Pleno del Congreso. 
 Dura réplica de Felipe González a UCD sobre la devolución del Patrimonio Sindical  :   
 El ministro del Trabajo contestó que los instrumentos jurídicos actuales no ofrecen soluciones al problema. 
 ABC.    24/02/1978.  Página: 6-7. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Fuente: ABC MADRID Fecha: 24-02-1978 Página 22

ABC. Y VIERNES. 24 DE FEBRERO PE 1978. PAG. 6

PLENO DEL CONGRESO

DURA REPLICA DE FELIPE GONZÁLEZ A U. C. D. SOBRE LA

DEVOLUCIÓN DEL PATRIMONIO SINDICAL

El ministro de Trabajo contestó que los instrumentos Jurídicos actuales no

ofrecen soluciones al problema

Madrid.

(De nuestra Redacción.) Había varios asuntos importantes en el orden del día

reservado para, la

segunda jornada, del Pleno del Congreso de los Diputados. La mayor tensión

dialéctica estalló, sin

embargo, en la segunda parte, cuando parecía que todo iba a transcurrir en un

tono amable y tranquilo.

Fue en torno a la Moción defendida por el señor Redondo, del Grupo Socialista,

sobre la devolución del

Patrimonio Sindical. Replicó, oponiéndose en nombre de U.C.D, el señor Faura

Sanmartín, con

afirmaciones que despertaron primero murmullos y luego protestas en los sectores

de la oposición, hasta

el extremo de que el secretario general del P. S. O. E., don Felipe González, se

decidió a tomar la

palabra, para responderle en tono comedido, pero en tono a ratos irritado.

El señor Faura afirmó que el Patrimonio Sindical es un conjunto de bienes, que

lleva aparejadas unas

cargas financieras y de funcionariado, nada menos que 35.000 funcionarios. Es

demagógico y electorero,

dijo, reclamar los bienes sin aceptar las cargas. No hay organización política,

capaz de asumir hoy los

derechos unidos a las cargas.

En cuanto a, la petición del señor Sedando, de que se entregara el patrimonio

sindical a las Centrales

Sindicales más representativas señaló que cuando sólo han sido elegidos el 21,56

por 100 de los

representantes sindicales, no se puede decir cuáles son esas Centrales. Había

afirmado también don

Nicolás Redondo que los empresarios no tenían ningún derecho al Patrimonio

Sindical, porque sus

aportaciones a la cuota sindical las repercutieron en los costos de las

empresas; a esto repicó el señor

Faura que esa repercusión en los costos significaba tanto como que el Patrimonio

Sindical es de todos los

españoles.

Y se organizó el revuelo. Algunos portavoces pidieron la palabra. El presidente

se negaba a

concedérsela, porque al iniciarse el debate, en el momento procesal

correspondiente, sólo la solicitó el

representante de la Minoría Catalana, señor Roca Junyent, para apoyar, con

precisiones y matizaciones

que dan entrada al control parlamentario, la moción del señor Redondo.

Tras una, breve discusión, el señor Alvarez de Miranda accedió «por ultima vez»

a este «incumplimiento

reglamentario. Intervinieron en apoyo de la moción los señores Toval, de

Socialistas de Cataluña, y

Camacho, del Grupo Comunista.

Se efectuó seguidamente la votación y la moción resultó derrotada por 134 votos

a favor, 140 en contra y

tres abstenciones.

INTERVENCIÓN DEL SECRETARIO GENERAL DEL. P. S. O. E.

Ya en el turno de explicación del voto, ocupó la tribuna de los oradores el

secretario general del P.S.O.E.

don Felipe González, quien subrayó que al no haberse producido el hundimiento

del anterior aparato del

Estado, es preciso sustituir las instituciones anteriores por otras

democráticas. En eso comiste la

evolución hacia la democracia. Hay conservadores equivocados que quieren

conservarlo todo, hasta la

sarna, cuando lo que se debe conservar es 1a salud. Hoy, aquí, parece que se ha

preferido conservar la

sarna. Afirmó que cuando la situación del Gobierno no parece muy airosa, lo

menos que se puede hacer

es no hostigar. Afirmó que hay que potenciar el desarrollo del sindicalismo,

permitiéndole prestar

servicios eme le quiten la carga ideológica que arrastra a los trabajadores a

acciones criticadas desde esta

tribuna. Cuando el Gobierno decide devolver sus bienes a la Institución Libre de

Enseñanza, es justo:

pero devolverlos a la U. G, T, no se lo parece. Cuando el régimen anterior se

incautó de estos bienes de la

U. G. T. no se planteó el problema de los derechos y las obligaciones. Asumió

los bienes y con los miles

de trabajadores que en ellos prestaban sus servicios se hizo lo que se hizo.

PALABRAS DEL MINISTRO DE TRABAJO.— El Gobierno, en principio, había renunciado a

intervenir en esta cuestión, pero las palabras del señor González decidieron al

ministro de Trabajo, señor

Jiménez de Parga, a ocupar la tribuna para, en un mensaje muy moderado y

tranquilizador, afirmar que

suscribía lo manifestado por el secretario general del P.S.O.E y que

precisamente eso es lo que estaba,

haciendo el Gobierno: avanzar sin interrupción, pero con prudencia. Señaló la

necesidad de que la

Constitución esté aprobada antes de dar soluciones definitivas al problema del

patrimonio sindical y que,

en este tema, era mucho más fácil intervenir denunciando errores que elogiando

avances; lamentó que los

instrumentes jurídicos actuales no proporcionen soluciones al problema y señaló

que hay que crear otros

nuevos. Este Parlamento —dijo—, puede hacerlo.

Las palabras de don Felipe González fueron acogidas con una larga ovación por el

ala de la oposición.

DOS MOCIONES APROBADAS.— Al Comienzo de esta segunda parte de la sesión, se

aprobó —con la

abstención de U.C.D.—, por 121 votos a favor, cinco en contra y 148

abstenciones, la moción sobre la

Universidad de Alcalá de Henares, defendida por doña Pilar Braba, del P.C.E.

También fue aprobada, con una matización de U. C, D. relativa a los Pactos de la

Moncloa, la moción de

doña Victoria Fernández España, de Alianza Popular, sobre el sector de la

construcción naval. Tuvo 220

votos a favor, ninguno en contra y cuatro abstenciones.

Finalmente, don Marcelino Camacho intervino en defensa de su moción, oponiéndose

a la posible

flexibilización de plantillas. Fue rechazada.

 

< Volver