La celda de Milans     
 
 Diario 16.    05/06/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La celda de Milans

Madrid - Una habitación sobria, sin adornos, va a ser el escenario principal en

el que va a transcurrir la condena de treinta años por rebelión militar del

general Jaime Milans del Bosch, según publica en su número de esta semana la

revista «Cambio 16»

Las treinta celdas preparadas en la prisión militar de Alcalá de Henares han

sido decoradas por la Empresa Nacional de Artesanía (Artespaña), pero no

responden a la ostentación que se podría esperar del comercio

La estancia, de unos siete metros cuadrados, está presidida por una cama de 90

centímetros, de madera terminada en nogal Sobre ella un crucifijo, es el único

adorno de la pared.

No hay cuadros.

A los pies de la cama, un pequeño escritorio, también en estilo sobrio español,

sustenta una pequeña lámpara para permitir al condenado leer en la

intimidad A su lado, una silla-butaca, cómoda, pero sencilla

El otro mueble de la habitación es una butaca descalzadora La única ventana ha

sido vestida con cortinajes tupidos, porque carece de persiana Entre la puerta,

con cierre exterior de seguridad, y el armario empotrado está la puerta de

acceso a un pequeño cuarto de aseo Al pie de la cama, una alfombra de pie, ya

que el suelo de la habitación no está enmoquetado, sino que es de terrazo.

Las salas comunes son dos comedores separados por una pequeña cocina, donde los

condenados podrán ellos mismos, si quieren, prepararse la comida

 

< Volver