Ayer se entrevistó con Mitterrand en París. 
 Felipe González: Las municipales, en marzo     
 
 Diario 16.    05/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Ayer se entrevistó con Miterrand en París

Felipe González: Las municipales, en marzo

PARÍS, 5 (Corresponsal D16).—Felipe González, a su llegada al aeropuerto de

Orly, declaró que el

Partido Socialista Obrero Español (PSOE) quiere que las elecciones municipales

se celebren en marzo "y

vamos a ganarlas", añadió. Mas tarde se entrevistó con François Mitterrand,

secretario del Partido

Socialista francés.

"El Gobierno ha manifestado su deseo de posponer las elecciones hasta principios

del verano —señaló—,

Los socialistas creemos que el Gobierno espera una recuperación de la economía

para la primavera

próxima con el fin de aprovechar esta situación con fines electorales. Sin

embargo, nosotros pensamos

que marzo sería una fecha perfecta para la confrontación municipal, ya que no

sería una convocatoria

demasiado apresurada ni tampoco demasiado tarde."

Felipe González y Francois Mitterrand se entrevistaron ayer en París minutos

antes de que ambos

intervinieran en un mitin celebrado en La Mutualité ante un auditorio de

emigrantes y españoles en

Francia.

El acto estuvo organizado por la federación Francia norte y la agrupación de

París del PSOE como

culminación de las jornadas de estudios sobre la emigración realizadas en la

capital francesa y en las que

intervinieron representantes del partido procedentes de las federaciones de

Europa, América, Canarias y

Galicia, zonas estas últimas especialmente afectadas por el problema de la

emigración.

Según Felipe González en la entrevista con Mitterrand, primer secretario del

Partido Socialista francés,

"no se habló de ningún tema en especial, ya que los contactos entre ambos

partidos son constantes y mi

presencia en París no resulta excepcional, dadas las cordiales relaciones

existentes entre PSOE y PSF".

El secretario general del Partido Socialista Obrero Español admitió su "especial

interés por conocer la

evolución experimentada por la izquierda francesa" en la que, según dijo,

"existe en estos momentos un

proceso de distanciamiento que tendrá repercusiones en el área de Europa

occidental".

Sin querer inmiscuirse en la política interior francesa, Felipe González

manifestó su confianza en que,

pese a la crisis existente entre los partidos firmantes del programa común de la

izquierda francesa, el

gancho electoral de la coalición continúe vigente y posibilite un triunfo de

ésta en el próximo mes de

marzo.

El líder socialista rechazó la viabilidad de una experiencia similar en el

Estado español. "En España —

declaró— no es posible un programa común a la francesa, ya que tendría unas

connotaciones

frentepopulistas que, pese al voluntarismo que se le echara a la cosa, supondría

un factor de

desestabi1ización."

PSOE, única alternativa, de poder

Preguntado sobre las relaciones entre la Iglesia y el Estado, Felipe González

manifestó : "Creo que no va

a haber enfrentamientos, y se puede llegar a acuerdos desde el punto de vista de

la aconfesionalidad del

Estado." Añadió que es lógico que la Iglesia se preocupe de temas que le

afectan.

En relación con la posibilidad de que si PSOE ocupe el Gobierno ,el líder

socialista indicó que no tiene

interés partidario en provocar la alternativa, aunque insistió que el PSOE es la

única alternativa de poder

hoy.

República: Si se pudiera, antes de mañana

"Os pido paciencia, mucha paciencia. La vuelta es difícil, y no vamos a incurrir

en tentaciones

demagógicas. Habrá que sanear la economía y dar trabajo para, el millón de

parados que hay dentro de las

fronteras de España para que podáis regresar al país", manifestó Felipe González

a los emigrantes en el

mitin.

En varias ocasiones Felipe fue interrumpido por los aplausos de los asistentes,

y en un momento dado de

su intervención, un grupo de militantes de la Convención Republicana de España,

plataforma que apoya

el FRAP, hicieron ondear una bandera republicana, al tiempo que coreaban:

"España, mañana, será

republicana", consigna que fue seguida por la mayoría de los asistentes al

mitin. Sin llegar a intervenir el

servicio de orden, Felipe apaciguó a sus interruptores, manifestando: "Si se

pudiera no dejar para

mañana..."

 

< Volver