Autor: Maraña Marcos, Felipe (FELIPE SAHAGÚN). 
 Contactos del PSOE con el Polisario. 
 Penosa impresión de los viajes de Felipe González y Carrillo a Estados Unidos     
 
 Informaciones.    25/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

CONTACTOS DEL P.S.O.E. CON EL POLISARIO

Penosa impresión de los viajes de Felipe González y Carrillo a Estados Unidos

Por Felipe SAHAGUN

NUEVA YORK, 25.

El secretario general del Partido Socialista Obrero Español, don Felipe

González, que en vez de regresar

a España el sábado pasado, como tenia previsto, se ha quedado una semana más en

Nueva York, ha

intercedido ante el Frente Polisario para que pusiera en libertad a los tres

españoles secuestrados en las

costas saharianas hace pocos días. Los tres españoles fueron puestos ayer en

libertad.

Aunque un portavoz del señor González se ha negado a relacionar directamente la

puesta en libertad de

los españoles con las negociaciones mantenidas estos días en Nueva York por el

dirigente socialista, ha

asegurado que el señor González se ha reunido varias veces con representantes

del Frente Polisario y ha

hecho hincapié en las «buenas relaciones» del movimiento independentista

saharaui con el Partido

Socialista.

La izquierda española —partidos y sindicatos— firmó una declaración hace diez

días en Madrid pidiendo

la anulación del Tratado, de 14 de noviembre de 1975, entre España, Marruecos y

Mauritania, y

defendiendo los derechos del pueblo saharaui.

El representante del señor Gónzalez, don Enrique Sarasola, dijo anoche en el

hotel U. N. Plaza, de Nueva

York, donde se hospeda el señor González, que el P S.O.E. no quiere quitar

importancia a la intervención

diplomática del Gobierno español, pero ha descrito la puesta en libertad de los

pescadores españoles

como un «gesto de buena voluntad» de los saharauis, que así «marcan una

distancia clara entre la posición

española y la francesa» en el conflicto norteafricano.

El F. Polisario secuestró hace varias semanas a vanos ciudadanos franceses en

territorio mauritano y

todavía no los ha liberado. Antes de hablar con los representantes del Frente

Polisario en la O.N.U., el

señor González discutió el tema del Sahara con el secretario de Estado

norteamericano, señor Cyrus

Vance, y el secretario general de la O.N.U., señor Kurt Waldheim.

Aparte de sus actividades de mediador, el dirigente socialista, que cuando llegó

a Estados Unidos solo

pensaba quedarse cinco días, se ha reunido con representantes de la sociedad

española en Nueva York, el

embajador español en la O.N.U., señor De Piniés, y otros amigos.

NI PERIODISTAS NI BANQUEROS

En estos días ha esquivado como ha podido a los periodistas. Su portavoz ha

negado que el aplazamiento

de su regreso a España tenga que ver con actividades de la Internacional

Socialista, encargos del S.P.D.

alemán o alguna misión especial encomendada por el Gobierno español.

El señor González no ha querido reunirse con los banqueros españoles en Nueva

York y, según su

portavoz, «se ha quedado para hacer turismo». No seria extraño, pues es su

primera visita a este país, pero

lo que sí parece extraño es que haya mantenido tan calladas sus actividades. Su

portavoz se ha negado a

decirnos la fecha de su regreso a España. Únicamente ha dicho que la semana que

viene tiene previsto

viajar a Rusia.

Parece poco serio que el dirigente del segundo partido más importante de España

se dedique a jugar «a lo

Kissinger», con apariciones y desapariciones, en Nueva York. Pero esta no es la

única nota poco seria de

los viajes a Estados Unidos de los señores González y Carrillo.

REORGANIZACIÓN

Para ser sus primeras tomas da contacto con los dirigentes políticos e

intelectuales de este país, ninguno

de los dos ha venido acompañado de ayudantes o consejeros especializados y con

un programa de

actividades mas o menos organizado.

Al señor Gónzalez le acompañaba su secretario de relaciones Internacionales, don

Luis Yáñez, que al

llegar a Washington se ha enterado de que España es el único país europeo con

Embajada ante la

organización de Estados Americanos. Al señor Carrillo le acompañan su

secretaria, doña Belén Dialés,

sobrina del embajador en la O.N.U., y don Joaquín Francés, aparentemente su

portavoz de Prensa.

El programa del señor González en Washington lo preparó un tal Benjamín Martín,

ex funcionario del

Departamento de Estado, sin la menor idea de que en España existe una agencia de

noticias llamada Efe,

con una delegación en Washington. Son simplemente datos aislados de una realidad

triste: que estos dos

viajes, como en los tiempos mejores de la dictadura, han brillado por la falta

de seriedad y coordinación,

particularmente con los medios informativos.

No entramos en los objetivos o el contenido de estos viajes, de los que hemos

procurado informar con la

mayor objetividad posible. La coincidencia de ambas visitas ya puede dar lugar a

algunas sospechas. La

falta de coordinación y de consejeros preparados, en ambos casos, nos obliga a

repetirnos la misma

pregunta que se hacia nuestro compañero Abel Hernández en su columna hace pocos

días: ¿Qué cuadros

tiene la izquierda española?

25 NOV, 1977

 

< Volver