Alfonso Guerra vuelve a pedir la dimisión de Martín Villa. 
 En seis meses el PSOE estará en el poder     
 
 Diario 16.    19/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Lunes, 19 diciembre 77/DIARIO 16

Alfonso Guerra vuelve a pedir la dimisión de Martín Villa

«En seis meses el PSOE estará en el poder»

MALAGA. 19 (Corresponsal D16), Volviendo al tono que le ha hecho célebre,

Alfonso Guerra,

secretario de Organización del Comité Ejecutivo del PSOE, dio ayer palos a

derecha e izquierda, sin

olvidar al Gobierno. Dijo que su partido estará en el poder en seis meses, y que

todos los grupos

parlamentarios, excepto el socialista, son cómplices en los sucesos de Málaga;

en el Parlamento, dijo,

"hay grupos que hacen el oso", al parecer refiriéndose a los comunistas.

En un plazo de seis meses, el PSOE estará en el poder, dijo Alfonso Guerra en su

discurso de clausura del

Primer Congreso Socialista Andaluz del PSOE, que cuenta con 24.000 militantes en

Andalucía.

Dicho congreso duró tres días, y como secretario general de la Federación

Socialista Andaluza fue

elegido José Luís Rodríguez de la Borbolla.

Hubo intervención de las delegaciones del PSOE de otras federaciones españolas,

destacando a intervención del representante catalán, quien manifiesta que el

PSOE no debe olvidarse de su objetivo

revolucionario y que la bandera tricolor de la República, "será siempre nuestro

símbolo".

Málaga: Todos cómplices (menos el PSOE)

Alfonso Guerra, que pronunció el discurso de clausura, disculpó la ausencia de

Felipe González.

Refiriéndose a los sucesos de Málaga, dijo que habían sido los "fascistas en el

poder" los que mancharon

de sangre el Día de Andalucía y que "sólo el PSOE será capas de llevar a cabo

las investigaciones de los

incidentes, porque el resto de los grupos parlamentarlos son cómplices".

Pidió para Andalucía un autogobierno y la necesaria solidaridad, porque "a

Andalucía se le debe de

devolver peseta a peseta lo que en cuarenta años se le ha robado".

Sobre el Parlamento, dijo que hay grupos "que hacen el oso". "Partidos

que dicen que están a la

izquierda e incluso llevan el nombre de comunista y están, sin embargo, a la

derecha. El PSOE se ha

quedado solo en el Parlamento". Volvió a pedir la dimisión de Martín Villa,

atacó duramente a la UCD y

a quienes pretenden sustituir a Martín villa por un general.

Añadió también que ellos están en contra de un Gobierno de concentración tal y

como propugna el PCE,

pero "el PSOE entraría en un Gobierno de izquierdas con una minoría testimonial

de la derecha".

En sus repetidos ataques a UCD hizo mención a ministros que "no sólo no tienen

cartera, ni tampoco

lengua, e incluso les colocan un Tarradellas y no se enteran". Manifestó también

que Suárez es incapaz de

hacer cumplir el pacto de la Moncloa, y en un momento de su intervención se

refirió a los constantes cortocircuitos que sufre el PSOE con apoyo de cierta

prensa.

"No tenemos prisas ni miedo a gobernar. Dentro del PSOE no hay ni carteristas —

refiriéndose a los que persiguen una cartera ministerial—, ni

pusilánimes. Vamos a gobernar aunque ello represente el quemarnos por salvar a

la clase obrera."

Por último dijo que el Gobierno no debería retrasar más allá de marzo las

elecciones municipales.

El discurso de Alfonso Guerra fue numerosas veces interrumpido por aplausos, y

antes de cantar la

Internacional dos militantes del las Juventudes Socialistas pasearon una bandera

tricolor delante de la

presidencia.

 

< Volver