Autor: Domenech, Jordi. 
 Feliep González, en Barcelona. 
 El triunfo socialista en las municipales no significaría un nuevo 14 de abril  :   
 Ello-añadió el secretario general del PSOE-iría contra la realidad del país. 
 ABC.    09/02/1978.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. JUEVES, 9 DE FEBRERO DE 1978.

FELIPE GONZÁLEZ, EN BARCELONA

EL TRIUNFO SOCIALISTA EN LAS MUNICIPALES NO SIGNIFICARÍA UN NUEVO 14 DE

ABRIL

«Ello —añadió el secretario general del P. S. O. E.— iría contra la realidad del

país»

Barcelona, 8. (Crónica de nuestro corresponsal.).- El secretario general del P.

S. O. E., Felipe González,

ha manifestado que no era cierto que hubiese llevado al presidente de Argelia,

durante su reciente visita a

aquel país, mensaje alguno del Rey de España, aunque precisó: «Quede claro que

no me hubiera

importado llevarlo», en el transcurso de una rueda de Prensa que ha celebrado

esta mañana en Barcelona,

a donde se ha desplazado para grabar un programa de televisión. Asimismo el

señor González ha

afirmado de modo categórico que si las elecciones municipales se celebraran

antes del referéndum

constitucional y tengan el resultado que tengan, no pueden tener como

consecuencia otro 14 de abril: «ya

que ello iría en contra de la realidad del país».

ELECCIONES MUNICIPALES, EN MAYO.—Felipe González, que ha respondido a las

preguntas que

le han sido formuladas de forma moderada, ha hecho especial hincapié en la

necesidad de que no se

retrasen más, las elecciones municipales, pues urge terminar con el antagonismo

que existe entre la

democratización general del país y la situación política en los Ayuntamientos.

A este respecto, ha

precisado que técnicamente es posible que las elecciones se celebren en mayo, y

que este tema nada tiene

que ver con los debates constitucionales o con la aprobación de la Constitución.

Ha vuelto a afirmar que si la Constitución se aprueba al mismo tiempo que la ley

de Elecciones

Municipales, se podría celebrar el referéndum y los comicios locales al mismo

tiempo. También ha

indicado que el retraso de las «lecciones municipales perjudica, aunque se crea

lo contrario, al partido

gubernamental. Tema en el que incidió nuevamente para señalar que si las

elecciones municipales se

efectuasen antes de la celebración del referéndum constitucional de su partido,

en ningún caso utilizaría

durante la campaña electoral el tema de la forma de gobierno, y que tampoco es

cierto que si las

elecciones municipales les diesen el triunfo ello pudiera suponer un nuevo 14 de

abril, ya que «ello iría en

contra de la realidad del país>.

En relación con el tema de los comicios locales, el señor González también se

refirió, a preguntas de los

informadores, a la forma en que deben ser elegidos los alcaldes, cuestión sobre

la que el P. S. O. E. no ha

presentado ninguna enmienda al proyecto gubernamental, y que por lo que dijo su

secretario general no se

oponen, antes al contrario, a que la Alcaldía recaiga en el número uno de la

lista que obtenga más votos.

Ante la posibilidad de que ello dificultara la formación de un gobierno

municipal con un respaldo

mayoritario, ha respondido el secretario general del P.S.O.E. que nada tenía que

ver el sistema de elección

de alcalde con que después, obligatoriamente, se tenga que buscar una mayoría

para hacer viable un

programa municipal de gobierno.

A FAVOR DEL BIPARTIDISMO.—También Felipe González se mostró partidario del

bipartidismo, al

que calificó en la actual realidad española de imperfecto, pues junto a las dos

fuerzas políticas más

importantes—U. C. D. P. S. O. E.— existen otras dos de considerable peso. Y en

ese sentido se mostró

partidario de favorecer todo aquella que tienda a potenciar este bipartidismo,

pues para él éste es el

elemento de estabilidad para la democracia.

SOBRE LA MONARQUÍA.—El señor González indicó, en relación con la presentación de

su partido

del voto particular en relación con la forma política del Estado, que ello tenia

como objetivo poner de

manifiesto que el partido es republicano, que no es esencialmente republicano,

que es histórica y

coherentemente republicano. Es decir, señaló que éste era para, los socialistas

un elemento clarificador y

que indicaba de forma meridiana que en una democracia tan legítima era la

defensa de la Monarquía

como la República.

QUE LOS EMPRESARIOS DEN ALTERNATIVAS.—En relación con las concentraciones de

empresarios, y concretamente con la celebrada en Madrid el pasado domingo y

organizada por la C. E. O. E., el secretario general del P. S. O. E. indicó que

hasta ahora loa empresarios sólo han protestado,

protestas que calificó de «razonables en algunos casos», pero que no habían

presentado, hasta el

momento, ninguna alternativa viable. Así, por ejemplo, criticó que pidiesen con

insistencia y como medio

para superar la crisis la flexibilidad de plantillas, sin tener en cuenta que

ésta, y según como se haga,

puede aumentar el paro actual en 400 ó 500.000 personas, lo que sería

«moralmente inaceptable». En fin,

se mostró partidario de la necesidad de que los empresarios presenten

alternativas responsables para

solventar los problemas que les acucian en la actualidad.

AUTONOMIA Y SOLIDARIDAD.—También destacó Felipe González la necesidad de que las

autonomías no provoquen ningún tipo de insolidaridad. Pues a su entender sería

muy grave que la

autonomía sirviese para establecer paraísos fiscales, cuando precisamente lo

necesario es la solidaridad

entre todos los pueblos de España, y, por ello, el sistema fiscal general debe

redistribuir las rentas entre

las zonas más ricas y pobres de España.

En relación con este tema indicó que si un pueblo había asumido el término

«nacionalidad» no había por

qué crear problemas ni hacer estudios semánticos, y que por lo tanto, estaba a

favor de la inclusión de

«nacionalidades» en la Constitución, aunque, precisó, es evidente que nadie pone

en duda que existe la

nación española. Asimismo hay que destacar que Felipe González acompañado de los

cuatro miembros

socialistas del Consejo ejecutivo fue recibido por el presidente de la

Generalidad, en una entrevista que el

líder socialista ha calificado de «bastante cordial».

REGLAMENTO DEL CONSEJO EJECUTIVO.—Otro tema de interés en la actualidad política

catalana,

y según me han informado fuentes fidedignas, es el enfrentamiento político que

se está produciendo de

forma no pública entre la presidencia de la Generalidad y los consejeros

socialistas y comunistas en

relación con la aprobación del Reglamento de Funcionamiento Interno del Consejo

Ejecutivo.

Según se me ha indicado, socialistas y comunistas consideran que el proyecto de

Reglamento, que ya ha

sido estudiado en dos reuniones del Consejo, otorga demasiados poderes al

presidente de la Generalidad.

O lo que es lo mismo, que de ponerse en práctica daría lugar a un sistema

prácticamente presidencialista.

TARRADELLAS, EN TARRAGONA.— Mañana, hoy para el lector, el presidente de la

Generalidad,

señor Tarradellas, se desplazara, a Tarragona, en donde se reunirá con los

presidentes de las otras tres

Diputaciones catalanas, y presidirá una reunión de trabajo de la Comisión de

Traspaso de Servicios de las

Corporaciones Provinciales catalanas a la Generalidad.

Jordi DOMÈNECH.

 

< Volver