Autor: Laroussi, Ahmed. 
   El PSOE, de lo vivo a lo pintado     
 
 El País.    12/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL PAIS, sábado 12 de noviembre de 1977

TRIBUNA LIBRE El PSOE, de lo vivo a lo pintado

AHMED LAROUSS1

Redactor del diario marroquí

L´Opinión

El PSOE que, según sus portavoces, «tiene una política propia de apoyo a la

libre determinación de los

pueblos (incluidos el saharaui), con la que el régimen de Argel coincide»,ha

juzgado oportuno responder,

seis días después que la embajada argelina, a mi articulo «El Sahara y el error

de la izquierda española»

publicado en EL PAIS el 7-10-77.

Esta replica del señor Luis Yáñez, secretario de relaciones internacionales del

PSOE y Emilio Menéndez

del Valle, de la comisión internacional de dicho partido, contiene numerosas

inexactitudes y

contra verdades que merece la pena señalar a los lectores de EL PAÍS.

1. Cuando los señores Yáñez y Menéndez del Valle evocan el caso de Ben Barka, se

guardan muy bien

de mencionar el de los líderes históricos de la revolución argelina eliminados

en el exilio, como

Mohamed Jider (asesinado, precisamente, en Madrid) y Krim Belkacem (en

Francfort). Más notable

aún: tampoco mencionan el caso de Ben Bella, detenido sin proceso alguno desde

hace más de doce

años en condiciones inhumanas.

2. Tomo nota con satisfacción del hecho de que «el PSOE no cierra los ojos ante

las conflictivas

situaciones de Ceuta y Melilla y se prepara para afrontarlas en su momento».

Pero ¿cuándo?¿Para el

momento en que todo se haya zanjado sin su intervención, como en el caso del

Sahara?

Con todo, no podemos olvidar que durante su congreso de diciembre de 1976, el

PSOE decidió, como

señalaba EL PAÍS al dar cuenta del mismo, «garantizar la españolidad» de los dos

enclaves. Permítaseme

preguntar a Yáñez y Menéndez del Valle: ¿Es esto una manera de afirmar la

vocación tercermundista del

PSOE y de asumir sus responsabilidades?

3. Nos es grato saber que «en la base del PSOE, como dicen Yáñez y Menéndez del

Valle, crece cada día

más la preocupación por la suerte del pueblo palestino». Lo malo es que la

dirección del partido se inclina

abiertamente a favor de la entidad sionista, como lo muestra el viaje del

secretario general del PSOE a Tel Aviv.

4. Al evocar la tradición anticolonialista del PSOE, sus dos dirigentes se

detienen en... 1921. Y la razón

es obvia. Pues les sería difícil reproducir los hechos y palabras no sólo

colonialistas, sino abiertamente

racistas de algunos de los líderes del PSOE durante la sangrienta «pacificación»

del Rif, entre 1931 y 1936.

5. Los señores Yáñez y Menéndez del Valle fingen ignorar la política

hegemonista de Argel en el

Maghreb, política de la que el Polisario y el MPAIAC son simples peones. Sin

necesidad de recordarles

ahora los acuerdos secretos de Bumedian con el régimen franquista, les

refrescaré la memoria evocando,

como el socialista canario Salvador Sagaseta, la idea de la «federación

Canarias-Sahara» lanzada hace

algunos años por Cubillo con la bendición de Argel: «Se trataba de parte

argelina, de inclinar

definitivamente a su favor la balanza de la lucha por la hegemonía en el

Maghreb, instaurando en el

Sahara occidental un régimen políticamente afín y cerrando también el cerco

político a Marruecos a

través de su frontera canaria».

6. Los señores Yáñez y Menéndez del Valle silencian del todo la

resolución del pueblo marroquí

en torno al conflicto con Argel. Me atrevería a aconsejarles que leyeran, por

ejemplo, lo que dice el

periodista francés Christian Casteran en el periódico socialista Le Matin del

28-10-77. En lo que

concierne al Sahara, escribe, «su defensa se ha convertido en un deber

patriótico que nada tiene que ver

con la ideología. Es sorprendente comprobar hasta qué punto se ha forjado una

unanimidad en Marruecos

en torno a este tema. De la derecha a la izquierda socialista y comunista o

incluso a la extrema izquierda

maoísta, no hay un solo marroquí que, sobre este punto concreto, no esté de

acuerdo con la política de

Hassan II».

8. Finalmente, me permitiré observar que cuando los señores Yáñez y Menéndez del

Valle me dicen:

«Nos gustaría tener algún día la oportunidad de publicar nuestros puntos de

vista en L´Opinión, de la

misma manera que ha podido usted publicar los suyos en EL PAÍS», ¿se proponen

tomar el pelo a sus

lectores? EL PAÍS, si no me equivoco, es un diario independiente que nada tiene

que ver con el PSOE.

Así, en lugar de apropiarse de lo que no les pertenece, Yáñez y Menéndez del

Valle habrían hecho mejor

extendiéndome su invitación, por ejemplo, al semanario El Socialista, que sí es

un órgano del PSOE y

donde el punto de vista marroquí sobre la cuestión no ha sido expuesto nunca.

 

< Volver