Declaraciones a su regreso de Estados Unidos. 
 Felipe González no quiere precipitar su llegada al poder  :   
 El PSOE apoya decididamente los acuerdos de la Moncloa. 
 Informaciones.    29/11/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 16. 

DECLARACIONES A SU REGRESO DE ESTADOS UNIDOS

FELIPE GONZÁLEZ NO QUIERE PRECIPITAR SU LLEGADA AL PODER

EL P.S.O.E. APOYA DECIDIDAMENTE LOS ACUERDOS DE LA MONCLOA

EL secretario general del Partido Socialista Obrero Español, don Felipe

González, manifestó ayer en una

rueda de Prensa, a su regreso de los Estados Unidos, que no había por qué

precipitar en estos momentos

una alternativa de Poder, "No creo —dijo— que beneficiase a la consolidación de

la democracia". En este

sentido, refiriéndose al papel del P.S.O.E. como principal partido de la

oposición, señaló que "el partido

no pretende hostigar a la Unión de Centro Democrático; creo que hay que

respetar las elecciones, que

tienen que servir para que gobierne la U. C. D., aunque otra cosa es que pueda

hacerlo".

Sus declaraciones sobre el pacto de la Moncloa fueron rotundas: "Seguimos

manteniendo un apoyo

decidido a los acuerdos, pues siguen siendo para nosotros no sólo aceptable,

sino el procedimiento más

eficaz para intentar una luz en la salida de los problemas económicos del país."

Al abordar el tema de los trabajos de redacción del texto constitucional, el

señor González se mostró

opuesto a la interferencia de los obispos en el tema. "Nosotros —dijo— no

pretendemos trabajar en el

Sínodo, y sí, en cambio, pretendemos que el Episcopado no lo haga en la

Constitución. Nuestra norma va

a ser no tener en cuenta advertencias extraparlamentarias." En relación con el

estudio que el Comité

Federal del partido estaba realizando del borrador constitucional, el dirigente

socialista señaló que hasta el

momento se habían debatido la mayoría de edad a los dieciocho años, la abolición

de la pena de muerte y

otros asuntos como los de la educación, salud y derechos de los trabajadores,

así como la forma de

Estado, sobre la que el Consejo había ratificado al republicanismo del partido.

En sus declaraciones a los periodistas, el señor González se refirió también a

la O.T.A.N. como punto

importante de sus conversaciones políticas en los Estados Unidos, en las que el

partido, dijo, había

recalcado su postura contraria al ingreso de España en la organización. (Página

3.)

FELIPE GONZÁLEZ, A SU REGRESO DE ESTADOS UNIDOS

EL P.S.O.E. NO QUIERE EL PODER INMEDIATAMENTE

• «NO VAMOS A HOSTIGAR A U.C.D.»

• EL PACTO DE LA MONCLOA, ÚNICA SALIDA

• REAFIRMACION DEL REPUBLICANISMO DEL PARTIDO

• NO A LA INTERFERENCIA DE LOS OBISPOS EN EL TEMA CONSTITUCIONAL

MADRID, 29 (INFORMACIONES).

El P. S. O. E., por boca de su primer secretario, no desea «hostigar a U.C.D.»

para conseguir el Poder de

inmediato; es partidario de mantener los pactos de la Moncloa y sigue

declarándose republicano. No

está de acuerdo con la interferencia episcopal sobre la Constitución.

"Nosotros no pretendemos trabajar en el Sínodo y sí, en cambio, pretendemos que

el Episcopado no lo

haga en la Constitución. Nuestra norma va a ser no tener en cuenta advertencias

extraparlamentarias",

manifestó ayer, en una rueda de Prensa, el primer secretario del Partido

Socialista Obrero Español

(P.S.O.E.), don Felipe González, a quien acompañaba el secretario de Información

del partido, don Javier

Solana. Mientras, en una sala contigua de un hotel madrileño continuaba

celebrándose la reunión del

comité federal del P.S.O.E., que había comenzado a las diez de la mañana.

El dirigente socialista comenzó relatando algunos pormenores de su reciente

viaje a los Estados Unidos.

En este sentido manifestó que el objetivo del mismo era muy limitado y que su

mayor pretensión y única

era la de realizar una toma de contacto con aquel país y dar a conocer allí la

postura de su partido.

Don Felipe González manifestó que en contra de algunas informaciones

aparecidas no tenía

conocimiento de que el viaje a Estados Unidos hubiera tenido que ver con una

posible gestión de la

socialdemocracia alemana y que, según sus datos, la invitación había provenido

exclusivamente del

Sindicato Norteamericano de1 Automóvil. Asimismo reiteró que el director del

museo donde se encuentra

el famoso "Guernica" se había mostrado "con muy buena disposición de que el

cuadro vuelva a España".

En este sentido agregó que se le había invitado a conversar profundamente sobre

el tema en una de las

dependencias del museo, a lo que se negó.

Tras anunciar las distintas personalidades políticas con las que converso, el

número uno del P.S.O.E.

señaló que un punto importante había sido el relacionado con la O.T.A.N. Al

respecto indicó que "los

Estados Unidos expusieron sus puntos de vista y nosotros los nuestros, sin

dureza, cordialmente, pero

ratificándonos en nuestra postura contraria al ingreso español en la citada

Organización".

