando que las próximas elecciones

sindicales son

consideradas por su central sindical tan importantes como las pasadas

legislativas. Tras afirmar que el

Gobierno desea constituir una central sindical, dirigió diversos ataques a

Comisiones Obreras, de las que

manifestó "no deben tener vergüenza de llamarse sindicato comunista, como

nosotros nos llamamos

socialistas". Apoya también el sistema de listas cerradas en las elecciones

sindicales y la representación

proporcional en los comités de empresa. Manifestó también su oposición a las

asambleas en los centros de

trabajo. "No hay que ir a las asambleas por las asambleas y hay que evitar sus

frecuentes

manipulaciones."

Expuso la postura de su central sindical respecto al pacto de la Moncloa. Dijo

que aunque los partidos

actuaron bien y se consiguieron resultados positivos, UGT rechaza la

flexibilización de las plantillas y la

limitación de salarios. Las últimas palabras de Nicolás Redondo fueron mal

recibidas por una parte del

público, que coreó "Abajo el pacto de la Moncloa".

Joan Reventós, líder del Partit Socialista de Catalunya, recordó las raíces

catalanas de la UGT y a los que

habían luchado durante los últimos años contra la dictadura. "La causa

fundamental de los últimos años

—puntualizó— es la explotación del sistema capitalista."

González: "Si" al pacto

Cerró el acto Felipe González, que fue recibido con gritos de "Abajo el pacto de

la Moncloa". Por tal

circunstancia, el líder socialista dedicó la mayor parte de su larga

intervención a explicar los motivos del

pacto. "Nos encontramos solos — dijo- en la negociación, e intentamos sacar

contrapartidas. Otros

partidos aceptaron lo que se les daba sin exigir nada." En relación con Alianza

Popular, manifestó que

"firmó el acuerdo para evitar entrar en un paralelismo con la situación

italiana, en la que sólo los misinos

(neofascistas) quedan fuera del arco constitucional". Consideró que era un gran

reto para los trabajadores

alcanzar el 22 por 100 del aumento salarial previsto en los pactos de la

Moncloa.

El líder del PSOE dijo que "el Gobierno teme que los socialistas, tras el éxito

de las elecciones

legislativas, ganen las sindicales". Aquí se explica —son sus palabras— "la

coincidencia de objetivos del

Gobierno de UCD con otras céntrales sindicales, siempre en contra de UGT".

 

< Volver