Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Suárez-Felipe     
 
 Informaciones.    14/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES 14 I – 78

SUAREZ FELIPE

Por Abel HERNÁNDEZ

ADOLFO Suárez y Felipe González se entienden y se apoyan mutuamente cuando

surgen dificultades en

el horizonte. Ambos tienen sentido de Estado. El presentido Gobierno de

coalición P.S.O.E.-U.C.D. ha

vuelto a bullir en los cenáculos de la capital. Sería, a juicio de ciertos

observadores, la mejor fórmula para

sacar adelante una Constitución por consenso, salvando la Monarquía

constitucional; acelerar sin

desviaciones el proceso democrático; desdramatizar las elecciones municipales;

salvar la plena

operabilidad de los pactos de la Moncloa; arbitrar una política exterior

conjunta y poderosa; consolidar

definitivamente la Corona, e impulsar la marcha de los socialistas hacia

posiciones socialdemócratas.

El riesgo de que el principal beneficiario fuera Carrillo y su eurocomunismo, al

convertirse en la única

oposición por la izquierda, no preocupa en estos momentos, porque también se

trataría de salvarle ante la

feroz ofensiva que se ha desatado contra el y que le esta llevando a posiciones

de peligrosa, debilidad (la

tormenta ha estallado en las bases comunistas).

Sin embargo, fuentes autorizadas de U.C.D. aseguran que «no parece que la

situación del país justifique

un Gobierno de coalición». Lo que si se considera fundamental es el juego

dialéctico cooperación-oposición en esta etapa constituyente entre el P.S.O.E. y

la U.C.D. Parece que fue este el juego que

desarrollaron anoche durante más de dos horas el presidente Suárez y Felipe

González.

Parece seguro que en este importante encuentro, pedido por el dirigente

socialista, se trató de estas

relaciones entre los dos partidos mayoritarios; del calendario político (antes

de las municipales estará

liquidada la Constitución), de las incógnitas internas del P.S.O.E., de la

situación general del país (orden

público, País Vasco, inquietudes sociolaborales, crisis económica, política,

exterior, etc.) y, sobre todo, de

las municipales y de la Constitución. «La preocupación esencial de Suárez en

estos momentos, según

fuentes de la Moncloa, es lograr una buena y válida Constitución, con el

reconocimiento de la Monarquía

constitucional. A esto se subordina todo.»

Felipe González se dispone a viajar a Bonn, donde mantendrá un encuentro con

Willy Brandt. La

influencia alemana en el socialismo español puede dejarse sentir con fuerza a

partir de esta entrevista.

Felipe González necesita los máximos apoyos para que prevalezca su línea de

moderación en las filas

socialistas. Ahora mismo está sufriendo en silencio los zarpazos de ciertos

sectores radicales. Sin

embargo, con exquisita prudencia, parece que está logrando sus objetivos.

 

< Volver