PSOE y PCE: Política electoralista del PC francés     
 
 Informaciones.    31/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

P.S.O.E. y P.C.E.: «Política electoralista del P.C. francés»

MADRID, 31 >INFORMACIONES}.— «Por lo que conocemos a través de la Prensa, la

campaña del

Partido Comunista francés contra la ampliación de la Comunidad Económica

Europea, responde a una

política electoralista a corto plazo», ha manifestado un portavoz del Partido

Socialista Obrero Español esta

mañana a INFORMACIONES.

«Esta política del P.C.F. —continúa— ignora la irreversibilidad histórica de la

integración de tres países

europeos, Grecia, Portugal y España. Los socialistas pensamos que la integración

puede y debe hacerse en

un marco que armonice los intereses de ambos países y del conjunto de su

población.» Este texto,

preparado de antemano y dictado a INFORMACIONES, no hace ninguna mención de la

actitud del

partido Socialista francés, también negativa.

Por su parte, Manuel Azcárate, responsable de las relaciones internacionales

del Partido Comunista

Español ha declarado lo siguiente:

«No puede menos de causar sorpresa el tipo de campaña que están realizando los

comunistas

franceses sobre el tema del ingreso de España en el Mercado Común. ¿Qué se busca

con una campaña

sensacionalista, agitando argumentos falsos o demagógicos, alentando un

chauvinismo de campanario?

La única explicación es que se trata de una operación electoralista con

determinados sectores de una

agricultura atrasada y de escasísima rentabilidad.

Enfocar así el problema es desenfocarlo y destapar unos demonios reaccionarios

que mañana o pasado se

volverán, contra la propia Izquierda en Francia. Es indignante que socialistas y

comunistas estén cayendo

en Francia en un nivel tan bajo, tan irracional, al abordar un problema serio.

La existencia objetiva de contradicciones de intereses en el proceso de

integración es real. Pero eso hay

que abordarlo con seriedad, en concreto, y buscando soluciones que tengan una

dinámica progresiva.

A debatir esos temas en serio estamos dispuestos siempre. Lo hacemos ya con los

comunistas italianos

que tienen en esta materia una actitud sensata.

Pero además hay un problema de perspectiva: ¿Se pretende hacer del Mercado Común

un club de países

privilegiados? ¿Qué tiene esto de común con una actitud progresista?

En nuestra opinión para los comunistas y socialistas europeos, para la izquierda

en general, un problema

central es que en el proceso di integración europea se eleve el peso y la

influencia de las fuerzas obreras y

populares. Ello aconseja a la vez que aumente el peso de la Europa del Sur.

Decir no a la entrada de

España (como a la de Grecia y Portugal) es para una fuerza de izquierda un

absurdo, una incongruencia.»

 

< Volver