Autor: Domenech, Jordi. 
   Unificados los socialistas catalanes  :   
 Joan Raventós, que atacó duramente al Gobierno, elegido secretario general del nuevo partido. 
 ABC.    18/07/1978.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

MARTES, 16 DE JULIO DE 1978. PÁG. 12

UNIFICADOS LOS SOCIALISTAS CATALANES

Joan Reventós, que atacó duramente al Gobierno, elegido secretario general del

nuevo partido

Barcelona, 17. (Crónica de nuestro corresponsal.) El Partido de los socialistas

de Cataluña (P.S.C.-P.S.O.E.) es ya una realidad después de que en el Congreso

de unificación, y como estaba previsto del P. S. C., Federación Catalana del P.

S. O. E. y P. S. C.-Reagrupament, los mil delegados de estas tres

organizaciones autodisueltas en sus respectivos Congresos efectuados el sábado,

que aprobaron los

Estatutos, la declaración política y se eligiera el nuevo Comité Ejecutivo como

organismo de dirección

máxima del nuevo colectivo.

El Congreso rechazó la mayoría de enmiendas presentadas tanto por la Federación

Catalana del P.S.O,E.

como por el P.S.C., pues resultaba casi imposible alcanzar el 75 por 100 de

votos que el reglamento

demandaba para que fueran asumidas.

DOS ENMIENDAS SIGNIFICATIVAS

Así, no fue aprobada una enmienda presentada por la Federación Catalana del

P.S.O.E., que obtuvo, sin

embargo, en el Congreso de este partido más del 50 por 100 de votos de sus

delegados, que señalaba que

debía hacerse más explícita la obligatoriedad de que todos los miembros del

nuevo partido debían

afiliarse a la U. G. T., ya que entre los militantes tanto del P. S. C. como del

P. S. C. R. existe una cierta

pero clara resistencia a pertenecer a esta central sindical. La enmienda no

prosperó, ya que la mayoría de

delegados Consideraron que el artículo que establecía esta obligatoriedad era ya

suficientemente

explícito. Pero lo cierto es que se pactó entre bastidores el que de forma

paulatina se fuera convenciendo a

toda la militancia para que se afiliase a la U.G.T. De la misma manera que no

prosperó una enmienda a la

totalidad del protocolo de unidad presentada por la tendencia «segundo Congreso»

del P.S.C., que de

haber triunfado hubiera posibilitado una mayor identidad y soberanía del nuevo

partido socialista catalán.

En el capitulo de las elecciones para la Comisión Ejecutiva, hay que destacar,

en primer lugar, la elección,

sin apenas oposición, como primer secretario general del partido de Juan

Raventós, y también, como ya se

adelantaba en la crónica anterior, que José María Triginer, primer secretario

hasta su disolución de la F.P.

del P.S.O.E., fue sustituido de la Secretaria de Organización, cargo que todos

los observadores le

atribuían, por el hombre fuerte de U.G.T, en estos momentos, Carlos Cigarrán, y

persona que se considera

especialmente vinculado con los órganos de dirección del P.S.O.E., ya que forma

parte del Comité federal

del mismo.

Para Triginer quedó la Secretaría de Relaciones con la Generalidad, y para Verde

Aldea, secretario

general del también disuelto P.S.C.-R., la Secretaría de Relaciones Políticas.

Hay que señalar asimismo

que Juan Raventós tendrá paralelas atribuciones a nivel de Cataluña que las que

tiene Felipe González en

el P.S.O.E. en el resto de España. Es decir, que a diferencia de lo que ocurría

en el P. S. C., en el nuevo

partido de los socialistas de Cataluña también se personaliza la Secretaría

General. Por último, cabe

destacar en este capítulo, que de las 17 Secretarías, ocho han correspondido al

P. S. O. E., otras ocho al

P.S.C. y una al P.S.C.-R; además, se han nombrado siete vocales. De las

restantes Secretarias, además de

las ya citadas, hay que destacar que la de Política Parlamentaria ha

correspondido a Eduardo Martín (P. S.

C.) y la de Política Sindical al P.S.O.E.

LA PRESENCIA DE FELIPE GONZÁLEZ PROVOCA DIVISIÓN DE OPINIONES

Sin embargo, y aunque la unidad entre los colectivos socialistas catalanes ya

sea un hecho, no hay que

olvidar que se ha efectuado en un clima de cierta tensión y contestación entre

las bases del P.S.C. y de la

Federación Catalana del P.S.O.E., e incluso con un cierto enfrentamiento entre

sectores de militantes de

ambos partidos como lo puso de manifiesto el hecho al llegar Felipe González al

salón donde se efectuaba

la sesión de clausura, un amplio sector de militantes del disuelto Partido

Socialista de Cataluña gritara en

catalán: «Somos y seremos marxistas», a lo que otro segmento del P. S. C.

respondió: «Se siente, se

siente; el marxismo está presente.» Gritos a pesar de los cuales el secretario

general del P. S. O. E. en su

parlamento no hizo referencia alguna al marxismo. Así, el señor González, en

unas breves palabras,

señaló que la unidad socialista no era más que el cumplimiento de un mandato

popular dado a los

socialistas catalanes por las elecciones del 15 de junio. «La unidad —dijo— es

algo más que el esfuerzo

de los militantes, es una obligación y una responsabilidad histórica.» Felipe

González añadió

posteriormente que los socialistas quieren en el futuro un Estado federal, y que

para eso se han de

profundizar las autonomías. En este sentido, el secretario general del P.S.O.E.

afirmó que el desarrollo

de las autonomías era una responsabilidad de todos los socialistas.

Reforzamiento que para Felipe

González supone acercar solidariamente a todos los pueblos del Estado y

consolidar y profundizar la

democracia, ya que sólo desde la democracia se podrá construir el Estado futuro

socialista que ellos

pretenden.

DURA CRÍTICA DE RAVENTÓS AL GOBIERNO

Tras la intervención de otras lejanas Delegaciones extranjeras, la más aplaudida

fue la argentina y la del

representante del socialismo italiano. Cerró la sesión de clausura el primer

secretario del partido de los

socialistas de Cataluña, Juan Raventós, quien en su parlamento aludió a la

historia socialista de Cataluña

y a la vocación de Gobierno en la Generalidad de los socialistas de Cataluña,

señalando que ellos eran una

auténtica alternativa de poder en la Cataluña autónoma. Posteriormente, y en

rueda de Prensa, el señor

Raventós criticó duramente al Gobierno Suárez.—Jordi DOMÈNECH.

 

< Volver