Al ser preguntado sobre su viaje a Moscú, el primer secretario del P.S.O.E. dijo

que pretendía los mismos

objetivos que el ya realizado a los Estados Unidos, «donde – añadió— tengo que

volver».

EL P.S.O.E. NO HOSTIGA A LA U.C.D.

«El P.S.O.E no pretende hostigar a la U.C.D.», señaló en otro momento, y a

continuación, añadió que

«creo que hay que respetar las elecciones, que tienen que servir para que

gobierne la U.C.D.; otra cosa es

que pueda hacerlo». Mas adelante, manifestó que su partido está dispuesto a

estar ahí cuando se produzca

el hipotético caso de un fracaso de la gestión de la Unión de Centro Democrático

(U.C.D.) «En esa

situación, el P.S.O.E. tendría que buscar el apoyo de las fuerzas progresistas

de la U.C.D.»

El señor González dijo que no había por qué precipitar una alternativa de Poder

en estos momentos. «No

creo que ello beneficiase a la consolidación de la democracia.» Seguidamente, al

referirse a la

Constitución, manifestó que debía quedarse más en el terreno de los principios

que en los desarrollos muy

concretos, señalando después que la entrada en vigor de la misma va a producir

una remodelación del

juego entre las distintas instituciones de tal naturaleza, que exigirá la

realización de unas nuevas

elecciones. «Nosotros –dijo—, cuando llegue el momento, estaremos en la postura

de defender esa nueva

confrontación electoral, si no resulta en el plazo inmediato excesivamente

cargada.» En este sentido,

señaló que quizá fuera preferible esperar hasta que se consolidara un clima de

solidez, sobre todo en el

aspecto económico.

Sobre el pacto de la Moncloa, dijo que «seguimos manteniendo un apoyo decidido a

los acuerdos de la

Moncloa. Sigue siendo para nosotros —continuó— no sólo aceptable, sino el

procedimiento mas eficaz

para intentar una luz en la salida de los problemas económicos del país». Sobre

el carácter retroactivo del

mismo, manifestó que tal retroactividad había que buscarla desde el momento de

la firma de los acuerdos,

pero para aquellos acuerdos económicos establecidos con anterioridad al pacto,

así como con los de

efectos posteriores, consideró que debía imponerse una renegociación de tales

convenios como conjuntos

armónicos y no por aspectos diferenciados.

EL P.S.O.E. SIGUE SIENDO REPUBLICANO

Al abordar el tema de los trabajos de estudio del borrador constitucional que

lleva a cabo el comité

federal, señaló que hasta aquel momento se habían debatido la mayoría de edad a

los dieciocho años, la

abolición de la pena de muerte, la forma de Estado y la actitud del partido

sobre la misma —en este

sentido se ratificó en el republicanismo del P.S.O.E.—; algunos temas sobre el

derecho de propiedad y

herencia y sobre los derechos de los trabajadores. Especial mención tuvieron los

temas de educación y

salud «tratados muy profundamente», dijo, y el relacionado con las autonomías,

que se discutía mientras

se celebraba la rueda de Prensa. En este sentido, don Felipe González manifestó

que el partido cuenta con

un extenso borrador al respecto, así como una concepción bastante elaborada de

las competencias,

«aunque no hay todavía un pronunciamiento definitivo sobre el tema», añadió.

Sobre la Constitución, tras considerar que debe ser «un marco de juego amplio y

nunca una Constitución

doctrinaria de partido», señaló que «el texto se reformará bastante, a pesar de

que se trata de un texto

constitucional excesivamente elaborado».

El señor González dijo que el P.S.O.E. no es responsable de la filtración del

borrador constitucional,

mostrándose, no obstante, partidario de que los trabajos de las comisiones sean

públicos, salvo los que

afectan de manera estricta a la defensa nacional. «Creo que la regla general

debe ser siempre la publicidad

del debate de las comisiones.»

Otros aspectos abordados durante la rueda de Prensa fueron el de la unidad

socialista, sobre la que se

reiteró el número uno del P.S.O.E., diciendo que «estamos dispuestos a llegar a

una fórmula de

colaboración o de acción común con el P.S.P. De hecho —añadió—, durante la

negociación, de la

Moncloa se produjeron bastantes convergencias y se creó un buen clima».

Al ser preguntado sobre su posible intervención en el Cesedén (Centro de

Estudios para la Defensa

Nacional), el señor González dijo que «estaría dispuesto y contento de

pronunciar una conferencia»,

mientras que, por otro lado, negó que hubiera existido una confrontación con el

líder comunista, señor

Carrillo, en Estados Unidos. «Ha habido un cierto respeto mutuo —dijo—, en mayor

grado que se puede

producir cuando aquí estamos en una situación competitiva.»

Por último, sobre si había mantenido alguna entrevista con el presidente del

Gobierno, don Adolfo

Suárez, después de regresar de su viaje por Norteamérica, el primer secretario

del P.S.O.E. dijo que no, si

bien «estoy dispuesto a ir a la Moncloa si soy convocado».

29 de noviembre de 1977

 

< Volver